Boris Johnson: Hay "gran posibilidad" de que no se llegue a acuerdo post Brexit con la UE
  1. Mundo
  2. Europa
últimas negociaciones antes del 31-D

Boris Johnson: Hay "gran posibilidad" de que no se llegue a acuerdo post Brexit con la UE

El primer ministro británico ha explicado que “el pacto que hay ahora sobre la mesa no es el adecuado para el Reino Unido”

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (EFE)
El primer ministro británico, Boris Johnson. (EFE)

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha advertido que hay una "gran posibilidad" de que Reino Unido no consiga alcanzar un acuerdo comercial con la UE, a apenas unas semanas de que se cumpla el plazo máximo de transición antes de que se efectúe la salida oficial de los británicos del bloque comunitario este 31 de diciembre. Es decir: que el divorcio se efectúe por las bravas sin acuerdo comercial.

Tras su cena este miércoles con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, donde ambas partes se comprometieron a seguir negociando, el primer ministro británico ha mantenido este jueves una reunión con su Gabinete. Y, posteriormente, en declaraciones a los periodistas, el líder 'tory' ha explicado que “el pacto que hay ahora sobre la mesa no es el adecuado para el Reino Unido”.

“Me dijeron que esto era un poco como los gemelos. En definitiva, que si la UE decide cortarse el pelo, el Reino Unido se lo tiene que cortar también o se enfrentará a un castigo. O si la UE decide comprar un bolso caro, entonces el Reino Unido también tiene que comprar un bolso caro o, de lo contrario, les impondrán una tarifa. Claramente, esa no es la forma sensata de proceder y es diferente a cualquier otro acuerdo de libre comercio”, ha señalado.

El primer ministro ha insistido que "ahora es el momento" para que los comercios y ciudadanos se preparen para la posibilidad de una 'salida dura' del bloque comunitario.

Foto: Bandera británica en la sede de la Comisión Europea de Bruselas por la visita del primer ministro del Reino Unido. (Reuters)

Si bien es cierto que Johnson ha pedido a su equipo que siga negociando, cuando apenas quedan tres semanas de que termine el periodo de transición, considera que la “posibilidad” de salir sin convenio es ahora “muy alta”. “No vamos a detener las conversaciones, continuaremos negociando, pero viendo dónde estamos, creo que es vital que todos se preparen ahora para esa opción australiana”, ha agregado.

Lo cierto es que el modelo australiano como tal no existe. En definitiva, sin pacto, la opción por la que apostaría Londres sería la de relacionarse con la UE simplemente bajo los términos de la Organización Mundial del Comercio, lo que supone cuotas y aranceles.

¿Está Johnson de farol? ¿Entra todo dentro del guion para sus parroquianos? Un Brexit duro económico sería nefasto para la economía de un país ya en recesión y daría además más munición a los independentistas escoceses, que lideran todos los sondeos de cara a las elecciones de mayo al Parlamento de Edimburgo. Pero en política no hay nada más peligroso que la reacción de un populista que se sienta acorralado.

La palabra clave del mundo Brexit siempre la soberanía. Y esta es la gran línea roja para el núcleo duro euroescéptico que ya ha advertido a Johnson que su carrera está terminada si da un paso en falso. Pero para cualquier pacto, aunque sea de mínimos, hay que realizar concesiones.

Nueva fecha, el domingo

En la cena que mantuvieron el miércoles Johnson y Von der Leyen, los protagonistas acordaron que el domingo se tendría que tomar una decisión para establecer si se dan finalmente las condiciones para un pacto. Pero, de darse, eso no significaría necesariamente el anuncio de fumata blanca. Lo que se interpreta en Londres es que a finales de esta semana se sabrá si merece o no la pena seguir sentado en la mesa. Las conversaciones podrían alargarse más allá y hay rumores incluso que apuntan a que sus señorías probablemente tengan que interrumpir sus vacaciones navideñas porque, de ratificarse el convenio, sería a última hora.

Foto: Boris Johnson y Ursula von der Leyen. (Reuters)

Pese a que los equipos negociadores continúan encerrados para intentar llegar a un consenso, la Comisión Europea ha presentado este jueves un paquete de propuestas de contingencia para hacer frente a las consecuencias de un Brexit duro económico. Por lo tanto, las advertencias de Johnson podrían interpretarse como una respuesta en esta particular jugada de póker. En definitiva, hacer ver que Londres también está preparado para cualquier desenlace.

Desastre económico

En este sentido, Johnson ha explicado que si finalmente no hay pacto que evite cuotas y aranceles, “no tiene que ser necesariamente malo”. “Podemos hacer que funcione para ambas partes. Hay grandes oportunidades para el Reino Unido. Pero ahora es el momento para que la gente se prepare porque pase lo que pase, las cosas van a cambiar a partir del 1 de enero”, ha matizado.

De momento, el Ejecutivo sigue sin publicar una evaluación de los costes del divorcio, ya que sea con o sin pacto. Pero la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (independiente del Gobierno) predice una pérdida de producción a largo plazo del 4% con un acuerdo y un recorte adicional en el PIB del 2% el próximo año sin acuerdo.

Esto se hace eco de otras previsiones económicas y de la conclusión del Banco de Inglaterra de que el Brexit costará más que la pandemia, que ya ha arrastrado al país a un déficit histórico. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ya ha rebajado sus previsiones, colocando a Reino Unido en el penúltimo lugar entre las principales economías, con una caída del PIB prevista para este año del 11,2%.

Brexit Boris Johnson Reino Unido
El redactor recomienda