durante su asamblea política en bruselas

Los Populares europeos suspenden al partido de Orbán pero evitan expulsarle

Ni la expulsión ni irse de rositas. El camino intermedio es el que ha escogido el Partido Popular Europeo (PPE) a la hora de castigar al Fidesz, la formación del primer ministro húngaro

Foto: El primer ministro húngaro Víktor Orbán llega a la asamblea del PPE en Bruselas, este miércoles. (Reuters)
El primer ministro húngaro Víktor Orbán llega a la asamblea del PPE en Bruselas, este miércoles. (Reuters)

Fidez, el partido del primer ministro Viktor Orbán, ha sido suspendido del Partido Popular Europeo (PPE) de forma inmediata y hasta nuevo aviso por 190 votos a favor y 3 en contra, según ha explicado el presidente del partido Joseph Daul. El PPE ha celebrado esta votación en su asamblea política después de que un grupo de partidos miembros de la familia política enviaran las cartas necesarias a Daul para comenzar el procedimiento. El resultado casi unánime indica que la decisión se ha tomado de forma consensuada, que ha contado con el beneplácito de la gran mayoría de la formación.

Orbán, que lidera el gobierno húngaro desde 2010 y que ha llevado a Hungría hacia el sendero autoritario, ha recibido este castigo después de que su Ejecutivo pusiera en marcha una campaña en la que acusaba a un compañero del PPE, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, de conspirar con el millonario de origen húngaro George Soros para obligar a Hungría a admitir inmigrantes ilegales. Un “comité de sabios” vigilará que el partido de Orbán vaya cumpliendo con las peticiones que le ha realizado el PPE. Estará compuesto por históricos de la formación como Herman Van Rompuy, expresidente del Consejo Europeo; Wolfgang Schüssel, antiguo canciller austriaco, y Hans-Gert Pöttering, que presidió la Eurocámara.

Es el último de los choques entre Budapest y Bruselas, que tienen un largo historial. En 2017 el Gobierno húngaro puso en marcha la campaña “Stop Brussels” en la que consultaba a los ciudadanos qué medidas tomar para frenar las políticas de la Unión Europea. En septiembre de 2018 el Parlamento Europeo inició contra Hungría el procedimiento del artículo 7, un sistema de infracción contra los países que violan el Estado de derecho y que puede finalizar eliminando los derechos a voto del Estado miembro en el Consejo de la UE.

El presidente del PPE Joseph Daul. (EFE)
El presidente del PPE Joseph Daul. (EFE)

Nuestro 'enfant terrible'

Durante años se ha acusado al PPE de encubrir y blanquear a Orbán mientras este atacaba la independencia judicial en Hungría y también a los medios de comunicación independientes. Daul siempre ha defendido que en todas las familias políticas hay “enfants terribles”, y que el del PPE se llama Orbán. En la rueda de prensa posterior a la votación, este ha hecho toda una declaración de intenciones. “No cambiaré mis políticas ni mi enfoque político. No queremos inmigración, queremos proteger los valores cristianos”, ha asegurado.

Sin embargo esta última gota fue la que colmó el vaso y durante las últimas semanas los números iban muy en contra de Orbán. Dos de las delegaciones más poderosas no se posicionaron: la de la CDU alemana y la del PP español. Berlín, como Manfred Weber, el candidato del PPE para presidir la próxima Comisión Europea, buscaron una solución de compromiso que evitara la expulsión de Fidesz de la familia política. La CDU alemana es la que siempre ha patrocinado la idea de Daul de que manteniendo a la formación húngara dentro del PPE, en algún momento se le podría acabar reconduciendo a una conducta más en línea con los valores europeos. Esa batalla parece hoy ya perdida, pero la cercanía de las elecciones parece conducir a la familia popular a dar una patada hacia delante al problema.

La suspensión acordada hoy quita a Fidesz el derecho a participar en los encuentros del PPE, así como su derecho a voto y la propuesta de candidatos a puestos. En el 2000 ya se suspendió a los populares austriacos por su pacto de Gobierno con la extrema derecha que después ha reeditado Sebastian Kurz, canciller austriaco, sin ninguna consecuencia. Fue precisamente cuando Schüssel, uno de los elegidos para supervisar la progresión de Orbán, accedió a ser canciller austriaco cuando le suspendió PPE que ahora le ha encargado vigilar al húngaro.

Víktor Orban durante la rueda de prensa posterior a la decisión. (Reuters)
Víktor Orban durante la rueda de prensa posterior a la decisión. (Reuters)

Intereses mutuos

A pocos interesaba dentro del PPE que Orbán saliera del partido justo ahora, antes de unas elecciones europeas, lo que le lanzaría a los brazos del bloque euroescéptico que liderará la Lega de Matteo Salvini. Los populares, una fuerza política que, como casi todas en Europa, atraviesa una larga crisis, necesita los eurodiputados húngaros para seguir manteniendo una buena posición en la Eurocámara y su pérdida sería un problema grave para el PPE. De hecho, el propio Orbán se ha jactado de ello: “En las últimas elecciones tuvimos el 70% de los votos. Nadie quiere que nos vayamos”.

Pero el equilibrio es muy complicado, y hay cierto consenso en que la situación será insostenible en el largo plazo. Orbán ya ha hecho amagos de marcharse del PPE durante las últimas semanas, y al inicio de este miércoles, cuando todavía la suspensión era solo un rumor, Fidesz calificó la medida de “humillante”.

Nadie descarta que el húngaro acabe abandonando las filas populares en algún momento del futuro próximo. Y en la bancara euroescéptica se frotan las manos, porque sería una incorporación clave, aunque las relaciones entre muchos de ellos son muy complejas. En cualquier caso, hace algunos meses en los círculos eurófobos de Bruselas nadie apostaba por contar con Orbán entre los suyos. Hoy ya muchos indican que la posibilidad es más alta.

Un “comité de sabios” vigilará que el partido de Orbán vaya cumpliendo con las peticiones que le ha realizado el PPE. Estará compuesto por históricos de la formación como Herman Van Rompuy, expresidente del Consejo Europeo; Wolfgang Schüssel, antiguo canciller austriaco, y Hans-Gert Pöttering, que presidió la Eurocámara.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios