fecha límite es el 30 de junio

De coronación a entierro: la UE da por muertos a los favoritos para liderarla

Los líderes se encerraron en una reunión maratoniana para elegir a los futuros líderes de la UE sabiendo que “más a menudo es más rápido escoger a un Papa”

Foto: Merkel, Macron y Sánchez hablan con Tusk en la cumbre de la UE. (EFE)
Merkel, Macron y Sánchez hablan con Tusk en la cumbre de la UE. (EFE)

La cumbre de la coronación, esa que debía acabar con los nombres de los futuros líderes de la Unión Europea, ha terminado en entierro. Los jefes de Estado y de Gobierno han certificado que ninguno de los tres candidatos favoritos de las tres principales familias políticas para presidir la Comisión Europea cuenta con el respaldo suficiente ni del Consejo ni del Parlamento Europeo.

Esto supone el funeral semioficial de las candidaturas del popular alemán Manfred Weber, del socialista holandés Frans Timmermans y de la liberal danesa Margrethe Vestager -aunque a esta última algunos todavía le dan algunas opciones. Pasadas unas horas de luto desde, los líderes han vuelto a ponerse manos a la obra al margen de la segunda jornada del Consejo Europeo.

Casi todos coinciden: ninguno de los tres nombres tienen mayoría. Lo ha dicho Emmanuel Macron, presidente galo, lo ha dicho Angela Merkel, canciller alemana, y lo ha admitido también Pedro Sánchez, presidente español, quien sabe que las opciones de Timmermans ya son nulas.

“Estuvimos hasta las dos de la mañana discutiendo de los tres nombres. Yo lamento mucho que Frans Timmermans no haya podido ser la persona escogida”, ha señalado Sánchez. “La política es así”, concluyó.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras el Consejo Europeo en Bruselas. (EFE)
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras el Consejo Europeo en Bruselas. (EFE)

Fuera del rádar

Es la hora de los tapados, de los que están fuera de la lista de los favoritos, de los que no salen en las apuestas. Las negociaciones se acelerarán durante los próximos días de cara a la cumbre extraordinaria que se celebrará el próximo 30 de junio en Bruselas y que continuará en la mañana del 1 de julio si el acuerdo se complica. De esta reunión deberá salir el nombre no solo del presidente del Ejecutivo comunitario, también del presidente del Consejo Europeo, del jefe de la diplomacia europea y del Banco Central Europeo (BCE) -aunque este último sigue un proceso particular-.

Hay consenso entre diplomáticos en que el Partido Popular Europeo (PPE), al haber ganado las elecciones, sigue siendo el que más posibilidades tiene de controlar la presidencia de la Comisión Europea. Por eso ahora se buscará un nombre de “fuera del rádar”, que sea del PPE y que pueda ser aceptado por el Parlamento Europeo, para lo que requerirá tener experiencia ejecutiva.

Es una doble negociación. Por un lado, los jefes de Estado y de Gobierno toman la temperatura de las distintas capitales y los posibles nombres que pueden ser aceptables para la mayoría. Por otro, Donald Tusk, presidente del Consejo, tendrá que ir consultando todos los nombres de candidatos a presidente de la Comisión Europea con las fuerzas políticas en la Eurocámara, ya que hace falta la mayoría absoluta del Parlamento Europeo.

Fuentes europeas explican que los líderes de la cámara no empezaron a “colaborar” hasta hace una semana, especialmente en las últimas horas, sencillamente porque no existían posturas comunes tras el caos de las elecciones europeas del 26 de mayo.

El Parlamento Europeo acude con mayor dolor al entierro de los favoritos. De una u otra forma los tres habían participado en el sistema del 'spitzenkandidaten', un mecanismo por el que la Eurocámara ya apostó en 2014 y que ha querido repetir en 2019, que consiste en que los diputados rechzan a los candidatos que no hayan encabezado una lista a los comicios europeos.

Opción Vestager

Sin embargo, el Parlamento Europeo podría aferrarse al sistema del 'spitzenkandidaten' y reciba con mala cara la noticia de que su sistema favorito ha muerto. Si la Eurocámara amenaza con un bloqueo total y se niega a aceptar a nadie que no haya participado en las elecciones europeas, las opciones de que Vestager sea la próxima presidenta de la Comisión Europea aumentan. Los jefes de Estado y de Gobierno han insistido mucho en que no quieren un choque institucional con el Parlamento Europeo.

Los líderes han “matado” a Weber porque no cuenta con el apoyo suficiente en el Parlamento Europeo -liberales y socialistas ya han anunciado que no le votarán-, ni en el Consejo -donde para muchos países no es aceptable carecer de experiencia ejecutiva-. Las opciones de Timmermans se reducen mucho, porque el PPE considera que el legítimo ganador es Weber y es muy improbable que aceptaran pasar por el arco del socialista holandés. En ese escenario, Vestager parece la única opción viable.

Sin embargo los jefes de Estado y de Gobierno apostarán primero por tratar de convencer al Parlamento de aceptar a un candidato que sea del PPE pero que no haya participado en el sistema de las elecciones europeas.

Con el objetivo de desbloquear todo lo posible la situación, fuentes europeas han señalado que Tusk tratará de presentar un solo paquete el 30 de junio: tratar de acordar de una sentada los nombres para presidente no solo de la Comisión, sino también del Consejo, del jefe de la diplomacia europea y del BCE.

La razón es intentar simplificar al máximo la coordinación de todas las condiciones que tienen que cumplirse de equilibrio geográfico, de familia política y de género. Y también esa es la razón de que la cumbre se celebre a toda prisa la noche del 30 de junio. El 2 de julio, el Parlamento Europeo elegirá a su presidente y eso desbarataría los cálculos y equilibrios que los jefes de Estado y de Gobierno puedan tener ahora en mente.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios