Las dos versiones del asesinato de Jamal Khashoggi 'fabricadas' por Arabia Saudí
  1. Mundo
de morir a puñetazos a hacerlo estrangulado

Las dos versiones del asesinato de Jamal Khashoggi 'fabricadas' por Arabia Saudí

"Fue asesinado en el consulado. No sabemos los detalles de cómo fue". Así confirmaba Arabia Saudí la muerte del periodista, pero en solo unas horas las versiones se contradecían

Foto: Las dos versiones del asesinato de Jamal Khashoggi 'fabricadas' por Arabia Saudí
Las dos versiones del asesinato de Jamal Khashoggi 'fabricadas' por Arabia Saudí

De negarlo todo y optar por un omnioso silencio a confirmar que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado dentro del consulado de Arabia Saudí en Estambul. La diplomacia saudí ha optado por situarse en la primera línea mediática y lanzarse a la ofensiva, una estrategia con un éxito del todo dudoso porque en solo unas horas han ofrecido varias versiones de lo que ocurrió aquel 2 de octubre. Sus contradiciones ponen en peligro su más que cuestionable credibilidad mientras que varios países de Occidente, como Reino Unido, Francia o Alemania, exigen a Riad que asuma responsabilidades. Sin embargo, y como ya adelantó El Confidencial, independientemente de lo que pasara aquel día, Arabia Saudí culpará a los agentes implicados argumentando que actuaron "sin autorización del Reino". Lo que se desconoce es en cuál de las versiones estos agentes serán culpables.

[ACTUALIZACIÓN: Erdogan habla sobre el asesinato del periodista saudí: "Sabemos con certeza que fue asesinado en el consulado"]

"Fue asesinado en el consulado. No sabemos los detalles de cómo fue. No sabemos dónde está el cuerpo". Con esta frase el ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, confirmaba por primera vez la muerte de Khashoggi después de varias semanas de silencio. Lo hacía en una entrevista en la cadena estadounidense FOX, la preferida de Donald Trump, en un intento casi a la desesperada de contener las críticas y las cada vez más 'fugas' del foro económico 'Davos del desierto' que se celebra esta semana en el reino. Buscaba convencer a Occidente de que levantarán "hasta la última piedra" para encontrar a los responsables de este asesinato, dejando claro que serían "castigados". Su éxito ha sido casi nulo, sobre todo porque en apenas unas horas han ofrecido dos versiones del asesinato de Khashoggi que seguro poco o nada tienen que ver con la realidad. A esta segunda se suman las declaraciones de un alto cargo de la Administración de Arabia Saudí que confirma la última versión pero contradice cualquier explicación anterior.

Foto: El periodista Khashoggi fue descuartizado vivo mientras sus asesinos oían música

Primera versión: muerte a puñetazos

La primera explicación la ofreció el fiscal general de Arabia Saudí en un comunicado a última hora del sábado. Confirmaba que hubo una "discusión" entre Khashoggi y varios agentes sauditas del consultado pero que salió "a salvo" del edificido. Luego se supo que ese desencuentro "derivó en una pelea a puñetazos que se saldó con su muerte (...) y el intento de cubrir lo que había pasado".

Segunda versión: estrangulamiento

Solo unas horas después, un funcionario del Gobierno saudí atribuyó la muerte del periodista a un estrangulamiento. Y en esta explicación han dado todo tipo de detalles. Según esta versión un equipo de 15 personas interceptó dentro del consulado a Khasoggi, al que intentaron convencer de que regresara a Arabia Saudí. El plan era que si oponía resistencia le trasladarían a una "casa segura" a las afueras de Estambul durante "un tiempo" hasta tener éxito. Pero nada salió como estaba previsto. El 2 de octubre acudió al consulado para tramitar los papeles para casarse con su pareja, Hatice Cengiz, a la que no permitieron pasar y se quedó fuera con los dos teléfonos móviles del periodista e instrucciones de que, si no salía en una hora ni tenía noticias de él, avisara a un asesor del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

"¿Qué estáis haciendo? ¿Queréis secuestrarme?", fueron las palabras de Khashoggi dentro del consulado. Fue en ese momento cuando varios agentes le amenazaron con drogarle y secuestrale. "Sí, queremos drogarte y secuestrarte", cuenta este funcionario a Reuters. La respuesta del periodista fue a voz en grito, quizá para que las demás personas que estaban en el consulado le escucharan. Esta actitud puso nervioso a los agentes, que entraron en pánico e intentaron callarle la boca. Le ataron el cuello y le taparon la boca. "Intentaban evitar que gritara pero murió. La intención no era matarle", relata este funcionario.

Y aquí es donde la versión oficial vuelver a perder sentido. Y es que de pasar a decir "no sabemos dónde está en cadáver", este funcionario explica que se desarrolló un plan para encubirir el cuerpo y enterrarlo. El equipo, asustado por la muerte del periodista lo tenía todo planeado. Enrollaron el cadáver en una alfombra y lo sacaron del consulado en un coche del cuerpo diplomátivo para entregárselo a un “colaborador local” que se deshizo del cuerpo de Khashoggi. Antes, les desnudaron y uno de los agentes, Mustafá Madani, se vistió con la ropa de Khashoggi, se puso sus gafas y su reloj –un Apple Watch que ha resultado ser clave en la investigación de las autoridades turcas–, y se fue del consulado por la puerta de atrás para aparentar que el periodista salió con vida.

Pero no todo termina aquí. Un equipo del consulado redactó de manera rápida un informe falso de lo ocurrido explicando que en todo momento permitieron a Khasoggi salir del consulado. Pero nadie le vio. Ni tan siquiera a esa persona que se vistió con su ropa. Solo un día después, los 15 agentes que participaron en su asesinato volaron rumbo a Arabia Saudí. Entre ellos había un médico forense, Salah Muhammed... ¿qué hacía allí? No hay explicación oficial, pero ya son varios los medios, incluidos los de Estados Unidos, que relatan que fue él el encargado de descuartizarle. De hecho, ocupaba un alto cargo dentro del Ministerio del Interior y por ello, solo podía obedecer órdenes de arriba, extremo que tumba por completo la estrategia de Riad para desvincularse de la muerte de Khashoggi.

Turquía estrecha el cerco

El Gobierno de Erdogan quiere llegar al fondo de la cuestión. Antes de que mañana ofrezcan "los detalles al completo" de lo sucedido, cinco empleados turcos del consulado de Arabia Saudí han prestado declaración como testigos en el marco de la investigación. A ellos hay que sumar a otros 20 trabajadores de la legación diplomática que ya han declarado.

Asesinatos Recep Tayyip Erdogan Arabia Saudí Jamal Khashoggi