aprueba un proyecto de 16.000 millones

Ferrovial consigue el respaldo de Westminster para la ampliación de Heathrow

La extensión afecta a circunscripciones claves en el complejo sistema electoral británico. Pero las aerolíneas podrían acabar utilizando otros "hubs" europeos si no se mejora la capacidad

Foto: Un avión sobrevuela un cartel mientras se prepara para aterrizar en el Aeropuerto de Heathrow, en Hounslow, Reino Unido. (EFE)
Un avión sobrevuela un cartel mientras se prepara para aterrizar en el Aeropuerto de Heathrow, en Hounslow, Reino Unido. (EFE)

Pocas veces, un debate político se había alargado tanto en el tiempo. Pero finalmente, tras casi cincuenta años de discusión, la Cámara de los Comunes ha aprobado este lunes la construcción de una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow, donde el grupo español Ferrovial es el primer accionista con un 25% del capital.

Por 415 votos a favor frente a 119 en contra, los diputados dieron luz verde a la extensión. Mientras los conservadores de Theresa May tenían orden de dar el visto bueno al proyecto, la oposición laborista contó con libertad de voto y alrededor de 40 diputados apoyaron al Gobierno llevando así la contraria a su líder Jeremy Corbyn, quien ha anunciado que, si llega al poder antes de que las obras empiecen en 2021, podría revisar la cuestión.

El respaldo del Parlamento no despeja totalmente el camino, ya que ahora el proyecto -que requerirá una inversión de 14.000 millones de libras (16.000 millones de euros)- debe superar la tramitación administrativa y algunas organizaciones amenazan con pedir por la vía legal el bloqueo. En cualquier caso, es una importante noticia para la joya de la corona que el grupo de Rafael del Pino posee en el Reino Unido desde 2006.

La ampliación del aeródromo es una patata caliente que durante décadas se han ido pasando los 'tories' y laboristas cada vez que han ocupado el Ejecutivo, ya que la extensión afecta las circunscripciones marginales del suroeste de Londres, claves en el complejo sistema electoral británico. Por un lado, los políticos temían dar luz verde a un proyecto cuyos críticos alegan que aumentará el ruido y la contaminación. Pero por otro, son conscientes de que las aerolíneas podrían acabar utilizando otros "hubs" europeos si no se mejora la capacidad. El aeropuerto londinense, el primero de Europa en tráfico de pasajeros, gestionó el año pasado el récord de 78 millones de viajeros.

Mientras Heathrow tiene dos pistas operando al 98,5% de su capacidad, Francfort cuenta con tres, París CDG con cuatro y Amsterdam Schiphol con seis. Todas operan a menos del 75% de su capacidad. Por ello, el Gobierno de Theresa May teme quedarse aislado, sobre todo ahora en el contexto del Brexit.

Protesta contra la ampliación de Heathrow ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)
Protesta contra la ampliación de Heathrow ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)

Éste fue uno de los argumentos utilizados por el ministro de Transporte, Chris Grayling, para conseguir el respaldo de los conservadores, muy divididos ante esta cuestión. El titular de la diplomacia británica, el polémico Boris Johnson, había amenazado con dimitir si el proyecto salía adelante. Es más, en 2015 llegó a prometer que se podría delante de las máquinas para detener el comienzo de las obras. Sin embargo, este lunes viajó hasta Afganistán de visita oficial para evitar la polémica votación, donde los 'tories' no tenían libertad de voto, lo que motivó la dimisión del secretario de Estado de Comercio Internacional, Greg Hands, ya que él se opone por razones medioambientales.

Los activistas argumentan que una nueva pista infringirá los límites legales del Reino Unido sobre la contaminación del aire y aumentará la contaminación acústica con 700 aviones adicionales por día, lo que provocará una gran interrupción para los residentes de las zonas cercanas como Longford, Harmondsworth y Sipson, donde se deberán derribar cientos de casas.

En este sentido, la luz verde al proyecto está condicionada al cumplimiento de varias condiciones sobre el impacto medioambiental y acústico. Asimismo, se exigirá el pago de 2.600 millones de libras (3.000 millones de euros) en compensaciones y ayudas a los vecinos de los distritos afectados. De pasar todos los trámites, se prevé que la construcción de la tercera pista empiece en 2021 y entre en funcionamiento en 2026. Pero antes, el grupo Ferrovial y sus socios deberán buscar vías para financiar la inversión. IAG -hólding de las aerolíneas BA e Iberia y principal usuario del aeropuerto londinense- exige que no se produzca una subida de tarifas aeroportuarias.

En 2015, la comisión de expertos que analizó las propuestas para elevar la capacidad aeroportuaria en Inglaterra concluyó que la ampliación de Heathrow era la opción más ventajosa –frente a alargar la segunda pista o construir otra pista en Gatwick- ya que se estima que permitirá crear unos 80.000 empleos y generar alrededor de 70.000 millones de libras en beneficios económicos totales para el 2050. El Ministerio de Transporte había advertido previamente que, de no tomar medidas, los cinco aeropuertos de Londres estarían llenos para el 2034. Si finalmente pasa todos los trámites, la tercera pista aumentará ahora la capacidad del aeropuerto del suroeste de la capital británica de 85,5 millones a 130 millones de pasajeros.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios