GOBIERNO Y ONGS SE MOVILIZAN PARA contenerlo

El nuevo brote de ébola del Congo llega a una ciudad de 1 millón de habitantes

El Ministerio de Salud confirma un caso de contagio en Mbandaka, situada a orillas del río Congo. La OMS cree que hay "potencial para un incremento explosivo de casos"

Foto: Trabajadores de salud en Bikoro, origen del nuevo brote, el pasado 12 de mayo de 2018. (Reuters)
Trabajadores de salud en Bikoro, origen del nuevo brote, el pasado 12 de mayo de 2018. (Reuters)

Si hasta ahora no le había prestado atención al nuevo brote de ébola en la República Democrática del Congo -que de momento ha infectado a 41 personas y matado a tres, muy lejos de los 11.300 muertos que dejó este virus en África Occidental entre 2014 y 2016-, tal vez es el momento de empezar a hacerlo. El Gobierno de la RDC ha confirmado el primer caso de contagio en la localidad de Mbandaka, a unos 130 kilómetros del lugar de origen del brote. Y las malas noticias: que Mbandaka es una ciudad de un millón de habitantes situada a orillas del río Congo, que la conecta tanto con la capital, Kinshasa, como con el vecino Congo-Brazzaville.

“Este es un hecho de gran importancia en el brote. Tenemos ébola urbano, que es un ente muy diferente del ébola rural. El potencial para un incremento explosivo de casos está ahí”, ha declarado Peter Salama, subdirector general de Preparación y Respuestas a Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, a la BBC. “Esto pone el brote bajo una lente muy diferente y nos da una creciente necesidad de urgencia para intervenir rápidamente en Mbandaka para parar este nuevo signo de transmisión”, ha indicado.

“El brote ha sido identificado hace unos 10 días en una zona llamada Bikoro. Es una zona rural, pero esta vez no está lejos del río Congo y a 130 km de la capital de la provincia, Mbandaka, que es un puerto fluvial muy importante”, explica José Barahona, director de Oxfam en la RDC. “Estamos intentando parar el brote en la zona rural y que no salga de ahí. Es una carrera contrarreloj, porque ya vimos en África del Oeste lo que pasa cuando el ébola abandona la zona de origen y va a una zona urbana”, dice a El Confidencial en conversación telefónica.

Los especialistas en salud han identificado a 430 personas que podrían haber estado en contacto con la enfermedad, y trabajan para rastrear más de cuatro mil contactos con pacientes de ébola, que se han dispersado por el noroeste de la RDC, según la OMS. Muchos de ellos se encuentran en zonas a las que sólo se puede acceder en motocicleta.

Eficacia de las autoridades

“Congo ha tenido antes más virus del ébola, es el noveno brote, pero en general el Gobierno lo maneja bastante bien, tienen mucha experiencia. En los otros 8 casos en ningún momento se han salido de control, siempre se ha identificado y actuado muy rápido y se ha conseguido contenerlos adecuadamente. Lo que me preocupa esta vez es que es el primero que no está en una zona aislada. Es remota, pero conocemos la zona, y hay una carretera de tierra, por la que en 3 o 4 horas puedes llegar desde la ciudad. El río Congo no está lejos, que es la 'autopista' del centro del Congo, en un país donde no hay muchas carreteras y gran parte del transporte es fluvial”, comenta Barahona.

Funcionarios del Ministerio de Salud de la RDC descargan cajas de la vacuna experimental contra el ébola en Kinshasa, el 16 de mayo de 2018. (Reuters)
Funcionarios del Ministerio de Salud de la RDC descargan cajas de la vacuna experimental contra el ébola en Kinshasa, el 16 de mayo de 2018. (Reuters)

Este trabajador humanitario cree que, esta vez, el brote puede ser “más difícil de contener” que otros. “Yo llevo cuatro años en la RDC y he vivido ya 3 brotes de ébola, pero este es el primero que no ocurre en una zona muy aislada. La posibilidad de propagación es más alta que en otros casos, pero no sabría decir si hay un gran riesgo. No puedo evaluarlo, pero sí sé que es más fácil que se expanda que otros. En todo caso, el Gobierno lo ha identificado y notificado muy rápido, y aquí no pasa como en otros países que hay más reticencia a comunicarlo. De hecho nos hemos enterado todos por ellos, y nos hemos movilizado enseguida”, señala.

El miércoles llegaron a la RDC más de cuatro mil dosis de una vacuna experimental enviada por la OMS, probada con cierto éxito durante el brote de 2014-2016, y se espera un nuevo envío próximamente. Oxfam, por su parte, que cuenta con una oficina en Mbandaka, ha movilizado a sus equipos para contribuir a formar a la población en las prácticas correctas para evitar contagios.

Está por ver cómo evoluciona la situación en los próximos días, pero como recuerda Barahona, esta nueva emergencia se produce en un contexto ya de por sí muy difícil. “No hay que olvidar que el Congo ya está inmerso en una crisis humanitaria, donde 13 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria, hay 4 millones de desplazados en distintos sitios del país por los diversos conflictos armados, y tiene medio millón de refugiados de otros países, como la República Centroafricana, Sudán del Sur o Burundi", señala. "Todos los actores humanitarios ya estamos al límite de nuestra capacidad de reacción, y de repente a todas las necesidades que tenemos se le junta el ébola”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios