Es noticia
Menú
Bruselas propone que los hijos de parejas LGTBI sean reconocidos en toda la Unión Europea
  1. Mundo
Tema espinoso

Bruselas propone que los hijos de parejas LGTBI sean reconocidos en toda la Unión Europea

Se trata de una apuesta arriesgada de Von der Leyen, ya que requiere el voto unánime de todos los Estados miembros, pero algunos, como Hungría, no reconocen este tipo de uniones

Foto: Bandera LGTB en el edificio del Consejo Europeo. (Reuters/Francois Lenoir)
Bandera LGTB en el edificio del Consejo Europeo. (Reuters/Francois Lenoir)

El Ejecutivo comunitario ha propuesto este miércoles que los hijos de parejas LGTBI que estén registrados en un país de la Unión Europea sean reconocidos en todos los Estados miembros. Se trata de una idea polémica, espinosa, pero es una apuesta política de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Es compleja porque para ser aprobada requiere el voto unánime de todos los Estados miembros, pero hay países en la Unión que no reconocen este tipo de uniones, y, por lo tanto, tampoco la paternidad de sus hijos.

La Comisión Europea cree que esta medida podría beneficiar a dos millones de niños. “Todos los niños deben tener los mismos derechos, independientemente de la manera en que hayan sido engendrados o hayan nacido y de su tipo de familia”, ha defendido Didier Reynders, comisario de Justicia y el encargado de presentar la propuesta, que se encontrará con mucha oposición en el Consejo de la Unión Europea, donde el voto de cualquier país lo tumbaría.

Foto: Szájer József, eurodiputado y cercano aliado de Viktor Orbán en el partido Fidesz. (Reuters)

La propuesta de Bruselas es que el reconocimiento de la paternidad en un Estado miembro debería eliminar cualquier “procedimiento especial” a la hora de que esa paternidad especial sea reconocida en otro país, para lo que defiende que se establezca un Certificado Europeo de Paternidad voluntario que facilite este procedimiento a las familias transfronterizas. “Dejamos muy claro que el reconocimiento no puede ser rechazado de ninguna forma que sea contraria a la Carta de Derechos Fundamentales. Por ejemplo, no sobre la simple base de que los padres son una pareja del mismo sexo”, señala Reynders.

La Comisión sabe que está pisando terreno resbaladizo, que se trata de uno de los temas más delicados a tratar con algunos países de la Unión, como Hungría y Polonia, y que incluso puede dar munición al discurso de algunos líderes, como el húngaro Viktor Orbán, que defienden que Bruselas busca imponer una “ideología de género” sobre todos los países europeos. Por eso Reynders ha dejado claro que no se trata de entrometerse en las políticas nacionales sobre este asunto: se trata del reconocimiento del estatus legal reconocido por otro Estado miembro. “La propuesta no se aplicará a situaciones nacionales pero cuando un estado miembro ha establecido la paternidad, el resto lo tiene que reconocer”, ha explicado el comisario de Justicia.

placeholder Manifestación del Día del Orgullo en Bruselas. (EFE)
Manifestación del Día del Orgullo en Bruselas. (EFE)

El asunto vuelve a la agenda europea cada poco tiempo. En 2021, por ejemplo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) obligó a Bulgaria a expedir un documento de identidad a una niña nacida en España y cuyas dos madres, una de ellas búlgara, se encontraron con el rechazo de la administración de Sofía a emitir un documento si no había un padre y una madre.

La apuesta personal de Von der Leyen viene de lejos. En el discurso del Estado de la Unión que dio a finales de 2020 ya puso sobre la mesa el asunto, aunque ahora haya tardado dos años en presentar una propuesta firme: “Si eres un progenitor en un país, eres un progenitor en todos los países”, señaló ante la Eurocámara, reunida en Bruselas. Es el mismo mensaje que la alemana ha vuelto a señalar este miércoles en redes sociales tras la presentación de la propuesta.

El Ejecutivo comunitario ha propuesto este miércoles que los hijos de parejas LGTBI que estén registrados en un país de la Unión Europea sean reconocidos en todos los Estados miembros. Se trata de una idea polémica, espinosa, pero es una apuesta política de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Es compleja porque para ser aprobada requiere el voto unánime de todos los Estados miembros, pero hay países en la Unión que no reconocen este tipo de uniones, y, por lo tanto, tampoco la paternidad de sus hijos.

LGTBI Hungría Unión Europea
El redactor recomienda