Borrell defiende ante la Eurocámara su visita a Moscú: "Hay que plantar cara"
  1. Mundo
  2. Europa
LE LLUEVEN CRÍTICAS

Borrell defiende ante la Eurocámara su visita a Moscú: "Hay que plantar cara"

El jefe de la diplomacia europea ha respondido a las críticas y ha asegurado que en ocasiones hay que "ir a decir en persona lo que ponemos en los comunicados"

placeholder Foto: El Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, durante su intervención en la Eurocámara.
El Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, durante su intervención en la Eurocámara.

Si hay un lugar en el que se ha sido crítico con la visita a Rusia la semana pasada por parte de Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, ese ha sido el Parlamento Europeo. Eurodiputados de distintas formaciones y de distintos países han señalado al jefe de la diplomacia europea, criticado cada uno de sus pasos en Moscú y hasta pedido a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que se deshaga del español. Éste, sin embargo, no ha dado su brazo a torcer y ha defendido su decisión de viajar.

El ambiente era tenso este martes cuando Borrell llegaba al Pleno del Parlamento Europeo para defender su viaje a la capital rusa, el cual acabó en una emboscada total por parte del ministro de Exteriores del país, Sergei Lavrov. El veterano político rechazó la oferta europea de reconstruir puentes diplomáticos y se burló de la petición de Borrell de liberar al líder opositor ruso, Alexei Navalni, comparando su situación con la de los políticos catalanes del ‘procés’. Esa actitud no sorprendió para nada en Bruselas, donde están acostumbrados a las tácticas del Kremlin, pero desató a furia en las cancillerías de los Estados miembros que se oponían al viaje y entre numerosos eurodiputados.

Foto: El alto representante junto al ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov. (EFE)

Borrell ha tenido que escuchar el linchamiento de muchos de ellos. Aunque algunos miembros de la Eurocámara han reconocido que su intención era buena —si bien el viaje acabó siendo un fracaso—, muchos otros han atacado de forma dura al jefe de la diplomacia europea. Por si fuera poco, la primera intervención del español ante los eurodiputados no ha ayudado a su defensa, al expresarse en un inglés torpe y lento y pronunciando de forma incorrecta el nombre de Navalni.

En su intervención final, no obstante, Borrell ha sacado su perfil más político y capaz, defendiendo a capa y espada su visita a Moscú, algo que ya había hecho su círculo de colaboradores más estrechos. “Hay momentos en los que hay que plantar cara e ir a decir en persona lo que ponemos en los comunicados”, ha explicado el Alto Representante, que, ahora sí, hablaba en español, de forma mucho más ágil, directa y clara.

El catalán ha explicado que entiende que pueda haber críticas o diferencias de opinión respecto a si era el momento de hacer la visita, o si los asuntos tratados fueron los correctos, pero ha señalado que no entiende las condenas feroces contra la decisión de viajar. En su opinión, la situación “demandaba una firme y enérgica presencia”, y ha señalado que las críticas por parte de muchos eurodiputados eran demasiado vagas.

Foto: Josep Borrell y Sergei Lavrov. (EFE)

"Se puede entender que el resultado no ha sido bueno, y desde luego hay que aceptar y admitir que la interpretación mediática y la mayoritaria en esta cámara es que no lo ha sido. Pero no lo ha sido, ¿por qué? ¿Porque no había que ir? ¿Porque no había que ir en ese momento? ¿Porque no hemos tratado los temas que teníamos que tratar? ¿No lo ha sido porque no hemos defendido la causa de Navalni y de la oposición? Hay distintos hechos que hay que analizar uno a uno si no queremos que esto se convierta en un pim, pam, pum del que el único beneficiario es el Kremlin, que estará encantado de percibir nuestras divisiones", ha afirmado el jefe de la diplomacia europea.

A partir de esa idea Borrell ha rebatido las distintas críticas. Ha señalado que podía haber quien creía que no era el momento de viajar, pero ha recordado que “no hay solamente unos cuantos (Estados miembros) que se opusieron, hubo una mayoría que estuvo a favor”, y ha rechazado que su visita haya perjudicado a la oposición rusa o a Navalni.

Después, el Alto Representante ha abordado uno de los puntos más criticados de su visita: la rueda de prensa con Lavrov. “Caben distintas interpretaciones y a la vista de la valoración general, seguramente debería haberlo valorado de forma diferente, pero no entiendo una rueda de prensa conjunta como un debate (...). Yo explico mi posición, transmito el mensaje que he ido a transmitir: que la UE condena el intento de asesinato el señor Navalni, los juicios a los que está siendo sometido y la represión de la sociedad civil”, ha zanjado Borrell.

Foto: El presidente ruso Vladímir Putin. (EFE)

El jefe de la diplomacia europea ha atizado a los eurodiputados recordándoles que en los últimos tiempos ha habido 19 delegaciones ministeriales que han viajado a Moscú, y que por lo tanto su visita al Kremlin no es una anomalía. “¿Puede ir todo el mundo salvo el Alto Representante? ¿Mis colegas pueden ir pero yo no? Parece que ir no es algo que esté prohibido, de hecho es algo normal”, ha señalado Borrell, que en su discurso final ha acabado arrancando más aplausos que al inicio de la sesión, al concluir el debate con un tono firme, rozando la indignación y volviendo a tomarle el pulso a una situación que, durante los últimos días, le ha pasado por encima.

Respecto a la comparación que hizo Lavrov con los líderes del procés. “Comparar el caso del señor Navalny, que sufre un intento de asesinato y pasa un juicio tras otro que le pueden seguir condenando sin razón ni fundamento con la de algún eurodiputado que se sienta en esta cámara y algunos colegas suyos que hacen campaña libremente en Cataluña en este momento. ¿Ustedes creen que tiene algún sentido? Es evidente que no la tiene. Pero no me quise no enzarzarme en esa discusión porque no venía a cuento”, ha sentenciado Borrell.

El Alto Representante ha concluido asegurando que se han extraído “aspectos positivos” de la visita y que hoy la Unión Europea sabe mejor qué piensa Moscú. De hecho, Borrell ha abierto la puerta a la aplicación de nuevas sanciones contra Rusia como un elemento del debate para el próximo Consejo de Asuntos Exteriores del 22 de febrero.

Unión Europea Eurodiputados Parlamento Europeo Política exterior Josep Borrell Vladimir Putin