Es noticia
Menú
Johnson se queda solo: su asesora más fiel y parte de la cúpula de su equipo lo abandonan
  1. Mundo
Implicaciones para su liderazgo

Johnson se queda solo: su asesora más fiel y parte de la cúpula de su equipo lo abandonan

Munira Mirza, responsable de política del primer ministro y considerada su 'cerebro' desde 2008, renuncia. Otros tres miembros más sénior de su equipo también han dimitido

Foto: Boris Johnson. (EFE/Neil Hall)
Boris Johnson. (EFE/Neil Hall)

Los detalles ajenos al gran drama son los que acaban demoliendo las carreras políticas. Y es lo que puede pasar ahora con Boris Johnson. El 'premier' lleva días contra las cuerdas por el escándalo del 'Partygate'. Pero su (falsa) acusación al líder de la oposición laborista respecto al caso de un famoso pedófilo es lo que podría terminar sacándole de Downing Street.

Munira Mirza, responsable de política del primer ministro y miembro de su equipo desde sus tiempos en la alcaldía de Londres, ha presentado este jueves su dimisión después de que el líder 'tory' no haya pedido perdón por un señalamiento ampliamente desacreditado que ha provocado la ira de los parlamentarios, incluyendo los de su propio partido, cuando su liderazgo está precisamente más debilitado que nunca. Tras el duro golpe de la dimisión de Mirza, otros tres miembros más sénior de su equipo han dimitido. Se trata del director de Comunicación, Jack Doyle; del jefe de personal, Dan Rosenfield, y de su secretario privado, Martin Reynolds.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters/Henry Nicholls)

Acosado por la polémica sobre las fiestas celebradas en Downing Street en plenas restricciones por el covid, Johnson se muestra cada vez más a la defensiva en las sesiones de control al Gobierno en la Cámara de los Comunes. El ambiente últimamente es de lo más tenso después de que Scotland Yard haya anunciado que está investigando posibles infracciones criminales.

Ante las insistentes preguntas del líder de la oposición laborista, Keir Starmer, sobre si va a presentar su dimisión, Johnson normalmente apuesta por el ataque como mejor defensa. Pero este lunes fue más allá al afirmar, falsamente, que su rival político no procesó al delincuente sexual en serie Jimmy Savile cuando era director de la Oficina de Delitos Públicos. Fue un golpe bajo que dejó al 'premier' en muy mal lugar porque el caso de Savile es uno de los episodios más oscuros de la historia reciente del Reino Unido. Intentar agarrarse a ello para salir a flote cuando se está ahogando empeoró aún más su ya delicada situación.

Foto: Se llevaron a cabo varias investigaciones sobre las fiestas celebradas en pandemia. (EFE)

En este sentido, la salida de Mirza tiene tremendas implicaciones para su liderazgo. Primero, por su perfil: se considera el 'cerebro' de Johnson desde 2008. Segundo, por el motivo de su renuncia: afeando a Johnson no haberse disculpado por su gran error. Tercero, por la manera en que ha dimitido: con una carta incendiaria publicada en la revista 'The Spectator', biblia para los 'tories'.

“Eres un hombre mejor de lo que muchos de tus detractores jamás entenderán, por eso es tan desesperadamente triste que te defraudes al hacer una acusación difamatoria contra el líder de la oposición”, reza la misiva. “No es demasiado tarde para ti [para pedir perdón], pero siento decirte que es demasiado tarde para mí”, añade.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Getty/Leon Neal)

La renuncia de Mirza demuestra hasta qué punto Johnson está perdiendo no solo la confianza de sus filas, sino también la de sus aliados más próximos, la gente que ha estado a su lado desde que comenzó su carrera política. Un miembro del Partido Conservador describió desde el anonimato a la BBC a Mirza como “el cerebro de Boris y la asesora con más años de servicio”. “Que ella haya salido en un momento tan difícil y de una manera tan públicamente crítica es simplemente devastador para el primer ministro. Envía una fuerte señal al Partido Conservador de que incluso los más cercanos al primer ministro ahora han perdido la fe”, agregó.

Otra de las fuentes de la formación aseguró que era el inicio del fin. “El apocalipsis está precedido por todo tipo de cosas que nunca esperas que sucedan. La luna se vuelve roja y el sol se vuelve negro. Munira dejando a Boris tenía que estar en esa lista”.

Johnson también dejó caer que los diputados laboristas tenían problemas con las drogas

Johnson realizó el desafortunado comentario el pasado lunes en la Cámara de los Comunes, donde compareció de urgencia después de que la primera actualización de la investigación interna del 'Partygate' denunciara fallos de “juicio y liderazgo”. En la misma sesión, intentando salir al paso de las críticas, también dejó caer que los diputados laboristas tenían problemas con las drogas.

Este jueves, Johnson aclaró que no habla del “registro personal” de Starmer. “Entiendo totalmente que él no tuvo nada que ver personalmente con esas decisiones. Solo estaba destacando su responsabilidad por la Oficina de Delitos Públicos en su conjunto”. Con todo, en su carta de renuncia, Mirza recalca que debería haber ido más allá y disculparse por ello.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson, poco antes de la 'rebelión' de sus diputados (EFE/Andy Rain)

“No había una base justa o razonable para esa afirmación. Este no es el estilo y empuje habitual de la política; fue una referencia inapropiada y partidista a un caso horrendo de abuso sexual infantil. Trataste de aclarar tu posición hoy [jueves] pero, a pesar de mi insistencia, no te disculpaste por la impresión engañosa que diste”, matiza de manera tajante.

Según los analistas, el golpe de Mirza —que viene a recalcar a su exjefe que en política no todo vale— podría suponer un desafío al liderazgo del 'premier' mayor que la rebelión que desde hace días llevan intentando preparar sus críticos. En las últimas horas, cinco diputados 'tories' más se han sumado a los rebeldes que planean exigir la dimisión del 'premier' mandando su carta formal al Comité 1992, que agrupa a los conservadores sin cartera. Se necesitan 54 cartas para activar una moción de confianza. El número de las recopiladas hasta ahora permanece secreto, pero los rumores apuntan a una treintena.

Foto: Un cartel contra el Protocolo de Irlanda en Irlanda del Norte (Reuters/Clodagh Kilcoyne)

La renuncia de su asesora clave no es el único frente abierto que se presenta este jueves para Johnson. Por si su situación no fuera ya de por sí delicada, el ministro principal de Irlanda del Norte, el unionista Paul Givan, ha presentado su dimisión en protesta contra el Protocolo de Irlanda del Norte. La decisión la ha tomado después de reunirse en Belfast con su formación, el Partido Democrático Unionista (DUP), cuyo ministro de Agricultura, Edwin Poots, ordenó anoche de manera unilateral suspender los controles aduaneros previstos tras el Brexit a los productos que llegan a la provincia británica desde Gran Bretaña.

La dimisión de Givan provoca de manera automática la salida también del Ejecutivo autónomo de la viceministra principal, la dirigente del nacionalista Sinn Féin Michelle O'Neill, ya que el Acuerdo de Paz de 1998 obliga a gobernar en coalición a protestantes y católicos. Esto sume la provincia en una nueva crisis institucional, apenas a tres meses de las elecciones autonómicas. Según las encuestas, el Sinn Féin —cuya aspiración histórica es la reunificación con la República de Irlanda— podría convertirse por primera vez en el partido más votado.

La UE dijo que suspender los controles viola el derecho internacional y crearía más "incertidumbre e imprevisibilidad" para las empresas en Irlanda del Norte. La ministra de Exteriores británica, Lis Truss, y su contraparte negociadora, el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, han retomado este jueves sus conversaciones ante los problemas creados por el protocolo con miras a poder encontrar una solución.

Los detalles ajenos al gran drama son los que acaban demoliendo las carreras políticas. Y es lo que puede pasar ahora con Boris Johnson. El 'premier' lleva días contra las cuerdas por el escándalo del 'Partygate'. Pero su (falsa) acusación al líder de la oposición laborista respecto al caso de un famoso pedófilo es lo que podría terminar sacándole de Downing Street.

Boris Johnson Scotland Yard Irlanda del Norte Partido Conservador Británico Reino Unido
El redactor recomienda