preocupación por las infraestructuras críticas

La UE refuerza los controles sobre las inversiones chinas en sectores clave

La Eurocámara aprueba un reforzamiento de los controles de inversiones extranjeras, una forma de poner freno a la inversión china en la UE, especialmente en sectores sensibles

Foto: Juncker durante la última cumbre UE - China en Pekín (REUTERS)
Juncker durante la última cumbre UE - China en Pekín (REUTERS)

La Eurocámara ha puesto fin a 17 meses de debate aprobando un reforzamiento de los controles de inversiones extranjeras en la Unión Europea, una forma de no decir directamente que el objetivo es poner freno a la inversión china en el Viejo Continente, especialmente en sectores sensibles.

Como las capitales ya aprueban esta propuesta su puesta en marcha definitiva será solo cuestión de unas cuantas semanas cuando den su luz verde formal al texto, que llega justo en un momento en el que aumenta la tensión y la desconfianza hacia Pekín, en plena oleada de medidas contra Huawei, la compañía asiática a la que muchos Gobiernos están cortando el acceso al mercado del 5G por acusarle de ser un agente del Ejecutivo chino.

Las nuevas normas europeas se centran en dos campos: proteger las “infraestructuras críticas” como energía, transporte o las comunicaciones, y por otro proteger algunas “tecnologías críticas” como la industria de la robótica o de la inteligencia artificial.

Esto se logrará a través de un “mecanismo de cooperación” entre los distintos Estados miembros, con la utilización de datos e información para detectar posibles riesgos. Hoy por hoy hay 14 Estados miembros que tienen controles de inversiones extranjeras (Austria, Dinamarca, Alemania, Finlandia, Francia, Letonia, Lituania, Hungría, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, España y el Reino Unido) pero los mecanismos tienen grandes diferencias entre ellos, lo que dejaba un auténtico agujero negro abierto: las inversiones extranjeras en un mercado como el europeo tienden a cruzar fronteras, y con sistemas de controles distintos entre los diferentes Estados miembros era perfectamente posible que una inversión entrara por Hungría y acabara tomando posiciones en Italia por la puerta de atrás.

Esta nueva propuesta ha contado con una amplia mayoría en la cámara, que en el Pleno de este jueves le ha dado luz verde con 500 votos a favor, 49 en contra y 56 abstenciones. “La adquisición de infraestructura, tecnologías o intereses estratégicos se está convirtiendo en un objetivo político”, ha avisado Franck Proust, el eurodiputado francés del Partido Popular Europeo (PPE) que ha liderado la ponencia de esta nueva directiva con la que la UE “podrá defenderse mejor” contra el “efecto mariposa de la inversión”.

Eurodiputados durante el Pleno del Parlamento Europeo (REUTERS)
Eurodiputados durante el Pleno del Parlamento Europeo (REUTERS)

Una preocupación de largo alcance

Es un nuevo paso en un camino que la UE viene recorriendo desde hace tiempo. En concreto la Comisión Europea está especialmente preocupada con las compañías y las inversiones chinas. “¿Tenemos que estar preocupados sobre Huawei y otras compañías chinas? Sí, creo que tenemos que estar preocupados”, aseguró hace solo unos meses Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión Europea a cargo del Mercado Digital.

Las nuevas normas llegan solo días después de que Mike Pompeo, secretario de Estado de los EEUU, comenzara una gira Europa central alertando a Hungría sobre los riesgos de tener lazos estrechos con China. “Los apretones de mano con Pekín suelen venir acompañados de ataduras, ataduras que dejarán a Hungría endeudada política y económicamente”, aseguró el americano en un discurso en Budapest.

En 2017 Estados Unidos ya vetó la adquisición por parte de inversión china de una compañía americana por motivos de seguridad nacional. En 2018 Alemania vetó por primera vez la adquisición de una empresa por parte de inversión china. Estos dos ejemplos muestran la preocupación que existe con la influencia que puede ganar Pekín con la adquisición de industrias clave.

Algunos creen que se llega ya tarde: por ejemplo Hauwei controla buena parte de las infraestructuras de telecomunicaciones en algunos Estados miembros, y la inversión china ha desembolsado mucho dinero en los últimos años en China con la adquisición de infraestructuras críticas para la seguridad de la UE.

Con la nueva norma, que establece un sistema de alertas y de intercambio de información, los Estados miembros tendrán que tener en cuenta las preocupaciones de otros países y también de la Comisión Europea a la hora de aceptar una inversión china en algunos de los sectores que se han recogido en la nueva regulación.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios