Tensión, rabia y miedo: las calles de EEUU ya reflejan la ansiedad electoral del país
  1. Mundo
EL PAÍS AGUANTA LA RESPIRACIÓN

Tensión, rabia y miedo: las calles de EEUU ya reflejan la ansiedad electoral del país

Los estadounidenses aguardan el resultado final de las elecciones en un estado de completa ansiedad y preocupación por la pendiente resbaladiza por la que se desliza el país

placeholder Foto: Protestas en Filadelfia contra Donald Trump. (Reuters)
Protestas en Filadelfia contra Donald Trump. (Reuters)

La paz social en Estados Unidos pende de un hilo. Mientras que el presidente Donald Trump sigue proclamándose vencedor —pese a que Joe Biden está al filo de la victoria— y asegura que le están intentando 'robar' las elecciones, la incertidumbre contagia las calles del país. Dos días después de los comicios, los estadounidenses aguantan el aliento a la espera de conocer el resultado final. Aunque algunos demócratas, sin embargo, ya han decidido dar un paso adelante.

“Tenemos que luchar por nuestra democracia antes de que sea demasiado tarde”, vociferaba este miércoles una activista en la plaza McPherson, a unos metros de la Casa Blanca. Varias decenas de personas se habían congregado en este pequeño parque de Washington DC para protestar por las declaraciones de Donald Trump y exigir que “todo voto cuente” tras el intento del presidente de bloquear el escrutinio en estados clave como Pensilvania, Wisconsin o Michigan.

Conforme uno se acerca a la Casa Blanca, se puede observar cómo la gente aprovecha los últimos rayos de sol del otoño en las terrazas mientras, al lado, los hoteles, los restaurantes y las tiendas se siguen fortificando con palés de madera. Muchos de ellos se habían instalado a principios de semana por precaución de cara a las elecciones. Pero el fantasma de las protestas no solo no ha desaparecido sino que, por lo que parece, se ha multiplicado de cara a los próximos días.

Tensión, rabia... y miedo

Entre los votantes demócratas congregados en la plaza, bullía una extraña mezcla de sentimientos. Por un lado, tensión, incertidumbre y cautela ante el complejo panorama político y legal que se abre en los próximos días. Ahora mismo, Joe Biden está a tan solo seis votos electorales de lograr la victoria, después de que este miércoles consiguiera vencer en Michigan y Wisconsin. Si consigue Nevada o Pensilvania, dos estados que tiene muy favorables, el líder demócrata de 77 años podría proclamarse ganador este mismo jueves.

Pero la emoción que sobresale por encima de todas es la rabia. Rabia, aseguran estos demócratas, por la forma en que el presidente trata de deslegitimar el resultado de las elecciones, busca detener el escrutinio del voto por correo y proclamarse ganador antes de tiempo. El detonante fue la rueda de prensa de Donald Trump durante la madrugada del martes, en la que aseguró que estos comicios estaban siendo una "vergüenza para el país" por el supuesto fraude. Horas después, el presidente lanzó varias bombas en Twitter.

Foto: Imagen: Pablo L. Learte.

"Anoche yo iba en cabeza, a menudo muy sólidamente, en varios estados clave, la mayoría de ellos controlados y gobernados por demócratas. Entonces, uno tras otro, empezaron a desaparecer mágicamente conforme papeletas sorpresa se iban contando. MUY RARO", tuiteó la mañana del 4 de noviembre. "Están encontrando votos de Biden por todas partes... En Pensilvania, Wisconsin y Michigan", añadió.

El movimiento de los republicanos

De momento, los principales líderes republicanos se han desmarcado de la estrategia del presidente. Figuras importantes como Marco Rubio, senador por Florida, o Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado, han advertido de que hay que esperar a conocer los resultados finales para saber quién es el ganador. "Decir que has ganado las elecciones es diferente a acabar liderando el voto final. Y lo que vamos a ver en los próximos días, tanto en las carreras senatoriales como en la presidencial, es que cada estado publicará un resultado final", afirmó McConnell.

Entre los demócratas, existe una gran preocupación ante lo que vaya a hacer ahora el 'establishment' del Partido Republicano. Al menos es el temor de Fritz, un sindicalista de 60 años que se ha desplazado hasta el centro de Washington DC para "exigir" que se permita el escrutinio de todos los votos. "La pregunta a la que nos enfrentamos no es lo que va a hacer Trump cuando Biden gane oficialmente las elecciones. La gran pregunta es: ¿qué van a hacer los grandes poderes? ¿Le van a permitir seguir saliéndose con la suya?".

"Conozco gente que todavía se muestra cautelosa por lo que pueda pasar en las calles, mis amigos tienen miedo de las milicias de ultraderecha"

Por último, los simpatizantes demócratas congregados cerca de la Casa Blanca afirman que hay un factor a tener en cuenta para los próximos días: el miedo a lo que pueda ocurrir. "Conozco mucha gente que todavía se muestra cautelosa por lo que pueda pasar en las calles, mis amigos tienen miedo de las milicias de ultraderecha y quieren evaluar los riesgos para saber qué hacemos en los próximos días", cuenta Jessica, una profesora de 55 años. Su sindicato está preparando manifestaciones masivas para el sábado si, como parece, Joe Biden gana las elecciones y Trump no acepta los resultados.

Pero Washington DC no ha sido una excepción. En Filadelfia, varias personas se congregaron para exigir el escrutinio de "todos y cada uno de los votos". Esta ciudad, la más poblada de Pensilvania, uno de los estados clave para lograr la victoria electoral, seguía contando todavía los votos 24 horas después de que cerraran los centros electorales.

En Detroit, la ciudad más poblada de un estado clave como Michigan, que al final se ha teñido de azul demócrata, decenas de simpatizantes republicanos se agolparon en un edificio público para exigir la detención del conteo de votos de la ciudad. Varios guardias de seguridad tuvieron que ponerse en la puerta para evitar la entrada de los manifestantes. A gritos de “frenad el recuento”, seguían el guion de su líder Donald Trump, que había solicitado al Tribunal Supremo que congelara el escrutinio de las papeletas por correo en los estados clave.

Foto: Foto: EFE.

Pase lo que pase en los próximos días en Estados Unidos, las calles actuarán de catalizador de un país en ebullición. Es poco probable que, por mucho que pierda oficialmente Donald Trump, se retracte de sus palabras del martes, cuando aseguró que ya había ganado las elecciones y que estaban tratando de "robárselas". Y, aunque el Partido Republicano le presione para que acepte la posible victoria de Biden, el presidente ya ha plantado su semilla: millones de seguidores de Trump estarán convencidos de que Biden no ha ganado las elecciones limpiamente.

Joe Biden Tribunal Supremo
El redactor recomienda