broma en twitter

Trump insiste con Groenlandia y "promete" no levantar sus famosas torres allí

El presidente estadounidense bromea en Twitter con la compra de Groenlandia, después de que la primera ministra danesa quisiera zanjar el tema

Foto: El presidente de EEUU publicó en Twitter un montaje de una de sus torres en Groenlandia
El presidente de EEUU publicó en Twitter un montaje de una de sus torres en Groenlandia

El tema sobre el interés de Donald Trump en comprar Groenlandia no se ha parado, a pesar de que la primera ministra danesa quisiera ponerle punto final a la cuestión. Después de que Mette Frederiksen insistera en que "no hay nada más que hablar" sobre el tema y que "Groenlandia no está en venta", el presidente de Estados Unidos ha vuelto a la carga, ahora con algo más de humor, a través de su herramienta favorita de comunicación, Twitter. "Prometo no hacerle esto a Groenlandia", escribe, acompañando sus palabras de un montaje en el que se puede ver una zona de la isla con una inmensa torre Trump construida a orillas del agua.

El magnate estadounidense y actual presidente republicano pone nombre a cerca de una veintena de edificios en todo el mundo, entre hoteles, clubes privados, campos de golf o torres de apartamentos, entre ellos la Torre Trump de la Quinta Avenida de Nueva York, construida en la década de los ochenta y que alberga el ático que el presidente usa como residencia privada, así como la sede central de la organización que lleva su nombre.

El comentario del presidente ha generado, como era de esperar, muchas interacciones en la red social: cerca de 200.000 'likes' y más de 45.000 retuits tiene ya su meme casero. No obstante, también se ha ganado muchas críticas: "El narcisismo de Trump no tiene límites, está proyectando sus inseguridades y utilizando su estúpida Torre Trump como un símbolo fálico para ocultar su vergüenza interna por ser un viejo perdedor", escribe un cirujano en respuesta al tuit. Quejas por la incompetencia del presidente se enfrentan a aplausos por su buen humor en las miles de reacciones que tuvo su comentario en Twitter.

Tal y como publica 'The Guardian', el interés de Trump en la inmensa isla no radica ni en sus recursos naturales ni en su importancia geoestratégica, sino en lo que supondría para el republicano: el negocio inmobiliario de su vida. Adquiriendo Groenlandia, Trump estaría detrás de la compra de un territorio que equivale a una cuarta parte de Estados Unidos, por lo que consolidaría su lugar en la historia al lado del presidente Andrew Johnson, encargado de comprar a Rusia el terreno de Alaska en 1867, y de Thomas Jefferson, que hizo lo propio con Lousiana en 1803, adquirida a los franceses.

Sin embargo, Frederiksen ya se lo dejó claro: Groenlandia no solo no está en venta, sino que en caso de que lo estuviera, no sería a Dinamarca a quien tendría que dirigirse: Groenlandia es un territorio autónomo (salvo a nivel de política monetaria, exterior y de defensa) desde 2009, por lo que cualquier transacción con la isla debería contar con la aprobación de su pueblo, el groenlandés. Los daneses no tienen nada que decir.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios