TRAS LAS ELECCIONES EUROPEAS

Tercer asalto en la lucha para elegir a la cúpula de la UE

El Consejo Europeo se reúne este jueves para volver a debatir sobre la renovación institucional de la UE. Se espera una cumbre larga en la que el acuerdo será complicado

Foto: Pedro Sánchez junto al presidente del Consejo. (EFE)
Pedro Sánchez junto al presidente del Consejo. (EFE)

Desde que el pasado 26 de mayo los europeos votaran en los comicios continentales se han hecho poquísimos progresos en el asunto trascendental de las elecciones: quién va a mandar en la Unión Europea. Hay muchos cargos que rellenar: presidentes de la Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo, del Banco Central Europeo (BCE) y jefe de la diplomacia europea. Y la lista de nombres sigue siendo igual de larga que el 26 de mayo. Al menos públicamente.

Altas fuentes europeas avisan de que habrá mucho movimiento durante las 24 horas anteriores a la cena que los jefes de Estado y de Gobierno mantendrán este jueves a partir de las 7 de la tarde. Los contactos habían sido escasos hasta este fin de semana. Sí, hubo una cena el día 28 de mayo, y sí, los negociadores de las distintas familias políticas, entre ellos Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, mantuvieron contactos. Pero se registraron pocos avances.

Manfred Weber, líder del PPE, charla con Tusk. (EFE)
Manfred Weber, líder del PPE, charla con Tusk. (EFE)

Lo que está claro a esta hora es que existe un importante bloqueo sobre los nombres de los candidatos. No solo a nivel del Consejo, que es el órgano que tiene que proponer el nombre de los futuros presidentes, sino también al nivel del Parlamento Europeo, que esta vez tiene una composición mucho más compleja que en 2014. De hecho, una alta fuente recuerda que la noche del 28 de mayo Donald Tusk, presidente del Consejo, ya ofreció a la conferencia de presidentes de la Eurocámara verse para empezar a tratar algunos nombres. Esa reunión no se celebró hasta el martes 18 de junio.

Se espera una cumbre larga: cuanto más se adentre en la madrugada más opciones de que el acuerdo se cierre. O esa es la teoría. Pero a estas horas pocos confían en que se vaya a poder lograr un pacto en este Consejo Europeo. En su carta de invitación a los líderes Tusk se muestra “moderadamente optimista”. Una fuente diplomática señala que “la gente de Tusk están animados” tras los últimos contactos, pero el ambiente es distinto en las capitales.

El presidente del Consejo está dispuesto incluso a seguir con las negociaciones durante la mañana del viernes, la segunda jornada del Consejo Europeo de verano. Si no es posible cerrar un trato en estos dos días la situación se complica. Un buen puñado de líderes no podrían reunirse la semana siguiente porque el fin de semana deberán estar en el G20 en Osaka. “Logísticamente la ventana de oportunidad es muy estrecha”, asegura una alta fuente europea. Algunos creen incluso que Tusk podría proponer votar los nombres, una opción divisiva, pero que podría desbloquear la situación: hace falta una mayoría cualificada para nombrar a los candidatos.

No habría tiempo para una cumbre antes del 2 de julio, día en el que el Parlamento Europeo inicia su actividad. En esa jornada votarán a un presidente de la Eurocámara, y eso significará que el margen de maniobra para todo el baile de sillas (en el que se tienen que tener en cuenta los criterios geográficos, de género y de familia política) será más estrecho. Lo ideal para los líderes sería cerrar un acuerdo antes que allane el camino a la elección de un presidente del Parlamento Europeo que cuadre con el resto de repartos.

La canciller alemana Angela Merkel junto al presidente del Consejo. (Reuters)
La canciller alemana Angela Merkel junto al presidente del Consejo. (Reuters)

Baile de nombres

Toda la cumbre estará marcada por el baile de nombres. ¿Quién sigue con vida? ¿Quién ha caído ya? “Todas las opciones siguen abiertas”, explica una fuente diplomática. En realidad, hay un par de nombres que ya tienen pocas opciones.

El alemán Manfred Weber, líder del Partido Popular Europeo (PPE) parece estar ya con un pie y medio fuera de la carrera hacia la presidencia de la Comisión Europea. A pesar de que Alemania continúa defendiéndole, y de que los órganos del PPE aseguran que debe ser el candidato por haber ganado las elecciones europeas, lo cierto es que tiene muy pocos apoyos más allá de Berlín. Además, tampoco cuenta con la simpatía de una Eurocámara cada vez más dividida.

Michel Barnier, negociador jefe del Brexit. (Reuters)
Michel Barnier, negociador jefe del Brexit. (Reuters)

Las opciones del francés Michel Barnier, actual negociador jefe del Brexit, parecen reducidas también por la oposición frontal que en estos momentos plantea Berlín. La situación se resume en este bloqueo mutuo entre Francia y Alemania. Sin embargo Angela Merkel podría tener en Barnier una última opción para evitar que la presidencia de la Comisión Europea caiga en manos de otro partido que no sea el PPE. Otro nombre alternativo aquí podría ser el de Christine Lagarde, actual directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque no aparece entre los favoritos de las encuestas.

También está atravesando un mal momento la candidatura de la danesa Margrethe Vestager, actual comisaria de Competencia. El bloque de los liberales, que supuestamente le apoya, está muy dividido y Emmanuel Macron, presidente francés, que ha sido su gran valido en esta carrera hacia la presidencia del Ejecutivo comunitario, puede estar dudando de utilizar sus pocas balas en la danesa.

Los socialistas siguen defendiendo totalmente la candidatura del holandés Frans Timmermans, actual vicepresidente primero de la Comisión Europea. Sin embargo este despierta muchas reticencias en el bloque del este, que ha sufrido las críticas del holandés durante la actual legislatura, ya que Timmermans ha sido el encargado del dossier del Estado de derecho.

En la situación de bloqueo actual algunos piden mirar fuera del radar: puede ser que un nombre que esté fuera de la lista precocinada sea el que permita obtener un consenso entre los Estados miembros, aunque seguro que genera una oposición desde la Eurocámara, que pide que el candidato a la presidencia de la Comisión haya participado en las elecciones europeas como cabeza de una de las listas a los comicios comunitarios.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios