Contra el confinamiento

Trump pide a 3 estados que se "liberen" del confinamiento ordenado por los demócratas

Ha pedido "liberar" tres estados gobernados por los demócratas, en una referencia al confinamiento impuesto por los gobiernos para atajar la expansión del coronavirus

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump (EFE)
El presidente de EEUU, Donald Trump (EFE)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dejado atónitos a muchos con los últimos mensajes publicados en su altavoz preferido, la red social Twitter. En tres mensajes consecutivos, ha pedido "liberar" tres estados gobernados por los demócratas, en una referencia al confinamiento impuesto por los gobiernos regionales para atajar la expansión del coronavirus.

"¡Liberad Michigan! ¡Liberad Minesota! ¡Liberad Virginia, y salvad vuestra segunda enmienda, está bajo asalto!", ha publicado en mayúsculas el mandatario estadounidense, en lo que muchos han entendido como un mensaje para alentar a las protestas de los últimos días contra el confinamiento que se están multiplicando en estados como Michigan, Ohio, Carolina del Norte, Utah, Virgina, Kentucky o Minesota. La segunda enmienda hace referencia al derecho de los estadounidenses a poseer armas.

En sus tuits, el mandatario ha mencionado los estados de Michigan, Virginia y Minesota, gobernados por miembros del Partido Demócrata, no así otros estados, como Utah u Ohio, donde también se han producido protestas pero son gobernados por miembros del Partido Republicano. El gobernador del estado de Washington, el demócrata Jay Inslee, ha afirmado que Trump está "fomentando la rebelión interna" con sus tuits.

Entre los estados directamente apelados por Trump, tanto en Michigan como en Minesota, el gobierno local ha impuesto órdenes de confinamiento en casa a la población y ha forzado el cierre de negocios y escuelas.

Esta misma semana, más de 1.000 manifestantes organizados por grupos conservadores y afines a Trump organizaron una protesta en sus vehículos alrededor de la sede del gobierno de Michigan contra las restricciones de apertura de negocios. En Minesota, un grupo llamado "Liberad Minesota" organizó otra protesta este mismo viernes contra las restricciones impuestas por el gobierno local. El detalle sobre la segunda enmienda con respecto a Virginia hace referencia a las medidas de control de armas aprobadas la semana pasada por el gobernador del Partido Demócrata Ralph Northam.

Protestas en Michiga. (Reuters)
Protestas en Michiga. (Reuters)

Tanto estas protestas como las de otros estados, algunas multitudinarias y otras de apenas una decena de personas, han atraído a miembros de grupos conservadores o de incluso extrema derecha. Algunos de los manifestantes en Michigan, por ejemplo, portaban consigo banderas confederadas y armas. Este mismo miércoles, grupos como los 'Proud Boys' y otros movimientos de extrema derecha se manifestaron en la llamada "Operación Gridlock" contra las órdenes de confinamiento de la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, bajo el lema "Confinadla a ella". Whitmer ha restado importancia a la protesta afirmando que se trataba "en esencia una manifestación política (no social)" contra los demócratas.

Miles de empleos destruidos

Aunque por el momento la mayoría de las protestas parecen motivadas por afinidades políticas, el espectro de los disturbios y protestas por el encierro forzoso por el coronavirus y sus consecuencias sobrevuela la política estadounidense, que está todavía decidiendo cómo y cuándo empezar a reabrir la economía sin poner en peligro más vidas. La crisis de coronavirus está triturando el tejido económico del país a un ritmo sin precedentes. Durante las 106 semanas que duró la Gran Recesión de 2008 y 2009, se destruyeron unos 8,8 millones de empleos. Ahora, en solo tres semanas, la pandemia ha destruido casi el doble: 16,8 millones de trabajos. Números especialmente devastadores en un país donde un tercio de la gente no tiene ahorros, una cifra que sube al 50% entre las personas que ganan menos de 50.000 al año.

Los tuits de Trump se producen apenas un día después de que el presidente afirmara que los gobernadores "estarán al mando" de las decisiones concretas de "desconfinamiento" en cada estado, cuando Estados Unidos registra casi 687.000 casos de coronavirus, de los que han fallecido 32.232. Solo en las últimas 24 horas, habrían fallecido más de 4.500 personas en el país.

Este jueves, el mandatario anunció su plan de abrir "progresivamente" la economía estadounidense en las próximas semanas, una decisión que no ha sido muy bien recibida en los estados más afectados por la pandemia de coronavirus, entre ellos Nueva York. Su gobernador, Andrew Cuomo, también ha sido blanco de las críticas de Trump en una sarta de mensajes de Twitter, en las que el mandatario ha afirmado que Cuomo debería "pasar más tiempo haciendo cosas en lugar de tanto quejándose". Según Trump, el estado de Nueva York, epicentro del coronavirus en EEUU, ha recibido "mucho más dinero, equipos y ayuda que ningún otro estado, (...) y no ha dado las gracias".

Reabrir EEUU

Las nuevas pautas de reapertura del país no incluyen fechas exactas de reapertura, aunque Trump ha sugerido a los distintos gobernadores que podrían iniciar el proceso a partir del 1 de mayo, lo que implicaría que a mediados de junio volverían a la normalidad.

El documento, titulado oficialmente como "Abriendo EEUU de nuevo", está dividido en tres fases. En la primera, se recomienda a los ciudadanos que sigan confinados en casa, especialmente a aquellos más vulnerables, mientras que se debe fomentar el teletrabajo siempre que sea posible y volver a las tareas productivas en fases. Si se sale de casa se deben evitar las aglomeraciones de más de 10 personas. En la segunda fase, los colegios podrán reabrir y se podrán realizar viajes no esenciales. La tercera y última fase consistiría en una vuelta a la normalidad manteniendo el distanciamiento social.

El gobernador de Minesota, Tim Walz, ha contestado a los tuits del presidente de EEUU afirmando que ha llamado a la Casa Blanca: "Llamé para preguntar, ¿qué estamos haciendo de manera diferente [al plan en tres fases de Trump] para avanzar hacia el retorno de la mayor cantidad de personas a la fuerza laboral sin comprometer la salud de los residentes de Minnesota o de los proveedores?". El gobernador de Virginia, por su parte, respondió a las preguntas de los periodistas sobre los mensajes de Trump con un escueto "no tengo tiempo de meterme en guerras de Twitter".

Según una encuesta de la empresa demoscópica Pew Research, cuya muestra fue tomada entre el 7 y 12 de abril, el 81% de los estadounidenses de tendencia pro demócrata afirmaban que su mayor preocupación era que los gobernadores levantaran las restricciones demasiado pronto, frente a solo un 51% de los de tendencia republicana. Un 46% de los republicanos estaban más preocupados porque las restricciones no se levantaran lo suficientemente pronto.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios