EL ADN CONFIRMA QUE ES Giichi Matsumura

El 'fantasma de Manzanar', el extraño esqueleto de la II Guerra Mundial

Un cadáver hallado en octubre de 2019 acaba de ser identificado como Giichi Matsumura, un artista que pasó sus últimos años de vida en el campo de concentración de Manzanar

Foto: El campo de concentración de Manzanar, con las montañas al fondo. (CC/Wikimedia Commons)
El campo de concentración de Manzanar, con las montañas al fondo. (CC/Wikimedia Commons)

Octubre de 2019. Tyler Hofer y Brandon Follin estaban dando un paseo por el monte Williamson, en la cordillera de Sierra Nevada (California, EEUU), cuando se encontraron con algo realmente extraño: un pequeño montículo formado por pedruscos ocultaba lo que parecía un esqueleto. Cuando se acercaron para ver de qué se trataba, comprobaron que eran los restos de un cadáver con muchos años encima. No sabían que habían encontrado el 'fantasma de Manzanar'.

Todo comenzó durante la II Guerra Mundial. Tras el ataque de Japón a Pearl Harbour, Estados Unidos no solo entró de lleno en el conflicto bélico, sino que puso en marcha toda su maquinaria de guerra. Y, entre algunas de esas decisiones se encontró la de abrir diez campos de concentración en los que detener a todas las personas de origen japonés que se encontraban en su territorio. Entre ellos, se encontraba un artista llamado Giichi Matsumura.

Según los registros históricos, los campos funcionaron hasta el final de la II Guerra Mundial, momento en el que liberaron a todos los prisioneros. Pero, durante el conflicto, muchos de ellos lo perdieron todo, especialmente casas o negocios a los que acudir al término del conflicto. Eso es lo que le pasó a Matsumura, quien sin un lugar al que acudir, el campamento le siguió ofreciendo un lugar en el que quedarse durante meses hasta encontrar una solución.

Eso es lo que ocurrió en el campo de Manzanar, cuyas puertas quedaron completamente abiertas desde el 2 de septiembre de 1945 hasta el 21 de noviembre, fecha en la que comenzaron a desmontarlos definitivamente. Mientras tanto, muchas familias aprovecharon las instalaciones para analizar la situación y pensar cómo reiniciar su vida de nuevo en libertad. Y Matsumura lo tenía claro: no sabía dónde viviría, pero sí que seguiría con su gran pasión, la pintura.

Así fue cómo durante los primeros días de septiembre decidió acompañar a un grupo de personas a pescar en los lagos de alta montaña de Sierra Nevada. Pero Matsumura no quería coger una caña, sino que su idea era pintar el bello paisaje que tenía ante sus ojos y conseguir disfrutar de su libertad. Por ello, decidió subir a una posición elevada en la que dar rienda suelta a su pasión, pero una inesperada tormenta se desató en plena montaña.

Sus compañeros recogieron los bártulos de pescar y fueron en busca de Matsumura, pero no encontraron pistas de dónde podía encontrarse. Con la climatología muy adversa, decidieron volver al campo, desde donde dieron aviso a las autoridades de lo que acababa de ocurrir. Solo un día después, un grupo de compañeros hizo una batida para tratar de buscarle, encontrando su cuerpo: fallecido, en un lugar de difícil acceso, a varios metros de altura.

Un último homenaje

Ante las dificultades de bajarle, un grupo decidió ascender y cubrir su cuerpo con una pila de piedras, rindiéndole un último homenaje de despedida en lo más parecido a un entierro que se podía hacer en esas condiciones. Desde entonces, fue denominado como el 'fantasma de Manzanar', quedando en el olvido hasta que, en 2012, un documental del director Cory Shiozaki recuperó parte de su historia: no fue incluida en el metraje final, pero volvió a hablarse de Matsumura entre el equipo.

Por ello, cuando en octubre del pasado año dos montañeros hallaron el cadáver, los miembros de aquel equipo no tardaron en recordar lo que habían descubierto en Manzanar, avisando a las autoridades de quién podía tratarse. Tras localizar a la nieta de Matsumura, Lori, procedieron a un análisis de ADN, con el que confirmaron que el esqueleto encontrado era el del pintor desaparecido más de medio siglo antes. Un cadáver de la II Guerra Mundial cuya historia volvió a ser recuperada.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios