El próximo tablero geopolítico para la UE será el Mediterráneo Oriental
  1. Mundo
  2. Europa
European Council on Foreign Relations

El próximo tablero geopolítico para la UE será el Mediterráneo Oriental

En un mundo de pandemias, guerras eternas y enfrentamientos de poder, podría ser una sorpresa que la próxima crisis de Europa esté surgiendo de las disputas sobre el derecho marítimo

Foto: El portaaviones Charles de Gaulle en el Mediterráneo. (Reuters)
El portaaviones Charles de Gaulle en el Mediterráneo. (Reuters)

En un mundo de pandemias, guerras eternas y grandes enfrentamientos de poder, podría ser una sorpresa que la próxima crisis de Europa esté surgiendo de las disputas sobre el derecho marítimo. En el Mediterráneo oriental, se está librando una disputa entre países de la región para acceder a los yacimientos de gas.

El potencial de escalada de la situación en el Mediterráneo oriental fue evidente en febrero de 2020, cuando Francia desplegó su portaaviones Charles de Gaulle para acosar defensivamente a las fragatas turcas que navegaban cerca de los disputados yacimientos de gas cerca de Chipre. El hecho de que dos aliados en la OTAN se estén sosteniendo la mirada justo en el mismísimo umbral de la Unión Europea debería hacer que todos los europeos presten mayor atención a la región. El creciente conflicto en Libia, y la pugna entre Turquía y sus rivales del Golfo, ahora se cruzan directamente con las disputas europeo-turcas sobre el gas y el territorio. Lo que sucede en el Mediterráneo oriental ya no es un problema periférico para Europa.

Foto: Un niño con la bandera turca junto a un soldado. (Reuters)

La UE tiene una apuesta directa en el asunto, pero sigue dividida sobre cómo abordarla. Tiene un interés significativo en defender la soberanía y la integridad territorial de Chipre, asegurar sus propios intereses energéticos y avanzar en una resolución política del conflicto en Libia para gestionar los desafíos de los refugiados y el terrorismo. Un frente anti Turquía que ha convergido en el Mediterráneo oriental está liderado por los estados miembros de la UE Chipre, Grecia y Francia. A su vez, están trabajando con actores de otros lugares, como Emiratos Árabes Unidos, cuya competencia cada vez más intensa con Turquía es una característica definitoria de la actual tensa y cada vez más desestabilizadora situación en todo Oriente Medio. Pero colectivamente su actividad corre el riesgo de afianzar las fallas geopolíticas, con consecuencias para Europa en su conjunto, y no menos importante, con la crucial relación con Turquía.

Claramente, la UE hace bien en defender la soberanía de la República de Chipre y sus reclamos marítimos: el no reconocimiento de la República Turca del Norte de Chipre (TRNC) por parte de la UE es un pilar de su política legal hacia la isla. Sin embargo, el enfoque excluyente hacia Turquía en el Mediterráneo oriental ha contribuido a la escalada en Chipre, y también en Libia, donde los intereses europeos sobre migración y terrorismo están directamente amenazados.

La entrada de Emiratos Árabes Unidos

Esta confrontación más amplia también ha arrastrado a Emiratos Árabes Unidos al teatro mediterráneo, un desarrollo que debería preocupar a la Unión Europea tanto como lo hace el cada vez mayor papel de Turquía en la zona. La amenaza de una confrontación con Turquía en Libia y en cuestiones más amplias del Mediterráneo oriental podría desestabilizar el antiguo acuerdo de refugiados entre Ankara y la UE. También podría debilitar la posición de la UE sobre Siria si algunos estados miembros eligen volver a comprometerse con Bashar al-Assad como un medio, como se ha discutido, de aumentar la presión sobre Turquía, que mantiene una presencia militar en el norte de Siria. En términos más generales, si no se aborda este entorno altamente presurizado, podría exacerbar aún más la relación en rápido deterioro de Turquía con Estados Unidos, la OTAN y la UE en general.

No hay duda de que la UE necesita una relación más funcional con Turquía para proteger sus intereses en migración, energía y Oriente Medio. La UE ahora debería adoptar un enfoque diferente, uno que reconozca la necesidad de un compromiso más constructivo con Turquía, destacando intereses compartidos más amplios en comercio, energía y seguridad regional. Esto no tiene que implicar una resolución milagrosa del conflicto de Chipre, o, en el otro extremo de la escala, un movimiento indeseable hacia una solución de “dos estados” apoyada por los halcones turcos en Ankara y entre turcochipriotas. Pero ciertamente debería incluir el rechazo a una participación europea activa en el desestabilizador conflicto regional entre Ankara y Abu Dhabi.

Foto: El presidente francés, Emmanuel Macron. (EFE)

La UE puede tomar medidas para abordar la profundización de las fallas del Mediterráneo oriental de acuerdo con los intereses europeos. Debería adoptar un enfoque de base más amplia que reconozca y busque conciliar los complejos vínculos que ahora se entrecruzan el Mediterráneo oriental. La UE tiene el potencial de asegurar que el beneficio acumulado de un acuerdo más amplio evite recaídas en otros lugares. En última instancia, un enfoque más amplio de la UE tendría como objetivo cambiar la situación actual, aprovechando la naturaleza altamente interconectada de los problemas y los intereses compartidos para fomentar una vía estabilizadora mutuamente aceptable. La profundidad de los problemas significa que no es posible un acuerdo único para resolver todo. Pero los europeos podrían unir un mosaico de acuerdos más autónomos a medida que trabajan para establecer un potencial "nuevo acuerdo" más amplio con Turquía.

Países como Alemania han destacado cómo podrían trabajar para apoyar el proceso político en curso en Libia. Berlín ya ha proporcionado un foro neutral para que todos los estados intenten ponerse de acuerdo sobre los principios básicos. Pero ha fallado hasta ahora en parte debido a la falta de consenso europeo al respecto, que refleja una desunión más general en asuntos más amplios del Mediterráneo oriental y las relaciones con Turquía. Esto se demostró recientemente por la exitosa presión turca sobre Malta para que retire su apoyo de la misión mediterránea de la UE, la Operación Irini. Esta falta de unidad está, como tantas veces, socavando fatalmente la capacidad de Europa para actuar como un actor relevante.

Mediterráneo Turquía Chipre Grecia Unión Europea Noadex
El redactor recomienda