CUENTA EN PRIMERA PERSONA EL TERROR DE SOMME

Hallan en un granero un diario perdido que narra la batalla más sangrienta de la I GM

Un joven encontró casi por casualidad una serie de enseres heredados por su madre, entre los que se encontraba un impresionante documento bélico contado en primera mano

Foto:

Tras varios meses sin revisar en profundidad su granero de Leicestershire (Reino Unido), John decidió hacer una limpieza meticulosa. Aquel almacén junto a su casa no solo le servía para guardar sus coches, sus herramientas y algunos elementos de valor que no le cabían en casa, sino que en él también acumulaba cientos de cosas a las que ya no le daba uso. Así es como decidió abrir una caja que su madre había heredado, llena de viejos papeles y fotografías. Pero guardaba un tesoro.

El joven tuvo un pálpito y decidió no tirar la caja, a pesar de que tras revisarla no pareció encontrar en ella nada de suma importancia. Pese a ello, como había un pequeño libro que hablaba de una batalla, decidió contactar con un amigo experto en estos temas, ante lo que quedó realmente sorprendido: se trataba de un diario, en perfecto estado de conservación, en el que un soldado llamado Arthur Edward Diggens contaba lo ocurrido en la Batalla del Somme.

El documento era realmente importante, pues es un manuscrito en el que se cuenta de primera mano lo que se vivió en la batalla más cruenta de la I Guerra Mundial, inmersa en un relato de ocho meses, momento en el que se detiene el escrito. El diario comienza el 13 de febrero de 1916 y acaba el 11 de octubre de 1916, siendo en la entrada del 1 de julio en la que describe el primer día de la Batalla del Somme, de la que da cuenta hasta el último día que escribió (la batalla acabó el 18 de noviembre).

"Esto es algo horrible. Nunca había sido testigo de nada así antes. Después de un bombardeo de una semana, los alemanes montaron sus propias trincheras y la infantería tiene tantas armas que parece que cada alemán tiene una ametralladora", explicaba Diggens en su diario. No en vano, el primer día de la Batalla del Somme murieron 57.000 soldados británicos y se calcula que, solo durante su primer día, moría un militar cada 4,4 segundos de media. Casi nada.

Tras confirmar la importancia del escrito, aquel joven que lo halló decidió llevarlo a Hansons Auctioneers para venderlo. Ya en la casa de subastas, fue el experto Adrian Stevenson el que decidió seguir investigando, pues el diario sugería una mala noticia: aquel soldado había dejado muchas hojas en blanco y había dejado de escribir abruptamente poco más de un mes antes de que acabara la batalla. Todo hacía indicar que había muerto en combate, pero nada más lejos de la realidad.

La investigación de Stevenson consiguió resolver el misterio: lo cierto es que Diggens no murió en combate, sino que incluso logró acabar la IGM de una pieza y regresar a Reino Unido, donde se casó con su novia Alice en 1919 y tuvo un hijo en 1920, también llamado Arthur. Pero, entonces, ¿por qué dejó aquella libreta a medias? Muy sencillo: los registros de correo confirman que Alice le mandó otra en pleno combate en la que empezó a escribir, pero que no ha sobrevivido al tiempo.

Será el próximo 20 de marzo cuando Hansons Auctioneers subaste este increíble diario que estaba perdido hasta hace solo unos meses y su precio de inicio será de 470 euros. Sin duda, uno de los pedazos de historia más importantes de todos los tiempos, en el que un soldado británico narra de primera mano la crueldad que se vivió en la batalla más sangrienta de la historia de la I Guerra Mundial. Un recuerdo en negro sobre blanco de lo que nunca podemos volver a hacer.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios