HOKKAIDO ESTUVO A PUNTO DE GANAR AL VIRUS

¿Vuelta a la normalidad? Las tres claves que deja la segunda ola de contagios en Japón

La isla de Hokkaido llegó a reducir el coronavirus a uno o dos contagios por semana, pero solo 26 días después se vueñve a acercar a los dos centenares. ¿Qué ha pasado?

Foto: ¿Vuelta a la normalidad? Las tres claves que deja la segunda ola de contagios en Japón. (Reuters)
¿Vuelta a la normalidad? Las tres claves que deja la segunda ola de contagios en Japón. (Reuters)

El poder mortal del coronavirus ha provocado que más de medio planeta esté confinado en su casa. La idea es sencilla: no salir de los límites de nuestros hogares para, así, conseguir que se reduzca el número de contagios y poder volver a tener una vida en la más absoluta normalidad, donde poder salir a la calle, abrazarnos y hacer deporte, entre muchas otras cosas, sin riesgo de sufrir el virus. Pero una isla de Japón nos manda un aviso: cuidado con cantar victoria antes de tiempo.

Sin ningún género de dudas, Japón no es ni mucho menos un ejemplo en lo que a la gestión del coronavirus se refiere. Las medidas llevadas a cabo no han sido severas hasta hace escasos días y, de hecho, hasta el pasado fin de semana, la población ha podido disfrutar de la calle sin tener en cuenta el peligro que se corría, algo que ahora se traduce en que el país nipón sufre un importante crecimiento del número de casos. Sin embargo, hubo un oasis en ese desierto: la isla de Hokkaido.

Este territorio, de cinco millones de habitantes, fue el primero en reaccionar. Tras los primeros casos de coronavirus, el gobierno local.- desoyendo las recomendaciones del central-, decidió llevar a cabo una serie de medidas restrictivas: decretó el estado de emergencia y decidió cerrar las escuelas, los eventos masivos y se conminó a los ciudadanos a quedarse en casa. Y, además, rastreó el foco del virus y obligó al confinamiento a los habitantes que estuvieron en contacto con él.

Solo unas semanas más tarde, estas medidas comenzaron a surtir efecto, hasta el punto de que a mediados de marzo el número de nuevos contagios se redujo a uno o dos por día. Este hecho dio lugar a que el pasado 19 de marzo, el gobierno de Hokkaido decidiera levantar las medidas de confinamiento y regresar a la normalidad, mientras monitorizaba los nuevos casos y los posibles contactos que hubieran tenido para controlar la pandemia.

Pero no era oro todo lo que relucía y solo 26 días más tarde, Hokkaido se veía obligado a volver a decretar el confinamiento, ante el importante crecimiento de nuevos contagios. A pesar de haberse producido un levantamiento paulatino de medidas, de estar controlados todos los contagiados con síntomas y de no haber recibido un foco vírico de nadie procedente del exterior de la isla, los casos han vuelto a subir a 135 en la última semana. ¿Por qué?

Esa es la pregunta que se hacen las autoridades, que no entienden qué ha pasado para, solo un mes después, volver al mismo punto de partida en el que se encontraban en febrero. La segunda ola de infecciones ha llegado a uno de los lugares que mejor lo había conseguido controlar, una situación que deja tres claves a la hora de enfrentarnos a este virus: detección, pruebas y paciencia, tres claves para conseguir superarlo pronto.

Dos mujeres con mascarilla dialogan en el Parque Odori, en Sapporo (Hokkaido). (Reuters)
Dos mujeres con mascarilla dialogan en el Parque Odori, en Sapporo (Hokkaido). (Reuters)

Las tres lecturas

En primer lugar, se ha confirmado que es fundamental la rápida actuación de las autoridades. Aquellas poblaciones en las que se ha conseguido localizar el foco de contagio con rapidez y aislarlo, han conseguido reducir drásticamente el número de personas contagiadas en sus territorios. La pronta actuación y la rapidez a la hora de tomar medidas ha servido en poblaciones como Hokkaido o Daegu (Corea del Sur) para ser la excepción a nivel mundial, según explica 'BBC'.

En segundo lugar, los expertos han podido confirmar una situación: la necesidad de hacer pruebas a todos los ciudadanos. En caso de haber tenido la posibilidad de hacerlo en Hokkaido, no solo se hubieran localizado todos los casos sino, sobre todo, los asintomáticos, lo que hubiera servido para 'acabar' con la enfermedad a nivel local. La falta de test ha dado lugar a que se reproduzca, al estar presente en personas que no eran conscientes de haberse contagio.

Y, en tercer lugar, conseguir acabar con esta pandemia va a ser algo mucho más largo de lo que se pensaba. Poder localizar todos los casos, aislarlos y evitar nuevos contagios es una misión harto difícil, solo comparable a la de encontrar una vacuna que erradique el virus. Hasta que una de las dos situaciones tenga lugar, el confinamiento puede ser la mejor solución, intercalado con periodos de normalidad relativa. La paciencia va a ser fundamental en estos tiempos de coronavirus.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios