El hombre que ha llevado la mafia calabresa 'Ndrangheta al mayor juicio de su historia
  1. Mundo
  2. Europa
355 acusados y 900 testigos

El hombre que ha llevado la mafia calabresa 'Ndrangheta al mayor juicio de su historia

El fiscal jefe Nicola Gratteri es el artífice de una investigación que ha conseguido sentar en el banquillo a más de 300 personas acusadas de pertencer a la mafia italiana más poderosa

Foto: Nicola Gratteri, durante una pausa del juicio que empezó ayer. (EFE)
Nicola Gratteri, durante una pausa del juicio que empezó ayer. (EFE)

Italia se enfrenta a uno de los asuntos más espinosos y turbios de su historia reciente, los tentáculos de la poderosa mafia calabresa, la 'Ndrangheta. Desde este miércoles, en un recóndito búnker de 3.000 metros cuadrados construido a contrarreloj en un polígono industrial en el sur del país, se lleva a cabo el mayor juicio en Italia contra el crimen organizado en más de tres décadas.

Al mismo tiempo que estallaba la penúltima crisis en el Gobierno italiano, arrancaba un proceso que está llamado a convertirse en histórico y en el que la justicia del país transalpino ha conseguido sentar en el banquillo a más de 350 personas acusadas de pertenecer o colaborar con la poderosa 'Ndrangueta, considerada en la actualidad la mafia más poderosa.

Detrás de este juicio, que desestabiliza los pilares de una silenciosa asociación que durante décadas ha hecho y deshecho a su antojo en la región italiana de Calabria, sumergiéndose sigilosamente en las instituciones, se encuentra la mano de Nicola Gratteri, el fiscal jefe de Catanzaro.

Juicio en Lamezia Terme. (EFE)
Juicio en Lamezia Terme. (EFE)

Bajo amenaza de muerte perpetua y escoltado desde hace 30 años, Gratteri es el verdadero artífice de la investigación Rinascita-Scott, la gran operación que permitió detener a más de 400 personas en Italia, Alemania, Bulgaria y Suiza a finales de 2019. De estas cerca de 400 personas, 88 han optado por el proceso abreviado y serán juzgadas a partir del 27 de enero; las demás son las que se sientan ahora en el banquillo.

Fue a raíz de esas detenciones cuando se estrechó el cerco en torno al fiscal jefe de Catanzaro, que dirigió la operación y lleva años tras las huellas que deja la 'Ndrangheta. La sombra del miedo a un posible atentado sobrevuela después de que Gratteri fuera objeto de amenazas de muerte muy concretas —según contaba en enero de 2020 la periodista Alessia Candito en 'La Repubblica', se interceptaron mensajes de hombres de la 'Ndrangheta refiriéndose al fiscal como "un hombre muerto que camina" y augurando que "terminará como Falcone"—.

En la mente de los italianos está más fresco que nunca el recuerdo de la suerte que corrieron Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, los dos magistrados antimafia asesinados en 1992 tras las investigaciones que dirigieron y que fueron las que permitieron que se celebrara el anterior gran proceso contra el crimen organizado en el país —contra la siciliana Cosa Nostra—. Este histórico juicio desveló por primera vez su estructura y sentó en el banquillo a más de 460 criminales y a algunos de sus capos.

Pancarta en honor a Giovanni Falcone en Milán durante el anivesario de su asesinato. (EFE)
Pancarta en honor a Giovanni Falcone en Milán durante el anivesario de su asesinato. (EFE)

Entre un gran dispositivo de seguridad, sin cámaras y a las afueras de Lamezia Terme, una perdida localidad en una de las zonas más deprimidas del país, los cientos de imputados deberán responder a una ristra de delitos que van desde el de pertenencia a asociación mafiosa hasta el homicidio, la extorsión, la tenencia ilícita de armas y explosivos, el tráfico de influencias, la corrupción, el abuso de poder o el narcotráfico.

Este macroproceso desestabiliza los pilares de todo un sistema de poder en la región, tejido alrededor de favores y narcotráfico, desde la política a la justicia, y en el que, en medio de la tormenta perfecta, se encuentra Gratteri, que lleva tiempo con vigilancia y un dispositivo de seguridad reforzado y moviéndose con trayectos planificados atentamente, pero que siempre ha descartado dejar su trabajo y sus pesquisas.

El fiscal está acostumbrado a estar al frente del cañón y vivir siempre bajo la pulsión de la muerte. Él mismo lo explicaba en una entrevista en la que admitía que obviamente tenía miedo, pero que lo importante era "domesticarlo, hablar con la muerte y así razonar con ella para no perder el contol de la situación". De hecho, lo que guía sus pasos y le mantiene firme en su lucha es lo vivido: cuando era niño veía los cadáveres en las cunetas de camino al colegio, y su novia, tras sufrir disparos en casa, recibió una llamada en la que se le decía que se iba a casar con un hombre muerto.

Foto: El general Giuseppe Governale, jefe de las unidades de élite de la antimafia de Italia. (Foto: I. Savio)

"Hemos sufrido muchísimas amenazas y evitado diferentes atentados, pero eso no me ha hecho cambiar de idea. Yo creo firmemente en lo que hago, el trabajo aún me emociona, pienso que hago algo por esta tierra y por la nación", afirmaba al explicar cómo ese sentimiento es algo compartido entre los agentes y las fuerzas de seguridad en la región que llevan años luchando por acabar con el entramado de poder que ha tejido la mafia en la región.

Objetivo: la familia Mancuso

Ahora, en este juicio que ya ha arrancado, el punto de mira de las autoridades se encuentra la familia Mancuso, considerada una de las familias más respetadas y poderosas de la organización, y sus lazos con las instituciones públicas y las empresas privadas. Gratteri empezó a indagar en sus sucios negocios a partir de la excarcelación en 2012 del patriarca Luigi Mancuso, de 66 años, considerado la máxima autoridad de la provincia y uno de los más influyentes de la 'Ndrangheta.

El mafioso, sucesor de una dinastía que se remonta a principios del siglo XX, responderá de nuevo ante la justicia y, con él, representantes de otros 12 clanes considerados "satélites". Además, se procesará por colaboración a agentes de las fuerzas del orden, y empresarios y políticos como el exparlamentario del partido de Silvio Berlusconi, Giancarlo Pittelli.

El búnker levantado en Lamezia Terme para poder acoger a los 355 acusados, a sus respectivas defensas y a los más de 900 testigos —que han roto la 'omertà', la ley del silencio, para denunciar los supuestos abusos y delitos de los que estaban siendo víctimas—, cuenta con un dispositivo de seguridad especial y manda un mensaje de fortaleza del Estado a los clanes que puedan estar preparando su venganza y un grito de esperanza de la región para liberarse del yugo del crimen.

Entre los juegos de azar y la droga

En la actualidad la 'Ndrangheta es la mafia más poderosa de Italia y una de las más prósperas del planeta, pues factura unos 50.000 millones de euros al año, según ha explicado recientemente el fiscal Gratteri en un encuentro con la prensa extranjera en Italia.

Con las impenetrables montañas de Calabria y la localidad de San Luca como bastión, durante mucho tiempo fue infravalorada como una organización criminal menor que se limitaba a ese territorio.

Sin embargo, con el tiempo su influencia creció en todo el mundo gracias al negocio de los juegos de azar, de las licitaciones públicas y sobre todo de la droga llegada en gran parte desde América Latina al puerto calabrés de Gioia Tauro. Ahora las autoridades pretenden juzgar y condenar a los mafiosos, pero también a los soldados, políticos y empresarios que colaboraron en la expansión de esta organización criminal.

** (Con información de Gonzalo Sánchez, de EFE Italia)

Mafia Delincuencia Homicidios
El redactor recomienda