Del negacionismo a la histeria

El coronavirus era "una simple gripe"... y a ti se te puede caer el pelo por decirlo en la tele

La purga de una presentadora de Fox tras defender la posición inicial de Trump sobre el virus podría ser algo más que un volantazo: Fox teme ser demandada por minimizar la pandemia

Foto: La presentadora Trish Reagan. (Fox News)
La presentadora Trish Reagan. (Fox News)

¿Puede haber mejor nombre que Trish Reagan para ser presentadora de Fox News? Probablemente no, suena perfecto para trabajar en la tele favorita de Donald Trump, el presidente que odia a (casi) toda la prensa.

Pero, ¡ay!, el coronavirus se ha cruzado en la fulgurante carrera de Trish Reagan de la manera más inesperada posible: la periodista ha caído en desgracia por defender las políticas de Trump en Fox, que es como ser abucheado por cantar ebrio y desafinado en un karaoke. Más difícil todavía.

Todo se torció cuando la periodista perpetró un monólogo en su programa (Trish Reagan Prime Time) sobre la conspiración del coronavirus, que más que una enfermedad, era "otro impeachment a Trump", un invento "basura" de los demócratas, "usado por la prensa progresista para demonizar y destruir al presidente" creando "histeria colectiva". Y sentenció: "¿A qué viene todo este melodrama? Dos palabras: Donald Trump".

Reagan escandalizó a muchos, pero lo más decisivo quizá no fueran sus palabras, sino la fecha en la que las dijo: el 9 de marzo. Estaba a punto de pagar el pato por un desajuste en los tiempos políticos. Fox llevaba semanas instalada en el discurso negacionista, pero el tiempo de minimizar el virus se había acabado. Cuatro días después de su desgarrador 'speech', Reagan presentó su último programa. Dos semanas más tarde, dejó de trabajar en Fox.

Caso extraño el de Trish Reagan, exconcursante de Miss America. Fox no suele recular cuando uno de sus periodistas se pasa de la raya, al contrario, se retroalimenta del escándalo. Pura guerra cultural contra el enemigo "progre". ¿Qué estaba pasando?

La semana de la rajada de Trish Reagan, Trump metió un volantazo con el coronavirus, que ya no era una gripecilla, sino algo a tomarse en serio. Pero, claro, eso no explica mucho: si cada vez que Trump cambiara de postura con algo muriera un gatito, no quedaría minino vivo en el planeta Tierra. Tenía que haber algo más. Y lo hay.

Donald Trump en una reciente entrevista con la Fox. (Reuters)
Donald Trump en una reciente entrevista con la Fox. (Reuters)

Fox teme ser demandada por haber ocultado los riesgos del virus, según Gabriel Sherman, autor de 'The Loudest Voice in the Room', ensayo crítico de referencia sobre la cadena. "En Fox están muy preocupados. Temen que su minimización inicial del coronavirus les exponga a las demandas de espectadores a los que quizá desinformó y murieron por ello", contó Sherman en la MSNBC.

Al tiempo que Reagan (y otros presentadores y tertulianos de la cadena) decían que el Covid-19 era un invento demócrata, Fox mandó un memorando interno instando a sus trabajadores a tomar todo tipo de precauciones para no contagiarse. "El documento filtrado muestra que la cadena dijo unas cosas a sus empleados, y otras bien diferentes a sus espectadores, cuya media de edad —65 años— les convierte en potenciales pacientes de riesgo del virus", detalla 'Salon'.

Como colofón al doble discurso, según 'The New York Times', el dueño de la cadena, el magnate Rupert Murdoch, canceló la fiesta de su 89 cumpleaños por temor al virus... 24 horas antes del estrepitoso monólogo televisivo de Trish Reagan.

Esto, claro, era muy distinto a lo que se emitía en antena. Pongamos el ejemplo de Laura Ingraham, que a finales de febrero llamó a los Demócratas "el partido de la pandemia", por exagerar las consecuencias del coronavirus. O el de Sean Hannity, el presentador de noticias más visto de toda la televisión por cable de Estados Unidos. El mismo 9 de marzo, Hannity usó la palabra "bulo" en la Fox para referirse al virus y rebajar el peligro de una enfermedad que tan solo ponía en peligro a los ancianos y las personas con un sistema inmunológico débil: "[El coronavirus] está asustando a la gente. Lo veo, como siempre, como una forma de aplastar a Trump con un nuevo bulo". En una emisión posterior incluso se refirió a "la histeria del coronavirus".

Nueve días más tarde, Hannity apareció ante los televidentes de la Fox para pedirles que se tomaran el coronavirus muy en serio, cumplieran con las medidas de distanciamiento social y cuidaran de sus familiares más mayores: "Por cierto, este programa siempre ha tratado el coronavirus muy seriamente", dijo Hannity. "Nunca hemos dicho que este virus fuera un 'bulo'".

Si aún no ha quedado convencido del volantazo de Fox con el coronavirus, vea este vídeo del 'Washington Post'. El periódico estadounidense compiló las valoraciones de los principales presentadores de Fox News unos días antes y unos días después. De una "simple gripe" a un virus peligrosísimo. De las risas y abrazos al gesto sombrío y helado.

Esas caras no son para menos, porque este doble discurso podría costarles caro. Según una encuesta de YouGov/The Economist realizada entre el 15 y el 17 de marzo, tan solo un 38% de los espectadores de Fox News estaban preocupados por el virus. Esta cifra, por supuesto, está muy por debajo de aquellos que ven otro canal (68%) o de los que leen los periódicos (72%). Además, los espectadores de la televisión favorita de Trump, demostraba la encuesta, eran en aquellos días mucho más propensos a decir que los medios "han exagerado mucho" los riesgos del coronavirus.

Otra encuesta de Pew señalaba que solo el 27% de los telespectadores de Fox consideraban al Covid-19 como una "gran amenaza" (pese a que la mitad de la audiencia de Fox tiene más de 50 años. Es decir, un público más propenso a sufrir por el coronavirus). Ahora estos mismos espectadores podrían sentirse estafados por la todopoderosa Fox.

Bienvenidos a Litigolandia

¿Demanda millonaria a un gran medio de comunicación por distorsionar la realidad? Suena extraño en el contexto español, pero no en el de EEUU, Litigolandia, dónde todo es legalmente posible, y el Covid-19 ha desencadenado un aluvión de demandas. Contra China por ocultar la pandemia, contra empresas por poner en riesgo a sus trabajadores, contra cruceros infectados en alta mar, contra gimnasios cerrados que siguen cobrando a sus clientes; hasta los amigos del rifle están litigando para que las tiendas de armas permanezcan abiertas por ser productos de, ¡ejem!, primera necesidad.

¿Habrá caso Fox? Los expertos no se ponen de acuerdo. Eric Segall, profesor de derecho, tuiteó que tendría que haber "malicia o imprudencia", intencionalidad difícil de probar en el caso de Fox. Por el contrario, el abogado y ex fiscal federal Michael Bromwich, dijo en Twitter: "Fox tiene motivos para estar preocupada. Muy preocupada. Podría ser un baño de sangre legal".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
79 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios