primer martes de noviembre

Las elecciones 'midterm', claves para Trump: qué son y por qué son tan importantes

En noviembre se renueva parte del Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos al completo, en unas elecciones que serán clave para el presidente republicano

Foto: Capitolio de Estados Unidos, en Washington. (Reuters)
Capitolio de Estados Unidos, en Washington. (Reuters)

El concepto de elecciones 'midterm' es complejo de entender en un país donde no existe una figura similar. Como ya indica su propio nombre, este proceso electoral se celebra en la mitad del mandato presidencial actual y se trata de un procedimiento en el que se elige el partido político que controlará las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos los últimos dos años, hasta las siguientes elecciones presidenciales. Si bien se hace más sencillo de comprender el concepto si se entiende como una especie de oportunidad que se da al votante para decidir si confía o no en las instituciones actuales para terminar el periodo de Gobierno, estas elecciones van mucho más allá de un mero referéndum para valorar las políticas de la presidencia.

Donald Trump se juega la estabilidad de su proyecto: ¿cuáles son sus opciones?

¿Cuándo son y cómo se vota?

Se celebran el primer martes de noviembre, en esta ocasión serán el 6 de noviembre de 2018.

A la hora de votar, los electores tienen en cuenta muchos factores, igual que ocurre en las presidenciales, aunque una de las principales preocupaciones de los estadounidenses suele ser el estado de la economía —se dice que "los estadounidenses vota con el bolsillo"—. Eso sí, la participación electoral suele ser más baja que en unos comicios presidenciales.

[Cómo se elige al presidente de Estados Unidos]

Elecciones de noviembre de 2013, en Virginia. (Reuters)
Elecciones de noviembre de 2013, en Virginia. (Reuters)

¿Qué se elige en las 'midterm'?

El conjunto de elegibles al completo está compuesto por 538 escaños: 435 corresponden a la Cámara de Representantes, 100 al Senado y tres son las representaciones del Distrito de Columbia. Los electores votan directamente para elegir a un tercio de los senadores y a todos los integrantes (435) de la Cámara de Representantes, que se renuevan cada dos años, o bien en las 'midterm' o bien en las presidenciales.

De este modo, se puede modificar el partido político que controla cada una de las cámaras del Congreso, que es quien tiene mayor facilidades para aprobar sus proyectos de ley. Eso sí, todas las leyes que se proponen deben pasar tanto por el Congreso como por el Senado para llegar al despacho del presidente, quien finalmente se encarga de sancionarlas. Actualmente, las dos cámaras están bajo control del Partido Republicano​.

Cámara de representantes

Está compuesta por 435 escaños, correspondientes a las 435 circunscripciones electorales en las que se divide el país. En 1929 se aprobó la Ley de Asignación Permanente, que fija en este número la cifra de escaños de la cámara, para evitar que los estados rurales con menos población perdieran representación en la Cámara de Representantes frente a aquellos más urbanizados. Los 435 escaños se dividen en función de la población de cada estado, con California siendo el que más tiene (53) y Alaska, Delaware, Montana, las Dakotas, Vermont y Wyoming los que menos, con solo uno cada uno. El Partido Republicano, mayoritario en la cámara, tiene 236 escaños, frente a los 193 del Partido Demócrata.

Senado

El Senado está conformado, por su parte, por 100 senadores (actualmente, 51 republicanos y 49 demócratas), dos por cada uno de los 50 estados. Sus mandatos duran un total de seis años, que se renuevan por tercios cada dos años. En esta ocasión se renuevan 33 senadores, de los cuales 23 están gobernados por el Partido Demócrata: si los demócratas mantienen los estados actuales y ganan en otros dos, se revertiría el control del Senado, actualmente en manos del partido de Trump.

Trump, en un mitin cuando aún era solo candidato presidencial. (Reuters)
Trump, en un mitin cuando aún era solo candidato presidencial. (Reuters)

Gobiernos 'divididos'

La historia indica que en Estados Unidos no es extraño que las 'midterm' establezcan un Gobierno 'dividido' en Washington, es decir, que uno de los dos partidos tradicionales controle la Casa Blanca —el Republicano, actualmente— al tiempo que otro diferente lo hace en una o en las dos cámaras del Congreso. Si se da esta situación, se dificulta seriamente el proceso de legislar aunque, por otro lado, también puede forzar un mayor compromiso por parte de los legisladores a la hora de 'desatascar' determinados aasuntos políticos.

Según el propio Departamento de Estado, los estadounidenses no son reacios a este tipo de Gobierno 'dividido', quizás porque desconfíen del poder que se obtiene al tener controlado todo el Gobierno desde la misma formación. Desde 1968, solo durante el Gobierno de Jimmy Carter y los dos primeros años de la Administración de Bill Clinton las ramas legislativas y ejecutivas estaban controladas por el mismo partido. Los dos primeros años de la Administración Trump se suman a estas.


¿Por qué son tan importantes?

Durante cualquier mandato las 'midterm' se presentan como un referéndum a la política llevada a cabo por el presidente, una especie de moción de censura en la que el votante decide si quiere seguir adelante con la senda marcada desde Washington. No obstante, en esta ocasión tienen un nivel mayor de importancia, dada la situación actual del magnate republicano, alojado en la Casa Blanca desde hace dos años, envuelto en multitud de polémicas. La última, la más grave: su exabogado personal, Michael Cohen, se entregaba al FBI y se declaraba culpable de ocho delitos, uno de ellos cometido directamente por orden del propio Donald Trump.

Las últimas informaciones que implican al presidente podrían darle la vuelta a la dirección de las dos cámaras, a pesar de que no se prevé que Trump tenga que hacer frente a cargos criminales. El peor de los escenarios para Trump en las 'midterm' es que el Partido Demócrata se haga con el control del Congreso —que tiene la autoridad constitucional para iniciar un 'impeachment' al presidente—, y se abra una investigación por corrupción que probablemente incluirá sesiones sobre el proceso de destitución.

Según la cadena estadounidense CNN, el propio Trump está verdaderamente preocupado por el resultado de las elecciones, en las que los demócratas pueden llegar a tener más del 50% de posibilidades de hacese con la Cámara de Representantes y reducir seriamente su poder político en Washington. Ante esta situación, el presidente insiste en pedir a su electorado que muestre tanto compromiso como lo hizo en los anteriores comicios, y en subrayar a su propio equipo que hace falta incrementar considerablemente el número de mítines, para expandir y aumentar su influencia. Sin embargo, su única mención de las 'midterm' en Twitter, su vía de comunicación favorita, ha sido en referencia a la campaña demócrata por abolir la policía migratoria estadounidense (ICE, por sus siglas en inglés), lo que Trump considera que "debería costarle mucho" al partido en las elecciones de mitad de mandato.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios