AUNQUE descarta desplegar nuevos en Europa

La OTAN se prepara para "un mundo con más misiles rusos"

La Alianza se prepara para "un mundo sin el INF", aunque la OTAN no tiene intención de desplegar nuevos misiles en Europa pese al desarrollo de este armamento por parte de Rusia

Foto: Misiles balísticos intercontinentales Yars RS-24 durante un desfile en la Plaza Roja de Moscú. (Reuters)
Misiles balísticos intercontinentales Yars RS-24 durante un desfile en la Plaza Roja de Moscú. (Reuters)

La OTAN no tiene intención de desplegar nuevos misiles en Europa pese al desarrollo de este armamento por parte de Rusia, en el caso de que fracase el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF), aseguró este martes su secretario general, Jens Stoltenberg, quien urgió una vez más a Moscú a volver a cumplir con un tratado que EEUU ha decidido abandonar.

La cuestión del INF será el epicentro de la Conferencia de Seguridad de Múnich que se celebra esta semana. Aunque Rusia ha descartado una nueva Guerra Fría tras la suspensión por parte de Washington -y posteriormente de Moscú- del tratado, el primer acuerdo de desarme sellado en 1987 entre ambos países y destinado a eliminar todos los misiles nucleares y convencionales de rango corto y medio, la Alianza se prepara para "un mundo sin el INF", afirmó Stoltenberg.

"No tenemos intención de desplegar nuevos misiles nucleares de tierra en Europa", indicó el secretario general de la OTAN, quien confirmó que los ministros aliados de Defensa abordarán en su reunión del miércoles y jueves en Bruselas "qué pasos debemos dar" para adaptarse al incumplimiento ruso del INF y a "un mundo con más misiles rusos".

Washington y Moscú se acusan mutuamente de violar INF, que prohíbe fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros). La decisión de retirarse de un tratado de misiles tan decisivo no fue una excentricidad más del presidente Donald Trump, sino que responde a una exigencia de la comunidad estratégica de EEUU, liderada por el Consejero de Seguridad Nacional John Bolton, que demanda una relación más realista con Rusia.

El fin del INF -y sus consecuencias de calado para la seguridad del continente europeo- tiene sus orígenes en la retirada de EEUU del ABM, un tratado que prohibía, o al menos limitaba, el uso de misiles anti-balísticos, en 2002. Desde ese mismo año la OTAN ha desarrollado un sistema antimisiles destinado a proteger a Europa de una potencial amenaza nuclear rusa, al que Moscú ha respondido con la construcción de una zona de denegación de acceso A2/AD con despliegue de misiles antiaéreos (S-300 y S-400) en Kola, Kaliningrado, Abjasia, Crimea y Siria.

Mientras, la Rusia de Vladimir Putin no sólo ha violado reiteradamente otros acuerdos internacionales como el INF, sino que directamente se ha retirado de otro importante mecanismo de desarme como es el CFE, un tratado que limitaba el despliegue capacidades convencionales en una amplia zona de Europa que va del Atlántico hasta los Urales.

"Mantendremos una disuasión efectiva"

Stoltenberg dijo que la OTAN quiere "mantener una disuasión y defensa efectivas" pero no quiso "especular sobre qué pasos" dará la Alianza. "Cualquier paso que demos será coordinado, mesurado y defensivo", se limitó a señalar. El político noruego insistió en que la OTAN sigue "comprometida con un control de armas significativo y los esfuerzos de no proliferación". "La OTAN no quiere una nueva carrera armamentística. No sería del interés de nadie", aseguró.

El secretario general aliado aseguró que Moscú "sigue desarrollando y desplegando varios batallones del misil SSC-8" en suelo europeo, "a pesar de los esfuerzos de EEUU y otros aliados durante muchos años para animar a Rusia a volver a cumplir" el tratado INF. "Todos sabemos que un tratado que solo respeta una parte no puede mantenernos seguros", añadió, y justificó en ese contexto que Washington haya anunciado, "con el completo apoyo de todos los aliados de la OTAN", su intención de retirarse del INF, algo que se hará efectivo en seis meses.

Para Stoltenberg, Rusia "tiene una última oportunidad de tomar un camino responsable. De volver a cumplir y salvar el tratado INF. Urgimos a Rusia a aprovechar esta oportunidad". Afirmó, asimismo, que "no hay nuevos misiles estadounidenses en Europa" y dejó claro que la OTAN lo que mantiene es sistemas de defensa de misiles balísticos "en los que no hay misiles" e "interceptadores que no están armados", que forman parte del acuerdo con Rumanía y Polonia sobre que "no habrá misiles ofensivos en esa parte" de la Alianza.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios