Una novela del escocés Peter May

El libro de 2005 que dibujó un escenario de confinamiento y nadie quiso publicar por "irreal"

La trama de 'Lockdown' ('Confinamiento') planteando Londres como epicentro de una pandemia fue considerada por las editoriales como "exagerada". Ahora es todo un fenómeno

Foto: Autor
Autor

Ciudadanos confinados en casa, calles desérticas, funerales prohibidos, servicios de salud al borde del colapso y un primer ministro ingresado en el hospital St. Thomas, al lado de Westminster, luchando entre la vida y la muerte. El escritor escocés Peter May (Glasgow, 1951) no encontró a nadie que le publicara su novela en 2005, pese a una exitosa carrera cuyos trabajos siempre han estado precedidos por una rigurosa labor de investigación. La trama, planteando a Londres como epicentro de una pandemia global, era considerada por las editoriales como "extremadamente exagerada", "un escenario distópico e irreal". “Nadie va a sentirse identificado con esto”, le decían.

Quince años después, 'Lockdown' (Confinamiento) se ha convertido en todo un fenómeno. “Está siendo todo muy extraño. Abrumado ahora con tanta atención. La verdad es que había olvidado por completo ya libro. Uno esperaría que las circunstancias fueran mejores para su publicación, pero se ha dado así”, explica el autor desde el sur de Francia, donde lleva viviendo más de 20 años, a El Confidencial.

Los inviernos de la última década los había pasado en el sur España, "en una casita cerca de Estepona", desde donde ha escrito sus últimas novelas. Pero este año no ha podido ser. Como todos, se encuentra encerrado en su residencia habitual, confinado en medio de una pandemia exactamente igual a la que él ya había contado.

Por cierto, el primer ministro muere en la ficción. No se trata de un 'spoiler'. Está en el primer capítulo y no influye demasiado a la trama, donde aparte de la lucha contra el virus, un policía tiene que investigar los huesos de un niño encontrados cerca del hospital de St. Thomas, el mismo centro donde estuvo ingresado en la UCI Boris Johnson.

El nivel de detalle con el que May describió la situación de la pandemia hace quince años es realmente sorprendente. Aunque, tal y como afirma el autor, "la historia viene de mucho antes". En 'Snakehead' (cabeza de serpiente), libro que escribió en 2001, uno de los protagonistas, Anatoly Markin -exjefe del desarrollo de la guerra biológica soviética que trabaja ahora para los Estados Unidos (inspirado en una persona real)- explicaba lo siguiente: “La gripe española fue increíblemente infecciosa. En 1918, los estadounidense dejaron de salir a la calle. Si lo hacían, debían ponerse mascarillas. (…) Hoy en día, con más viajes, mayores comunicaciones, poblaciones más extensas, la pandemia sería devastadora. Los hospitales y servicios de salud pública simplemente no podrían hacerle frente (…) Nadie sería inmune. Soldados, policías, trabajadores de la salud. Todos serían tan vulnerables como cualquier otra persona”.

Lo que advertían los estudios

“Yo tenía pensado continuar con esa saga que se desarrollaba en China. Pero mi editor me dijo que no. Así que me puse a investigar sobre pandemias”, cuenta el autor. Estudió las proyecciones y predicciones que los Gobiernos del Reino Unido y Estados Unidos tenían hace una década. “Los documentos explicaban cómo debían prepararse para una posible pandemia y analizaban las consecuencias sociales y económicas”, recalca.

“Francamente, creo que los países estaban más preparados antes que ahora. Con la crisis del 2008 se realizaron muchos recortes y se marcaron otras prioridades. En Reino Unido, por ejemplo, en 2013 se cerró la Agencia de Protección de Salud que, entre otras cosas, preparaba al país ante posibles pandemias”, apunta. Precisamente por la investigación que hizo para su novela, May lleva quince años lavándose minuciosamente las manos y limpiando el ordenador cuando regresa de viajes. “Las medidas de confinamiento debían haber empezado mucho antes en todos los países. En este sentido, los Gobiernos de ambos lados del Atlántico me parece que han sido irresponsables. Si se hubiera actuado antes, habría beneficiado tanto a salud como a la economía”, añade.

El confinamiento debía haber empezado mucho antes. Si se hubiera actuado antes, habría beneficiado tanto a salud como a la economía

Cuando a principios de año el coronavirus comenzó a extenderse por todo el mundo, el autor confiesa que se había olvidado completamente de su libro. No fue hasta que alguien le sugirió en Twitter que podía escribir una trama al respecto cuando reaccionó y recordó que ya lo había hecho.

"Mandé un email mi editor con temas que teníamos pendientes y en la última línea le puse, 'por cierto, te mando esto que escribí hace tiempo por si crees que podría ser interesante'. A la mañana siguiente me desperté con un correo electrónico que aseguraba que se trataba de una 'novela brillante'", afirma. El libro se ha vuelto viral en versión electrónica y a finales de abril se publicará en papel (con Quercus). A España llegará en octubre la versión en castellano (Catedral) y catalán (Univers).

Dona los ingresos de la preventa

“Me están llegando muchos mensajes de los lectores y sorprendentemente me explican que les reconforta en medio de todo lo que está pasando”, dice May, que está donando todo el pago adelantado del libro a las diferentes ONG de sanitarios que trabajan ahora en primer línea contra el Covid-19. “Simplemente creo que es lo justo. Este trabajo quizá nunca habría salido a la luz si no hubiera sido por esta pandemia”, añade.

La gran pregunta es si alguno de los que le cerró la puerta hace quince años, se ha puesto en contacto con él ahora para darle la enhorabuena por tanto éxito. “La verdad es no”, responde. “Aunque no es la primera vez que me dicen que no a una novela que luego ha triunfado”, añade.

En la misma época que nadie quiso publicarle 'Lockdown' fueron también rechazados 'The Blackhouse' (que ganó luego diferentes premios internacionalmente y ha vendido millones de copias en todo el mundo) y 'Extraordinary People' (que fue el primer libro de la que luego se convirtió en la exitosa serie de Enzo Macleod). Hoy por hoy, ya no le queda nada en el archivo.

Otras ideas proféticas

Lo cierto es que, muchas de las cosas sobre las que May ha escrito se han cumplido luego en la realidad. En sus primeros años como guionista para la televisión escocesa con la serie 'Take The High Road' tiene también diferentes anécdotas por el estilo: “Escribí sobre un personaje que se caía y se rompía el brazo. Tres semanas después, ese actor se cayó de una escalera y se rompió el brazo. En otra historia escribí sobre un personaje que se quedaba embarazada. La actriz se quedó embarazada. Hubo muchas risas nerviosas al respecto entre el elenco. Los actores esperaban que no escribiera su muerte y ya no solo por la pérdida del trabajo. Una vez, uno de ellos me llamó y me preguntó si podía escribir una historia en la que su personaje ganara la lotería”, recuerda.

En cualquier caso, cuando se trataba de novelas, las tramas son casi proféticas. En el primero de sus thrillers sobre China, 'The Firemaker', hablaba sobre la introducción de una cepa de arroz modificada genéticamente que salía mal. Un par de años después, salió el polémico “arroz dorado”, un transgénico que produce betacarotenos, sustancia a partir de la cual se crea la vitamina A.

Por otra parte, en otra de sus novelas, 'The man with no face', planteaba allá por 1981 la incertidumbre del Reino Unido sobre su futuro en la UE. Diez años más tarde, 'The Noble Path' relataba la historia de unos refugiados que huían de la guerra, cruzando los mares en barcos endebles. Y en 'Snakehead' (2001) también hay un capítulo donde encuentran un camión con chinos muertos, inmigrantes ilegales que se habían asfixiado en la parte trasera del tráiler. “La verdad es que las coincidencias en los detalles a veces dan hasta miedo”, confiesa.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios