Coronavirus

Las autoridades sanitarias advierten de que habrá 200.000 muertos en EEUU

El presidente Donald Trump alarga las recomendaciones de distanciamiento social hasta finales de abril y confía en salir de esta crisis en junio

Foto: Voluntarios sirviendo comida en Nueva York (EFE)
Voluntarios sirviendo comida en Nueva York (EFE)
Autor
Tiempo de lectura2 min

A día de hoy en EEUU 2.500 personas han muerto por coronavirus -mil de ellas en la ciudad de Nueva York, la más afectada- y ya son 125.000 los contagiados, el mayor número de positivos en todo el mundo. Las autoridades sanitarias del país no se muestran nada optimistas. De hecho, ayer Anthony Fauci, el director general del instituto de enfermedades infecciosas -su Fernando Simón- afirmó que podría haber hasta 200.000 fallecidos por el Covid-19, según el crecimiento exponencial del número de contagiados y muertos.

Según diversos estudios como el de la Universidad de Washington, el pico de la enfermedad en el país se alcanzará a mediados de abril, que es cuando empezaría a aplanarse su curva. Para junio se cuenta con alcanzar unos 80.000 muertos. La Universidad, al igual que Fauci, también cree que los fallecidos podrían rondar los 170.000 para el final de la epidemia. En términos comparativos con la gripe de la que hablaba Donald Trump, en 2018-19 murieron 34.000 personas por esta enfermedad en EEUU.

El distanciamiento social: una recomendación

En EEUU no se está aplicando un confinamiento como en los países europeos y como se aplicó en China. Lo que hay son recomendaciones para no viajar si no resulta esencial, teletrabajar y, por supuesto, no acudir a bares y restaurantes, muchos de ellos en Nueva York cerrados. Estas recomendaciones de “distanciamiento social”, que no obligaciones, Trump las ha extendido hasta finales del mes de abril y ayer señalaba que “podemos esperar que para el 1 de junio estemos camino de la recuperación”.

En EEUU no hay un confinamiento sino recomendaciones de distanciamiento social que se han alargado hasta finales de abril

El optimismo de Trump, no obstante, choca con las cifras reales. Y como se cuenta desde Nueva York, todavía hay muchas personas que caminan por las calles y acuden a comprar cafés para llevar. Es cierto que no es la ciudad bulliciosa de siempre, pero la actividad callejera no está parada como en España, Italia, Francia y finalmente Reino Unido.

El presidente ha tratado durante semanas de minimizar la crisis, pero ayer también fue más consciente de la realidad al hablar de un allegado que había sido contagiado: “Fuimos al hospital y al día siguiente estaba en coma. La velocidad y la crueldad de esta enfermedad es horrible”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios