Según la subdirectora médica del país

El confinamiento por coronavirus en Reino Unido podría durar "hasta seis meses"

Autoridades médicas de UK han advertido que las medidas de distanciamiento social para evitar la expansión del Covid-19 podrían durar hasta seis meses más y que el país no regresará a la vida normal hasta el próximo otoño

Foto: La subdirectora médica de Reino Unido, Jenny Harries. (Reuters)
La subdirectora médica de Reino Unido, Jenny Harries. (Reuters)

Reino Unido ha pasado de la negación de la epidemia del coronavirus —"estamos en fase de contención", "lo mejor es lavarse las manos, no es necesario tomar más medidas"— al confinamiento de la población ordenado por el 'premier' británico Boris Johnson el pasado 23 de marzo durante tres semanas. Ahora, las autoridades médicas del Reino Unido han advertido que las medidas de distanciamiento social aplicadas para evitar la expansión del Covid-19 en el país podrían durar hasta seis meses más y que el país no regresaría a la vida normal hasta el próximo otoño.

La subdirectora médica del Reino Unido, la doctora Jenny Harries, ha afirmado que las medidas de confinamiento de la población británica serán revisadas cada tres semanas y que, en caso de que la epidemia continúe con su curva de nuevas infecciones y decesos por coronavirus, seguirán en pie de tres a seis meses, es decir, hasta el próximo septiembre.

Este lunes, Reino Unido registraba 19.784 contagiados (el octavo país del mundo con más casos), de los cuales 1.231 han fallecido con la enfermedad. Entre los contagiados está el propio primer ministro Boris Johnson, quien anunció el pasado viernes que sufría "síntomas leves" y que seguiría dirigiendo el país desde la cuarentena domiciliaria.

Las medidas para evitar nuevos contagios del virus impuestas por el Reino Unido incluyen el confinamiento de la población excepto desplazamientos esenciales para los trabajadores o para hacer ejercicio en solitario, el cierre de pubs y otros negocios, la prohibición de eventos públicos y el cierre de escuelas. Sin embargo, serán necesarias entre dos y tres semanas más para dilucidar el impacto de esas medidas en la curva de contagios del país, ha advertido Harries en rueda de prensa este domingo.

Aunque se demuestren efectivas, el peligro, según apunta la subdirectora médica de Reino Unido, estaría en levantarlas demasiado pronto y que el país se enfrentara a una segunda oleada de casos fruto de la relajación de las medidas de confinamiento. "Si tenemos éxito, habremos aplastado la parte superior de esa curva [de nuevos contagios diarios y acumulados] lo cual sería estupendo, pero no debemos volver repentinamente a nuestra forma de vida normal", ha señalado. "Eso sería bastante peligroso. Si nos detenemos, todos nuestros esfuerzos se desperdiciarán y podríamos estar viendo un segundo pico [de la epidemia de coronavirus]".

¿Hasta la primavera de 2021?

"Así que creo que tres semanas para revisión. Dos o tres meses para ver si realmente lo hemos aplastado, con hasta unos tres a seis meses idealmente, aunque mucha incertidumbre en eso [la fecha de los seis meses], para ver en qué punto podemos volver a la normalidad. Es plausible que pueda llegar más lejos incluso", ha afirmado.

Las declaraciones de Harries, aunque auguran un encierro especialmente largo para los británicos, están en la línea con otras advertencias de los funcionarios y expertos del país en las últimas semanas. Neil Ferguson, epidemiólogo del Imperial College de Londres y asesor del Gobierno de Johnson durante esta crisis, declaró que el confinamiento "duraría meses". "Vamos a mantener esas medidas, en mi opinión, por un periodo significativo de tiempo, probablemente para el final de mayo, quizá junio. Mayo es optimista", dijo al diario Sunday Times. Según un documento filtrado de la agencia gubernamental Public Health England (PHE) al diario The Guardian el 16 de marzo, las autoridades sanitarias del Reino Unido estimaban que la epidemia de coronavirus se prolongará al menos otros 12 meses más, hasta la primavera de 2021.

Como en otros países, a los que la epidemia llegó antes que al Reino Unido, Harries ha advertido que "la situación empeorará antes de mejorar". Es el caso por ejemplo de Italia, que antes de aplanar la curva de nuevos contagios diarios ha experimentado un pico en las muertes con coronavirus.

En Reino Unido, el retraso inicial a la hora de tomar medidas más drásticas de contención (no se cerraron los bares, restaurantes y colegios hasta que el país ya registraba 3.269 casos de coronavirus) puede significar, según los expertos médicos y epidemiológicos, que el país sufrirá un pico de contagios y víctimas especialmente agudo.

Los británicos "parecen estar cumpliendo"

Si las medidas de confinamiento y contención actuales no dieran frutos, el Gobierno británico podría introducir restricciones más estrictas, ha advertido el secretario de Estado de Vivienda, Comunidades y Gobierno Local Robert Jenrick, en la misma rueda de prensa de Harries.

Sin embargo, acto seguido ha señalado que los británicos "parecen estar cumpliendo" con las directrices ordenadas por el Gobierno, ya que no se han repetido escenas como las de hace dos semanas, cuando miles de británicos se lanzaron a las playas, parques, jardines y bares con el buen tiempo, desoyendo las peticiones de Boris Johnson de que -por su responsabilidad individual- respetaran un cierto aislamiento social. Fue entonces, tras un aumento especialmente agudo en los contagios y varios informes que apuntaban a un efecto devastador del coronavirus en Reino Unido, cuando Johnson viró radicalmente desde su estrategia de "inmunidad de grupo" con un mínimo de restricciones para no perturbar la economía y el espíritu liberal de su gobierno y ordenó el confinamiento.

"[Por ahora] Necesitamos mantener [las medidas de confinamiento] y luego, gradualmente, podremos ajustar algunas de las medidas de distanciamiento social y gradualmente lograr que todos volvamos a la normalidad", ha concluido la subdirectora médica del país.

Otros países prorrogan sus cuarentenas

Reino Unido no es el único país que está insinuando a sus ciudadanos que se hagan a la idea de limitaciones prolongadas en el tiempo. El primer ministro italiano Giuseppe Conte ha advertido que la estricta cuarentena que pesa sobre todo el país hasta el 3 de abril tendrá que ser "muy seguramente prolongada", mientras el país transalpino alcanza ya los 97.680 infectados y 10.700 muertes. El primer ministro francés anunció el viernes que Francia prorrogará al menos dos semanas más el confinamiento, y que podrá volver a ser prorrogado nuevamente. Francia registra actualmente más de 40.700 infectados y 2.600 fallecimientos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se desdijo este domingo de sus declaraciones anteriores de que "para domingo de Pascua" (12 de abril) las medidas aplicadas por los gobiernos estatales y federales contra el coronavirus en EEUU serían cosa del pasado, ampliando las medidas hasta al menos el 30 de abril mientras el país se mantiene como el más afectado por la pandemia, con más de 143.000 casos y más de 2.500 fallecimientos. "Nada sería peor que declarar la victoria antes de que la victoria sea ganada. Esa sería la mayor pérdida de todas, por tanto extenderemos nuestras directrices al 30 de abril para ralentizar la expansión", ha declarado Trump.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios