La Eurocámara se prepara para levantar la inmunidad de Puigdemont
  1. Mundo
  2. Europa
Junto a Toni Comín y Clara Ponsatí

La Eurocámara se prepara para levantar la inmunidad de Puigdemont

La Comisión de Asuntos Jurídicos celebró el lunes un debate a puerta cerrada sobre el informe en el que se recomienda levantar la inmunidad de Puigdemont y que será votado el martes

placeholder Foto: Carles Puigdemont, en el Europarlamento. (EFE)
Carles Puigdemont, en el Europarlamento. (EFE)

El Parlamento Europeo está ya un paso más cerca de levantar la inmunidad a los tres eurodiputados independentistas requeridos por la Justicia española: el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los 'exconsellers' Toni Comín y Clara Ponsatí. Este lunes, la Comisión de Asuntos Jurídicos ha debatido el informe elaborado por el eurodiputado conservador búlgaro Angel Dzhambazki, que comparte grupo con Vox.

La votación, que previsiblemente será favorable a levantar la inmunidad de los tres eurodiputados, se celebrará este martes, aunque según fuentes de la comisión podría no conocerse el resultado hasta el miércoles, debido a que algunos miembros participan de forma remota y el proceso de votación para ellos es algo más complejo. “Por la situación en la que estamos por la pandemia y el sistema híbrido, no es fácil predecir cuándo tendremos el resultado”, ha señalado Adrián Vázquez, eurodiputado de Ciudadanos y presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos. Será en el pleno de marzo cuando los 705 miembros de la Eurocámara votarán también previsiblemente a favor de dejarlos sin inmunidad parlamentaria. Eso devolverá el protagonismo a la cuestión de las órdenes europeas de arresto y entrega (euroorden) para que la Justicia belga los entregue a la Justicia española.

Foto:  Carles Puigdemont. (EFE)

Las autoridades judiciales españolas no tienen demasiada esperanza. La victoria será parcial, porque aunque el Parlamento Europeo levante la inmunidad parlamentaria de los tres eurodiputados, todo apunta a que desde el Palacio de Justicia de Bruselas rechazarán las euroórdenes de los tres miembros de la Eurocámara, como ya hicieron con la del 'exconseller' Lluís Puig al considerar que el Supremo no era la autoridad competente para emitir dicha orden.

Técnicamente, el informe es confidencial y no debería conocerse su contenido hasta después de que los eurodiputados de la Comisión de Asuntos Jurídicos lo voten este martes, pero el contenido del documento se filtró ya a los medios de comunicación el pasado jueves, lo que ha enrarecido todavía más el ambiente de uno de los suplicatorios más tensos de los últimos años en el Parlamento Europeo, ya que estos procesos suelen ser bastante rutinarios.

Foto: Carles Puigdemont en el Europarlamento. (EFE)

Vázquez se mostró el pasado viernes visiblemente molesto por la filtración y ha anunciado al finalizar el encuentro de este lunes que se ha abierto una investigación para descubrir de quién vino la misma que ha quedado en manos del gabinete de David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo. “Son cosas muy serias con las que no se puede jugar y no se puede hacer política”, ha criticado el presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos. Algunos eurodiputados se acusan de forma cruzada y todos saben que la situación es sensible: Puigdemont utilizará esa falta de respeto hacia la confidencialidad del proceso como un motivo para que el pleno vote en contra en el momento decisivo, aunque su capacidad de revertir el resultado sea mínima.

Los eurodiputados, que ya suelen ser celosos cuando se trata de discusiones confidenciales, han doblado su precaución después de las primeras filtraciones. Prácticamente nadie habla al entrar en la sala y hay una voluntad compartida de dar carpetazo al asunto cuando antes. La comisión tramita cientos de suplicatorios en cada legislatura, pero pocos han levantado tanta polvareda como los de Puigdemont, Comín y Ponsatí.

Foto: Carles Puigdemont. (EFE)

Las sesiones de la Comisión de Asuntos Jurídicos suelen ser aburridas, planas, casi anónimas. Están lejos de los focos mediáticos y abordan algunos de los asuntos más áridos y complejos del Parlamento Europeo. “Cuando todo esto termine, os vamos a echar de menos”, bromea una eurodiputada a los corresponsales apostados a la puerta de la sala donde se celebra el debate a puerta cerrada.

Hay algunos eurodiputados contrarios a levantar la inmunidad parlamentaria a Puigdemont, Comín y Ponsatí

Hay algunos eurodiputados dentro de la Comisión de Asuntos Jurídicos contrarios a levantar la inmunidad parlamentaria a Puigdemont, Comín y Ponsatí, pero los números son muy favorables para aquellas formaciones que abogan por levantarla. El informe, que será bastante corto y muy directo, se centrará en la principal tesis para aceptar el suplicatorio: sin entrar en el fondo del asunto, la inmunidad parlamentaria está ideada para proteger la actividad de los eurodiputados en tanto que miembros del Parlamento Europeo, y en el caso de los tres afectados por el proceso, la Justicia española los requiere por cuestiones previas a su ingreso en la Eurocámara.

El suplicatorio llegó al Parlamento Europeo en enero, poco después de que el 20 de diciembre, inmediatamente después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) fallara que los eurodiputados lo son directamente por el hecho de haber sido electos en los comicios, la Eurocámara comenzara el proceso para reconocer a Puigdemont y Comín como eurodiputados. Ambos líderes independentistas accedieron al pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo en enero. Ponsatí lo haría después, en febrero, debido a la redistribución de asientos tras la salida de los eurodiputados británicos.

Eurodiputados Parlamento Europeo Tribunal Supremo Toni Comín Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Carles Puigdemont
El redactor recomienda