La Justicia rusa allana el camino para desmantelar el movimiento político de Navalni
  1. Mundo
ÉL ASEGURA QUE NO SE RINDE

La Justicia rusa allana el camino para desmantelar el movimiento político de Navalni

Declara "extremistas" a varias organizaciones vinculadas al líder opositor, lo que conlleva la prohibición de su actividad y puede suponer penas de hasta seis años de prisión para sus integrantes

placeholder Foto: El líder opositor ruso Alexéi Navalni. (EFE)
El líder opositor ruso Alexéi Navalni. (EFE)

La justicia rusa ha declarado este miércoles "extremistas" a varias organizaciones vinculadas a Alexéi Navalni, lo que supone en la práctica el desmantelamiento inmediato del movimiento político del líder opositor, actualmente en prisión por un antiguo caso penal. Navalni ya ha dicho que no se rinde.

Con esta decisión, las actividades de estas organizaciones quedan prohibidas en territorio ruso: no podrán difundir ninguna información, ni efectuar transacción financiera alguna, participar en elecciones o convocar protestas. A partir de ahora, sus empleados, así como aquellos que cometan "acciones deliberadas relacionadas con la continuidad o renovación" de las mismas, afrontan "hasta seis años de cárcel", según ha denunciado la defensa.

"La decisión está sujeta a ejecución inmediata en cuanto al cese de las actividades de estas organizaciones", ha explicado el servicio de prensa del Tribunal Municipal de Moscú en su cuenta oficial de Telegram. El juez ha dictado sentencia tras 12 horas y media de juicio a puerta cerrada, debido a que se trata de un "secreto de Estado".

Foto: Protestas en Rusia a favor de Alexéi Navalni. (EFE)

Las organizaciones tienen ahora 10 días para recurrir la sentencia, algo que "ciertamente haremos", ha escrito en un comunicado Equipo 29, una ONG que participa en la defensa de las fundaciones sin ánimo de lucro.

En la vista de este miércoles, la primera real sobre el fondo del caso dado que la última audiencia solo duró una hora, todos los recursos de la defensa han sido rechazados, entre ellos la solicitud de que se pueda personar Navalni en el caso, la recusación del juez o la desclasificación de la documentación. Según la defensa, "nunca se presentaron pruebas adecuadas de la culpabilidad" de las organizaciones.

Navalni: "No iremos a ninguna parte"

La declaración como extremistas no ha sido ninguna sorpresa para el líder opositor y sus aliados. El propio Navalni ha asegurado no se rendirá y seguirá luchando contra la corrupción y por arañar votos al partido gobernante Rusia Unida. "Somos un grupo de personas que nos unimos y organizamos a los ciudadanos de Rusia que están en contra de la corrupción, (luchamos) por unos tribunales justos y la igualdad de todos ante la ley. Hay millones de ellos y mientras estén, no iremos a ninguna parte", ha escrito su equipo en la red social Instagram.

Foto: “Se ve bastante bien para una persona en su situación”. (Reuters/Shamil Zhumatov)

La Fiscalía de Moscú anunció el 16 de abril que buscaba declarar extremistas a las organizaciones sin ánimo de lucro fundadas por Navalni: Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK), Fondo para la Protección de los Derechos de los Ciudadanos (FZPG) y la red de oficinas del movimiento político del líder opositor.

La acusación sostuvo, entre otros argumentos, que "los objetivos reales de sus actividades son crear las condiciones para revertir los cimientos del orden constitucional".

En abril, el fiscal dio un primer paso hacia el desmantelamiento de las estructuras de Navalni al suspender ciertas actividades del movimiento político del opositor, cuya red de oficinas está repartida por varias regiones rusas desde el Lejano Oriente hasta Moscú. Un juez hizo al día siguiente lo propio con el FBK —azote del enriquecimiento ilícito entre altos cargos rusos— y el FZPG.

Foto: Foto de archivo del opositor Alexéi Navalni. (Reuters)

Acorralado por las autoridades rusas y la Justicia, el líder opositor decidió el pasado 29 de abril adelantarse a una decisión judicial que consideraba inevitable y disolvió su red de oficinas para proteger a sus colaboradores de la persecución penal.

Al día siguiente de la disolución de las sedes de Navalni, se supo que el supervisor financiero ruso, Rosfinmonitoring, ya había incluido a esta plataforma en la lista de organizaciones con vinculación con actividades extremistas y terroristas, lo que restringía sus actividades financieras.

En paralelo, Rusia ha adoptado el pasado mes una ley que prohibirá a cualquier persona involucrada en actividades de organizaciones extremistas presentarse a elecciones a cualquier nivel, una medida que afectará especialmente al movimiento del líder opositor.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias de Rusia Justicia
El redactor recomienda