MAY: "LAS OPCIONES SON ESCASAS"

La UE intenta dejar el Brexit en un segundo plano: "Ahora todo está en manos de UK"

Ahora que hay nuevo calendario la UE pretende dejar en un segundo plano el Brexit para concentrarse en cuestiones positivas sobre el futuro del proyecto comunitario

Foto: Merkel y Macron se dirigen a los medios a su llegada a la cumbre extraordinaria sobre el Brexit celebrada en Bruselas. (Reuters)
Merkel y Macron se dirigen a los medios a su llegada a la cumbre extraordinaria sobre el Brexit celebrada en Bruselas. (Reuters)

Durante la prórroga "el curso de la acción estará por completo en las manos del Reino Unido". Esta es la advertencia del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras la cumbre en la que los líderes de los Estados miembros acordaran retrasar la fecha del Brexit hasta el próximo 31 de octubre. La Unión Europea (UE) pretende dejar ahora en un segundo plano el Brexit para concentrarse en cuestiones positivas sobre el futuro del proyecto comunitario. Frente al nuevo calendario, la 'premier' Theresa May recalca que su "prioridad" sigue siendo salir de la UE con un acuerdo "lo antes posible". Por ello, ayer urgió a la Cámara de los Comunes a resolver la situación: "Las opciones que afrontamos son escasas y el calendario está claro".

Desde que el pasado noviembre Londres y Bruselas pactaron el Acuerdo de Retirada, las dificultades para que la Cámara de los Comunes ratifique el pacto han dado lugar a unos meses de intensa actividad y negociación en la UE para dar luz verde a varios retrasos del Brexit y prepararse ante una hipotética ruptura sin acuerdo. Con la prórroga adoptada en la cumbre, la UE espera reducir el espacio que el Brexit ha ocupado en su agenda los últimos tiempos.

El portavoz de la CE, Margaritis Schinas, afirmó ayer que el Ejecutivo comunitario está "satisfecho" con el resultado de la reunión de líderes, en la que se concedió una prórroga flexible a Londres, una solución a medio camino entre la extensión corta por la que abogaba Francia y la más larga que favorecía Alemania. El Reino Unido podrá dejar la Unión el primer día del mes posterior a que el Parlamento de Westminster ratifique el Acuerdo de Retirada, es decir, si los diputados británicos aprueban el pacto el 16 de agosto, el Brexit se producirá el 1 de septiembre.

"La unidad de la Unión Europea se preservó al completo. No habrá renegociación del Acuerdo de Retirada durante el tiempo de la extensión", comentó Schinas, quien también hizo referencia al compromiso británico de actuar "de un modo constructivo y responsable" durante esta segunda extensión "de acuerdo con el principio y deber de cooperación sincera". "Esperamos que el Reino Unido cumpla este compromiso y trate esa obligación de una forma que refleje su situación como un Estado miembro saliente", apuntó.

La principal preocupación de los países que abogaban por otorgar a Londres una prórroga corta, con Francia a la cabeza, era que el Reino Unido impidiera el buen funcionamiento del club comunitario y bloqueara la toma de decisiones durante una extensión larga que podría haber llegado hasta el año, como planteó en un principio Donald Tusk.

El portavoz de la CE reiteró que los veintisiete países que seguirán en la UE tras el Brexit continuarán reuniéndose sin los representantes británicos "para debatir cuestiones relativas a la situación tras la retirada del Reino Unido". Además, recordó que durante la nueva extensión los preparativos de la Unión para una posible marcha sin pacto "seguirán siendo relevantes porque debemos estar totalmente preparados para todas las opciones posibles".

En ese sentido, la comisión de Presupuestos del Parlamento Europeo aprobó ayer una propuesta para mantener la implementación del presupuesto de la UE durante 2019 en el caso de que el Brexit se produzca sin acuerdo. De ese modo, sería posible que los beneficiarios británicos recibieran hasta fin de año los pagos en ámbitos como la agricultura o el programa Erasmus, siempre que Londres aporte las sumas comprometidas en las cuentas de la UE para 2019.

El nuevo retraso del Brexit también señala que si el Reino Unido sigue siendo Estado miembro entre el 23 y el 26 de mayo, cuando se celebran las elecciones a la Eurocámara, y no ha ratificado el acuerdo para el 22 de mayo, deberá convocar los comicios al Parlamento Europeo en su territorio.

Mientras, a fin de recabar el mayor consenso posible dentro de Westminster, el Gobierno de May reanudó ayer sus negociaciones con el Partido Laborista. El Ejecutivo tendió la mano a la oposición liderada por Jeremy Corbyn para superar el bloqueo, una práctica -negociar con la oposición- "no habitual en la política británica", según reconoció ayer la 'premier'.

"Alcanzar un acuerdo no será fácil porque para que sea exitoso implicará que ambas partes deberán realizar compromisos", dijo, "profundamente convencida" de que dentro de esta "situación única" es preciso que las dos partes "trabajen juntas". Corbyn, por su parte, sostuvo ayer que, si el Gobierno conservador quiere que "estas negociaciones sean un éxito, deberá llegar a compromisos".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios