Es noticia
Menú
Von der Leyen y Johnson marcan el domingo como el nuevo "día D" para Brexit
  1. Mundo
  2. Europa
CENA ENTRE LÍDERES EN BRUSELAS

Von der Leyen y Johnson marcan el domingo como el nuevo "día D" para Brexit

Von der Leyen y Johnson han mantenido un encuentro de tres horas tras el que han decidido darse hasta el domingo para seguir negociando, aunque las posturas siguen siendo muy distintas

Foto: La presidenta de la Comisión Europea junto al primer ministro británico. (Reuters)
La presidenta de la Comisión Europea junto al primer ministro británico. (Reuters)

En los últimos años la visita de un primer ministro británico al edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea en pleno corazón del barrio europeo de Bruselas, suele ser sinónimo de problemas para el inquilino de Downing Street. Esta noche le llegó el turno a Boris Johnson, que ha visitado a Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, para mantener una cena de trabajo después de que las negociaciones técnicas entre el Reino Unido y la Unión Europea para una nueva relación a partir del próximo 1 de enero no hayan podido resolver las diferencias que todavía están en pie en tres asuntos: pesca, gobernanza del acuerdo e igualdad de condiciones.

La cena, que ha durado tres horas, y en la que Johnson y Von der Leyen han estado acompañados por sus negociadores jefes, el británico David Frost y el francés Michel Barnier, además de por otros técnicos, ha servido para que ambos líderes constaten que siguen existiendo profundas diferencias, pero también que sigue quedando voluntad por alcanzar un pacto. El primer ministro y la presidenta de la Comisión Europea han acordado que el domingo será la fecha final para decidir si hay o no acuerdo, aunque la experiencia muestra que las fechas límite suelen ser muy flexibles en las negociaciones. En todo caso, pasado este fin de semana, las fuentes europeas sí que hablaban de la necesidad de comenzar a trabajar muy en serio en las preparaciones para un no acuerdo.

Una fuente británica señaló tras finalizar la cena que ambos líderes mantuvieron "una franca discusión sobre los importantes obstáculos que permanecen en las negociaciones". "Sigue habiendo grandes brechas entre los dos lados y todavía no está claro si se pueden salvar", han asegurado dichas fuentes, que señalan también que Johnson "no quiere dejar ninguna ruta hacia un posible trato sin probar". "Acordaron que para el domingo se debe tomar una decisión firme sobre el futuro de las conversaciones", señala.

Foto: Trabajadores del Consejo Europeo retiran la bandera británica tras el Brexit. (Reuters)

El comunicado emitido por el Ejecutivo comunitario también señala que el domingo será el nuevo "día D" para las negociaciones: "Llegaremos a una decisión al final del fin de semana". "Logramos una comprensión clara de las posiciones del otro. Permanecen muy separadas", ha señalado Von der Leyen en su comunicado. "Acordamos que los equipos deberían volver a reunirse de inmediato para tratar de resolver estos problemas esenciales", asegura el texto emitido por Bruselas.

A la cena se llegaba sin grandes expectativas. Fuentes diplomáticas aseguraban poco antes de que comenzara el encuentro que lo que esperaban los Veintisiete es que Johnson y Von der Leyen dieran un impulso político a unas conversaciones técnicas que habían llegado a su límite. "Esperemos que Johnson traiga algún movimiento enérgico a los británicos esta noche, lo cual es suficiente para que las negociaciones se reanuden y continúe el trabajo", ha explicado una fuente. Otra fuente descarta un debate en profundidad entre los jefes de Estado y de Gobierno, que se reúnen este jueves y viernes en Bruselas para el último Consejo Europeo del año.

No se esperaba que los líderes europeos fueran a tener este jueves ni este viernes un acuerdo sobre la mesa. Además, fuentes diplomáticas recuerdan que el texto superará las 600 páginas y requerirá una revisión detallada por los servicios legales de los distintos Estados miembros, por lo que incluso si hubiera un pacto en las próximas horas no sería posible que los jefes de Estado y de Gobierno pudieran debatirlo en profundidad.

placeholder Sede de la Comisión Europea este miércoles. (Reuters)
Sede de la Comisión Europea este miércoles. (Reuters)

Los tres asuntos son muy problemáticos. La pesca es un punto con poco peso económico, pero mucho peso político en ambos lados del Canal de la Mancha. Muchas circunscripciones pesqueras son muy euroescépticas y Johnson necesita una victoria para ellas, pero también Francia o Países Bajos quieren mantener un buen acceso. Las conversaciones aquí se dividen en las cuotas y en el acceso a las aguas. El asunto de la gobernanza y de la igualdad de condiciones está conectado y las visiones entre Londres y Bruselas son muy diferentes, demasiado como para que los equipos técnicos se encarguen de ello sin que Johnson y Von der Leyen hayan dado a sus jefes negociadores un nuevo margen de maniobra. Por eso distintas fuentes europeas confiaban en que la reunión de este miércoles por la noche sirviera para que el primer ministro británico modificara el mandato de Frost.

Horas antes del encuentro Angela Merkel, canciller alemana, insistió en la importancia de las llamadas "cláusulas dinámicas" de igualdad de condiciones, es decir, que a lo largo de los años los estándares en el Reino Unido y la Unión Europea mantengan un equilibrio que evolucione a lo largo de los años para evitar la competencia desleal. Para el Reino Unido esta es una de las cesiones más dolorosas, pero Merkel ha insistido en que este es el principal escollo para tener un acuerdo. En gobernanza hay otros asuntos espinosos, como la voluntad europea de poder tomar medidas unilaterales si una parte considera que la otra está incumpliendo sus compromisos, o poder tomar "represalias cruzadas", es decir, represalias en un campo distinto de en el que se está produciendo el incumplimiento.

El próximo 31 de diciembre se terminará el periodo transitorio y el derecho comunitario dejará de aplicarse en el Reino Unido, por lo que ambas partes buscan tejer un acuerdo que impida un mayor shock económico al inicio de 2021. Sin embargo, el tiempo comienza a agotarse y varias fuentes insisten en que el primer día sin acuerdo es el primer día de una nueva negociación.

En los últimos años la visita de un primer ministro británico al edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea en pleno corazón del barrio europeo de Bruselas, suele ser sinónimo de problemas para el inquilino de Downing Street. Esta noche le llegó el turno a Boris Johnson, que ha visitado a Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, para mantener una cena de trabajo después de que las negociaciones técnicas entre el Reino Unido y la Unión Europea para una nueva relación a partir del próximo 1 de enero no hayan podido resolver las diferencias que todavía están en pie en tres asuntos: pesca, gobernanza del acuerdo e igualdad de condiciones.

Boris Johnson Ursula von der Leyen Comisión Europea Unión Europea Inquilino Reino Unido Pesca Consejo Europeo
El redactor recomienda