tras un acuerdo ante una demanda

3M de dólares por cumplir 35 años de cárcel: la recompensa de una mujer inocente

Pasó más de tres décadas en prisión por el asesinato de una joven en Reno, en 1976, que no cometió y logró librarse de la cadena perpetua gracias a las pruebas de ADN

Foto: La Corte Suprema de Nevada (Estados Unidos) ratificó la sentencia a cadena perpetua contra Cathy Woods en 1985. (Google Maps)
La Corte Suprema de Nevada (Estados Unidos) ratificó la sentencia a cadena perpetua contra Cathy Woods en 1985. (Google Maps)

La Comisión del Condado de Washoe, perteneciente al estado de Nevada (Estados Unidos), ha aprobado el pago de tres millones de dólares (unos 2,7 millones de euros) a Cathy Woods, quien cumplió 35 años de condena por un crimen del que fue declarada inocente.

Anita Carter —se hacía llamar Cathy Woods—, de 68 años, fue detenida en febrero de 1979 por la policía de Reno como presunta autora del crimen de Michelle Mitchel, una joven universitaria de 19 años, en 1976.

Así lo han fijado en un acuerdo con la defensa de la ex reclusa, quien presentó una demanda federal en 2016 contra contra la ciudad de Reno, dos ex oficiales de Reno, el ex fiscal de distrito del condado de Washoe, Cal Dunlap, dos ex oficiales de Shreveport y un médico que trató a Woods en el Centro Médico de la Universidad Estatal de Louisiana, según informa el medio local Reno Gazette Journal.

El 24 de febrero de ese mismo año, el coche de la estudiante sufrió una avería y avisó a su madre para que la recogiera en la vía en la que había quedado estacionada. Dos horas más tarde, las autoridades encontraron su cadáver en un garaje situado frente a la Universidad de Nevada de la pequeña ciudad donde acudía la joven. La víctima presentaba las manos atadas a la espalda y había muerto por un corte en la garganta.

Exterior de una de uno de los departamentos de la Universidad de Nevada en Reno, Estados Unidos. (Google Maps)
Exterior de una de uno de los departamentos de la Universidad de Nevada en Reno, Estados Unidos. (Google Maps)

Tras tres años, los investigadores solo pudieron hallar una colilla encontrada cerca del cuerpo como única prueba del crimen. Hasta que en 1979, los agentes de Reno recibieron el aviso por parte de las fuerzas de seguridad de la ciudad de Shreveport, en Louisiana, de que una interna de un centro psiquiátrico había confesado haber asesinado a Mitchel a otra compañera.

Sin pruebas de ADN y un sospechoso suelto

Después de entrevistarse con ella, las autoridades consideraron probada su implicación en el crimen y fue detenida y trasladada a dependencias policiales. Un año después fue condenada por asesinato con arma blanca y sentenciada a cadena perpetua (sin posibilidad de libertad condicional) por el Tribunal de Distrito del Condado de Washoe, basándose en la presunta confesión de la acusada y en que ella estuvo trabajando en la ciudad cuando se cometieron los hechos. Cabe destacar que Woods llevaba ingresada en un hospital psiquiátrico desde los 11 años y sufría esquizofrenia.

Cinco años más tarde, esta sentencia fue ratificada por la Corte Suprema de Nevada.

No fue hasta 2013 cuando la condenada pudo contactar por carta con el Proyecto de Inocencia de las Montañas Rocosas pidiendo que se realizasen pruebas de ADN para demostrar su inocencia. Finalmente, los resultados de las muestras halladas en la colilla del cigarrillo exculparon a Woods, pero sí fueron compatibles con las de un hombre.

Fue condenada a cadena perpetua dos veces, hasta que las pruebas de ADN confirmaron su inocencia

Sin embargo, el FBI no pudo esclarecer las coincidencias genéticas hasta julio de 2014, cuando las pruebas apuntaron a Rodney Halbower, un vecino de la localidad con amplio historial delictivo por delitos contra la mujer que se encontraba en libertad a la espera de juicio cuando Mitchel fue asesinada.

Tras estos nuevos hallazgos y mientras esperaban a que el nuevo sospechoso cumpliese con las penas carcelarias impuestas por anteriores cargos —entre ellos, dos de los asesinatos a mujeres que conformaron los llamados 'Asesinatos de Gypsy Hills'—, anularon la sentencia contra Woods y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Washoe desetimó todos los cargos contra ella, según recoge la cadena local KTVN, y quedó finalmente libre en septiembre de 2014 (y exonerada en 2015).

Según el Registro Nacional de Exoneraciones, Woods ha sido la presa que más tiempo ha permanecido en prisión antes de demostrarse su inocencia. Pese al acuerdo alcanzado con el Condado de Washoe, el daño es irreparable, tal y como expresaba su abogada en declaraciones recogidas por Los Angeles Times: "Ninguna cantidad de dinero compensará a la Sra. Woods por lo que sufrió, esto al menos contribuirá a brindarle atención".

La letrada siempre reprochó que nunca debió ser interrogada debido a sus problemas mentales.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios