Malka Leifer, acusada de 74 cargos por abuso sexual a alumnas, es extraditada a Australia tras años de lucha
  1. Mundo
se refugió en israel

Malka Leifer, acusada de 74 cargos por abuso sexual a alumnas, es extraditada a Australia tras años de lucha

Tres hermanas la acusaron de abusar de ellas cuando dirigía una escuela en Melbourne; tras huir a Israel y ser detenida, pidieron su extradición en 2014, pero no ha sido hasta ahora, pocas horas antes de cerrar el aeropuerto, cuando podrá ser juzgada

placeholder Foto: Malka Leifer, acusada de abusos sexuales a estudiantes del colegio que dirigía en Australia. Foto: Reuters
Malka Leifer, acusada de abusos sexuales a estudiantes del colegio que dirigía en Australia. Foto: Reuters

Malka Leifer, de 54 años, dirigía la escuela para niñas Adass Israel Haredi, ubicada en la ciudad de Melbourne (Australia) allá por 2008. En ese mismo año tuvo que huir del país y se refugió en Israel después de que varias alumnas de ese mismo centro la acusaran de haber abusado sexualmente de tres alumnas desde 2001. Tras unas sospechas de este calibre, la junta directiva de la escuela la expulsó y Leifer se fugó a Australia. Desde ese momento dio comienza una dura batalla judicial que este lunes ha experimentado una pequeña victoria: seis años después de ser detenida y con 74 cargos por presunto abuso sexual a menores a su espalda, la exdirectora es finalmente extraditada a Australia para ser juzgada por sus delitos.

Ha sido una de las tres hermanas que denunciaron a la exdirectora y levantaron una campaña contra la misma, Dassi Erlich, quien ha compartido la noticia de su extradición: "Leifer está en camino de regreso a Australia". Una información que también ha sido confirmada después por el abogado de la acusada, Nick Kaufman, quien lo ha confirmado al diario ABC News. De hecho, su traslado en avión se ha producido justo en el último momento, ya que el aeropuerto internacional de Israel ya ha cerrado sus puertas este mismo día por temor a la entrada de la nueva variante británica del coronavirus.

Sin embargo, el proceso de extraditación de Leifer lleva gestándose desde 2014, cuando finalmente fue detenida por la Interpol, que activó una orden internacional de busca y captura contra ella tras ser acusada de abusos sexuales a menores. No obstante, la defensa de la acusada fue rápida y, con el objetivo de poder ganar tiempo antes de ser devuelta a Australia — donde sería juzgada por estos cargos —, trató de demostrar que la detenida estaba mentalmente incapacitada; un pretexto que sirvió para que en 2016 un tribunal de Jerusalén paralizase el procedimiento al considerar que Leifer no estaba en condiciones de ser juzgada.

placeholder Las hermanas Elly Sapir, Dassi Erlich y Nicole Meyer, presuntas vícimas de Leifer. Foto: Reuters
Las hermanas Elly Sapir, Dassi Erlich y Nicole Meyer, presuntas vícimas de Leifer. Foto: Reuters

Pero este 'alivio' judicial no le sirvió de mucho. Después de las denuncias presentadas por las tres hermanas víctimas, la organización Jewish Community Watch (JCW) — una organización judía dedicada a la prevención del abuso sexual infantil dentro de la comunidad judía ortodoxa — se volcó en su caso y quiso ayudar a las denunciantes a agilizar la investigación para que la exdirectora se plantase ante un juez. De modo que desde JCW contrataron a un detective privado para que siguiese de cerca a Leifer y así demostrar que la acusada llevaba un estilo de vida y rutinas completamente normales que no evidenciaban ningún tipo de incapacidad mental.

Gracias a las imágenes aportadas por este detective a modo de prueba, la acusada volvió a ser capturada por la Interpol en 2018. Además, a principios del 2020, un equipo de expertos se encargó de evaluar el estado de Leifer y su informe de resultados determinó que lo único que había hecho durante todos esos años la mujer era fingir que padecía una enfermedad mental, según recoge The Times of Israel. Así fue como, de nuevo, arrancó el proceso para su extradición.

Finalmente, en septiembre del año pasado, un juez de Jerusalén aprobó la orden de extradición de la acusada a Australia. No ha sido hasta este lunes cuando Leifer ha sido vista por el aeropuerto, pocas horas antes de cerrar, para coger el vuelo que la llevará a la ciudad de Frankfurt, en Alemania, y de allí a Australia.

Abuso sexual
El redactor recomienda