Adiós 'Brexit Party', hola Partido anti-confinamiento: Farage contraataca en UK
  1. Mundo
  2. Europa
Nigel Farage

Adiós 'Brexit Party', hola Partido anti-confinamiento: Farage contraataca en UK

El antiguo líder del partido euroescéptico regresa a escena levantando nerviosismo en Downing Street, donde Boris Johnson atraviesa su peor crisis de liderazgo por la pandemia

Foto: Nigel Farage, en un evento de campaña de Trump este octubre. (EFE)
Nigel Farage, en un evento de campaña de Trump este octubre. (EFE)

El pasado jueves, en uno de sus últimos actos de campaña, Donald Trump invitó de manera improvisada a subir con él al escenario a un tipo al que presentó como “tímido” y “nada controvertido”. “Es un amigo mío del que muchos dicen es el hombre más poderoso de Europa… Vamos Nigel… Sube aquí... No seas tímido”. Si alguien quiere buscar un símbolo estos días de la “relación especial” entre el Reino Unido y Estados Unidos es precisamente en este estridente dúo donde tiene que poner su atención.

Por mucho que el magnate norteamericano se vanaglorie de llamar a Boris Johnson su “mini yo”, por quien siempre ha tenido predilección es por Nigel Farage, el “chico malo” del Brexit. Prueba de ello es que el irreverente euroescéptico se convirtió en el primer político europeo en ser recibido en la “torre de oro” por el republicano tras conocerse su victoria en las presidenciales de 2016.

Farage vuelve ahora a escena… Si es que en algún momento llegó a irse del todo. Y el regreso coincide con la mayor crisis de liderazgo para Johnson. El verdadero protagonista del triunfo del Brexit ha creado un nuevo partido llamado "Reform UK" (“Reforma Reino Unido”). Su primer objetivo es oponerse al confinamiento que a partir del jueves entrará en vigor en Inglaterra, siempre y cuando reciba luz verde de los Comunes.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

“Hay un enorme vacío político en este momento. La crisis ha demostrado lo mal gobernados que estamos”, escribía el populista este lunes en una carta abierta en The Telegraph, considerado biblia de los conservadores británicos. “El sistema no está funcionando y, por lo tanto, necesita una reforma muy radical. El Brexit se trataba de hacernos libres, pero más allá del Brexit tenemos que gobernarnos mejor. El Brexit es el comienzo de lo que necesitamos. El Brexit nos da autogobierno y lo que ahora necesitamos es tener un buen autogobierno”, añadía.

En realidad, lo que Farage ha solicitado a la Comisión Electoral es cambiar el nombre al “Partido Brexit” que creó el año pasado. En apenas 10 semanas, la formación consiguió 150.000 afiliados y arrasó en las elecciones europeas de 2019, las últimas que celebraron los británicos antes de oficializar su salida del bloque en enero. La documentación ya ha sido presentada, aunque los trámites para aprobación de una nueva fuerza política pueden tardar hasta seis semanas.

Anti confinamiento

Tras conseguir el divorcio europeo y presionar luego para que también se ejecutara una salida del mercado único y la unión europea, la estrategia ahora con “Reforma Reino Unido” es a largo plazo, ya que quiere presentar lista de candidatos para las locales del próximo mes de mayo y ganar peso ante las generales británicas previstas para 2024.

Aunque al polémico eurófobo siempre le ha gustado mucho el ruido y la presentación oficial en plena pandemia con un eslogan anti confinamiento ha creado precisamente el efecto que deseaba.

Pescar en río revuelto

Porque, francamente, en el Partido Conservador de Johnson se respira cierto nerviosismo. El 'premier' se encuentra en sus horas más bajas de popularidad y el nuevo confinamiento se ha convertido en su talón de Aquiles. Preocupados por la economía de un país en recesión y donde los niveles de paro pueden llegar a récords no vistos desde la década de los 80, alrededor de 40 diputados 'tories', entre los que se incluyen pesos pesados, están dispuestos a rebelarse este miércoles en la Cámara de los Comunes cuando las restricciones se sometan a votación.

La aprobación del nuevo encierro se da por hecho, ya que los laboristas han adelantado que apoyarán el plan. Pero ningún primer ministro quiere depender de la oposición para sacar adelante sus políticas. Muchos hablan ya de que Johnson ha perdido por completo el control de sus propias filas, apenas un año después de su triunfal entrada en Downing Street de la mano de la mayoría absoluta cosechada en las elecciones.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson (EFE)

“Los encierros no funcionan, de hecho, causan más daño que bien. Pero hay una alternativa creíble, recomendada por algunos de los mejores epidemiólogos y médicos del mundo. Es la Gran Declaración de Barrington. Se practica en gran medida en Suecia, con considerable éxito”, recalca en este sentido Farage, en una carta cargada de demagogia.

“La protección focalizada es la clave, dirigiendo los recursos a las personas en mayor riesgo: los ancianos, los vulnerables o las personas con otras afecciones médicas. Muchos de ellos, por supuesto, preferirían abrazar a sus nietos y disfrutar de una Navidad familiar con sus seres queridos. No deberían estar criminalizados por los simples actos que hacen que la vida valga la pena, especialmente en sus últimos años”, añade el populista.

Con su discurso anti inmigración, Farage ya consiguió ser el protagonista indiscutible en los comicios europeos de 2014, con su antigua formación, el UKIP. Se llevó el 27% de los votos, arrebatando gran número de votantes a los conservadores. Su apoteósico triunfo fue precisamente lo que presionó al entonces primer ministro David Cameron para convocar referéndum sobre la permanencia en la UE. El resto es historia.

La irrupción del irreverente eurófobo pone aún más presión sobre Johnson, quien, por primera vez en su carrera política se ha dado cuenta de que no es inmortal como creía. El ´premier´ tiene ya demasiados frentes abiertos y el próximo año va a ser realmente complicado. Con el Brexit, la pandemia, la amenaza independentista en Escocia [donde todo apunta que el SNP ganará los comicios de mayo, demandado un nuevo referéndum secesionista] y los rebeldes del norte de Inglaterra tenía ya demasiado en el plato. Por lo que la vuelta de Farage no es motivo precisamente de celebración.

Boris Johnson Reino Unido David Cameron Brexit Inglaterra Euroescépticos Escocia Partido Conservador Británico
El redactor recomienda