Es noticia
Menú
Kiev acusa a Putin de "terrorismo nuclear" tras atacar e incendiar la mayor central de Europa
  1. Mundo
GUERRA RUSIA-UCRANIA

Kiev acusa a Putin de "terrorismo nuclear" tras atacar e incendiar la mayor central de Europa

"Si hay una explosión, será el fin de todo, el fin de Europa", alerta Zelenski, que pide a Europa que "despierte" después de que Rusia haya bombardeado la central de Zaporiyia

Foto: Volodímir Zelenski, en una imagen de archivo. (Getty/Presidencia de Ucrania)
Volodímir Zelenski, en una imagen de archivo. (Getty/Presidencia de Ucrania)

La madrugada del viernes, todas las alarmas saltaron en Ucrania. Tan solo unas horas después de que Kiev y Moscú hubieran anunciado un acuerdo para establecer corredores humanitarios, la ofensiva rusa se recrudecía sobre un enclave esencial: la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa. El ataque de las tropas del Kremlin sobre la planta energética había arreciado durante la jornada de este jueves, culminando en un bombardeo constante sobre las instalaciones a última hora de la noche. El fuego de artillería desató un incendio que alertó al Gobierno local. "Deben parar INMEDIATAMENTE", clamó en un principio el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, a las 2:34 de la madrugada hora local. Dos horas después, las autoridades informaban de que el incendio estaría controlado, pero el miedo de Occidente a un incidente nuclear ya era una realidad.

[Sigue en directo la actualidad de la guerra de Ucrania]

Para las 8:30 hora local, las tropas rusas han "tomado completamente control" de la planta, según sendos comunicados del organismo de Regulación Nuclear de Ucrania y la administración militar de la región. Se desconocen por el momento las víctimas mortales entre las fuerzas ucranianas encargadas de la defensa del sitio, pero el personal operativo local de la planta seguiría trabajando para "asegurar el funcionamiento seguro".

La planta, en el municipio de Energodar, es un punto estratégico en la planificación de Vladímir Putin. La central genera el 25% de la energía que produce Ucrania y alberga seis de los 15 reactores nucleares del país. El Ejército ruso ya trató de hacerse con el control de Zaporiyia a comienzos de la semana, pero su avance se vio limitado por las barricadas y una muralla humana de los trabajadores y habitantes de la zona, que interpusieron camiones y formaron una hilera de cientos de personas para impedir el acceso de los vehículos de Moscú. Rusia se replanteó la ofensiva y fue este jueves cuando agudizó su ataque.

En las imágenes, tomadas con las cámaras de la planta, se pueden observar los disparos y detonaciones contra el edificio hasta que, finalmente, se termina ocasionando el fuego. Los combates, sin embargo, continuaron en el exterior dificultando las labores de extinción y a pesar de los llamamientos de las autoridades para frenar la escalada y evitar un accidente de consecuencias catastróficas. Zelenski, que emitió un vídeo dirigiéndose a la población tras lo sucedido, acusó a Putin de querer "repetir" la catástrofe de Chernóbil recurriendo al "terror nuclear". "¡Europa debe despertarse ya! La central nuclear más grande de Europa está en llamas, se están desconectando ahora mismo unidades nucleares... Si hay una explosión, será el fin de todo, el fin de Europa".

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó tras lo sucedido de que estaba en contacto con las autoridades locales, que le trasladaron que por el momento no hay cambios en los niveles de radiación. El OIEA advirtió de que, si los reactores han sido alcanzados por el fuego de artillería, habría un "grave peligro". Pocos minutos antes del comunicado del ente, un asesor del presidente Volodímir Zelenski, Mykhailo Podoliyak, había cargado contra Moscú y alertado al resto del continente: "La planta está bajo asedio. Toda Europa está en riesgo de que se repita la catástrofe nuclear. ¡Los rusos deben para de disparar!".

Antes que él, el ministro de Exteriores ucraniano reclamó a Rusia cesar "inmediatamente", ante el gran peligro que, según las autoridades, se corría. "Están disparando a la central desde todos los flancos. Ya se ha desatado el fuego. ¡Si explota, será diez veces más grande que Chernóbil!", aseveró Kuleba en su cuenta de Twitter.

La alarma en Occidente fue tal que, al borde de las tres de la madrugada, Estados Unidos comunicó que el propio Joe Biden había hablado con Zelenski sobre la situación de la planta nuclear, solicitando la entrada urgente de los equipos de emergencias, según AFP. Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, elevó el tono para aseverar que Putin puede amenazar "la seguridad de toda Europa". El 'premier' ucraniano también intercambió información con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el canciller alemán, Olaf Scholz, o el presidente polaco, Andrzej Duda.

Poco más tarde, el Servicio Estatal de Emergencia ucraniano trasladó en un comunicado que la situación estaba dentro de los estándares permitidos y que el fuego se había quedado en el entorno de la central, en un edificio de formación, sin afectar al equipamiento "esencial". En cualquier caso, se optó por desconectar el sistema de energía de una de las unidades, la tercera, quedando solo en marcha la cuarta unidad. Pasadas las 3:15 horas, las autoridades confirmaron que la seguridad estaba garantizada.

En un principio, la Guardia Nacional fue la encargada de dar el aviso pasada la medianoche, informando del incendio en la planta en su canal oficial de Telegram. "Hay un incendio en la base de la central nuclear de Zaporiyia. A pesar de esto, el enemigo continúa disparando en dirección a la estación", señalaron en un texto recogido por EFE. "La Guardia Nacional, que custodia la planta, se queda para defenderla", recalcaron, añadiendo que "representantes de la planta afirman que actualmente existe una amenaza real de peligro nuclear". El alcalde de Energodar también había informado horas antes de fuertes combates en los accesos a la central nuclear.

La madrugada del viernes, todas las alarmas saltaron en Ucrania. Tan solo unas horas después de que Kiev y Moscú hubieran anunciado un acuerdo para establecer corredores humanitarios, la ofensiva rusa se recrudecía sobre un enclave esencial: la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa. El ataque de las tropas del Kremlin sobre la planta energética había arreciado durante la jornada de este jueves, culminando en un bombardeo constante sobre las instalaciones a última hora de la noche. El fuego de artillería desató un incendio que alertó al Gobierno local. "Deben parar INMEDIATAMENTE", clamó en un principio el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, a las 2:34 de la madrugada hora local. Dos horas después, las autoridades informaban de que el incendio estaría controlado, pero el miedo de Occidente a un incidente nuclear ya era una realidad.

Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda