El médico chino al que censuraron y acabó contagiado por el coronavirus
  1. Mundo
Fue obligado a retractarse

El médico chino al que censuraron y acabó contagiado por el coronavirus

Un oftalmólogo de Wuhan, epicentro de la infección, fue acusado de hacer "comentarios falsos" tras pedir a sus colegas de que se protegieran de un virus del que las autoridades aún no habían alertado

Foto: El médico chino al que censuraron y acabó contagiado por el coronavirus
El médico chino al que censuraron y acabó contagiado por el coronavirus

Lo ocurrido con Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan cuya muerte se ha conocido este jueves, demuestra la opacidad y la censura con que China trató, en un primer momento, la crisis generada por el brote del nuevo coronavirus, que ha provocado hasta ahora la muerte de al menos 563 personas y ha dejado más de 28.000 afectados en todo el mundo.

[Última hora sobre el coronavirus de China]

Corría el 12 de diciembre de 2019 cuando un joven ingresaba en uno de los hospitales de Wuhan (China) en extrañas circunstancias, con alta fiebre y graves problemas para respirar. Los médicos pronto descubrieron que los síntomas correspondían a los de una neumonía vírica, aunque estaban desconcertados por el origen del caso.

Según relata la BBC, en diciembre de 2019, Li estaba trabajando en el Hospital Central de Wuhan cuando se detectaron siete casos de ese virus que se asemejaba al SARS pero que no sabían exactamente qué era ni de dónde provenía. Los pacientes fueron puestos en cuarentena y el 30 de diciembre, Li envió un mensaje a sus compañeros en un chat, en el que les advertía del brote y les recomendaba que usaran ropa protectora para evitar contagios ante la falta de información y el avance de esta nueva enfermedad.

Foto: Médicos silenciados y alerta tardía. ¿Pudo China evitar la epidemia del coronavirus?

Pero a principios de enero, las autoridades de Wuhan estaban tratando de mantener en secreto la noticia sobre la aparición de este brote, por lo que cuatro días más tarde de haber enviado el mensaje a sus colegas, Li recibió una visita de los funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública de China, quienes le pidieron que dejara de alarmar a la población y le invitaron a que firmase una carta en la que le acusaban de "hacer comentarios falsos" que perturbaban "severamente el orden social".

"Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la Justicia, ¿se entiende?", se leía en la carta. Abajo, Li escribió: "Sí, entiendo".

El medio británico explica que Li fue una de las ocho personas que la policía dijo que estaban siendo investigadas por "divulgar rumores". Sin embargo, pasado el 20 de enero, cuando China declaró la emergencia a raíz del brote, el doctor publicó una copia de la carta que le hicieron firmar en la red social Weibo explicando lo que pasó y cómo fue silenciado.

Foto: Del ébola africano a la gripe común: ¿es más chungo el coronavirus que otras pandemias?

Y aunque las autoridades locales se disculparon, los acontecimientos siguieron desencadenándose y, como habían insistido en que solo aquellos que entraban en contacto con animales infectados podían contraer el virus, a los médicos no les dieron instrucciones para protegerse.

Por eso, Li siguió pasando consulta. Una semana después de que recibiera la visita de la policía, tuvo que tratar a una mujer que sufría glaucoma y que no sabía que estaba afectada por el coronavirus. En el texto de Weibo, el médico describe cómo el 10 de enero empezó a toser, que al día siguiente tuvo fiebre, y dos días más tarde estaba en el hospital. Sus padres también se contagiaron y tuvieron que ser trasladados al hospital.

"Hoy me dieron el resultado de las pruebas de ácido nucleico y es positivo. Finalmente, he sido diagnosticado", publicó días después en la misma red social, suscitando miles de comentarios de apoyo. "El doctor Li Wenliang es un héroe", señalaba un usuario, preocupado por lo que esta historia dice sobre su país y el protocolo que se ha seguido con la detección de esta epidemia.

Coronavirus
El redactor recomienda