PORTUGAL CALIFICA EL DISCURSO DE "REPUGNANTE"

Máxima tensión entre el sur y la Haya por su 'no' a medidas económicas ante el virus

La cumbre digital europea de este jueves ha puesto la tensión entre los países del sur y La Haya en máximos históricos. España también carga contra Países Bajos

Foto: Antonio Costa, primer ministro portugués, junto con Sánchez. (EFE)
Antonio Costa, primer ministro portugués, junto con Sánchez. (EFE)

No era ni el momento ni la forma, pero el ministro de Finanzas holandés, Wopke Hoekstra, decidió que lo iba a hacer igualmente. Así que durante el Eurogrupo telefónico de este pasado martes, mientras los países sureños, los más golpeados por la crisis del coronavirus, pedían instrumentos comunes que les ayudaran a salir adelante, Hoekstra dijo que la Comisión Europea debía investigar por qué esos países no tenían espacio fiscal, por qué no habían hecho los deberes.

Desde entonces la situación no ha hecho más que empeorar. España, Italia y Portugal son tres de los nueve países que han pedido la puesta en marcha de un instrumento de deuda conjunta, llamados eurobonos o coroabonos, para así poder hacer frente a las consecuencias del Covid-19 con una herramienta plenamente europea. Y como podían esperar, se han encontrado con la negativa de Países Bajos, Alemania y otros Estados miembros.

El primer ministro holandés escucha a la canciller alemana durant una de las últimas cumbre presenciales. (EFE)
El primer ministro holandés escucha a la canciller alemana durant una de las últimas cumbre presenciales. (EFE)

La Haya ha hecho todo lo posible para que en la cumbre digital celebrada este jueves se cerrara cualquier puerta a una discusión respecto a los eurobonos. Lo consideran intolerable y adaptan su tono y su agresividad a ello. Piden que la UE se limite a los instrumentos que ya tiene, sin explorar ninguno nuevo como es la emisión conjunta de deuda, y que esos instrumentos que ya existen se utilicen con cautela.

Países Bajos sigue aplicando las lecciones de 2008. Su Gobierno defiende que si el resto de países hubieran cumplido con la disciplina fiscal durante estos años esta situación no sería tan grave, y que por lo tanto hay “riesgo moral” en acudir a su auxilio, cuando, básicamente, es su culpa encontrarse en esa situación. En la anterior crisis tenía su encaje, pero esta vez es un shock simétrico y externo, fuera de control de los Gobiernos. Así que ese discurso ha aguantado un tiempo sin tener réplica, pero al final los sureños han acabado por explotar, especialmente contra Hoekstra y su discurso.

Nada más terminar la reunión el jueves por la noche, Antonio Costa, primer ministro de Portugal, fue claro sobre lo que le parecían las palabras del ministro holandés: “repugnante”. “Esa mezquindad recurrente amenaza el futuro de la UE”, criticó el líder luso durante una rueda de prensa.

Este viernes por la mañana, La Repubblica, uno de los principales periódicos italianos, abría con tres palabras grandes en su titular: “La bruta Europa” (La Europa fea). Giuseppe Conte, primer ministro transalpino, fue, junto con el presidente Pedro Sánchez, el que se mostró dispuesto a terminar la reunión del jueves sin ningún tipo de acuerdo si Mark Rutte, primer ministro holandés, no dejaba de intentar incluir en el comunicado una serie de palabras que cerraran la puerta a explorar nuevos instrumentos.

Antonio Costa, primer ministro de Portugal. (Reuters)
Antonio Costa, primer ministro de Portugal. (Reuters)

Sánchez se ha unido al coro de voces críticas a lo largo del viernes, y, como Costa, ha insistido en que lo que está en riesgo es la propia supervivencia de la Unión Europea: “Está en juego el futuro del proyecto europeo, elegimos entre una UE coordinada y solidaria o el individualismo”. “Reclamamos una respuesta común a esta emergencia, garanticemos una recuperación justa”, ha escrito Sánchez.

“El coronavirus afecta a todos. No entiende de fronteras, género o clase. La UE debe aprender las lecciones del pasado y no volver a fallar a la ciudadanía. La respuesta europea debe ser solidaria, enfocada a los más vulnerables”, ha señalado el presidente del Gobierno.

Más directa ha sido Arantxa González Laya, ministra de Exteriores, que directamente ha señalado al ministro de Finanzas holandés. “Hoekstra, estamos juntos en el mismo barco europeo. Hemos chocado contra un iceberg. Ahora todos corremos los mismos riesgos”, ha escrito la ministra en Twitter. “No hay tiempo para discusiones sobre supuestos pasajeros de primera o segunda clase. No es el momento de defraudar a nuestros ciudadanos”, ha señalado González Laya.

“La historia nos juzgará por lo que hagamos ahora”, ha insistido la española, haciendo hincapié en el mensaje de urgencia lanzado también por Sánchez y Costa. “Estamos en el 2020, no en 2008. La pandemia nos afecta a todos. Para todas nuestras economías. No es un fallo de un sector o de un área geográfica”, ha señalado la ministra de Exteriores, que ha señalado así una de las principales acusaciones a Países Bajos: sigue abordando este debate en los términos de la crisis financiera y del euro, cuando la naturaleza de este shock es totalmente distinta.

Esta tensión se va a notar y se va a trasladar al Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas, que ahora tiene dos semanas para intentar llegar a un acuerdo respecto a qué instrumentos utilizar ante el shock del coronvirus para presentárselos a los líderes en un nuevo encuentro.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios