macron busca apoyo a su agenda en washington

'Macronmanía' en EEUU: ¿podrá el "Kennedy francés" salvar el acuerdo con Irán?

La visita del presidente galo a Washington ha desatado la euforia del 'establishment', y del propio Donald Trump, con quien parece llevarse muy bien. Algo que Macron puede usar en su favor

Foto: Los presidentes de Francia y EEUU, Emmanuel Macron y Donald Trump, en la Casa Blanca. (Reuters)
Los presidentes de Francia y EEUU, Emmanuel Macron y Donald Trump, en la Casa Blanca. (Reuters)

La prensa liberal de Estados Unidos lo considera la última esperanza; el “chico maravilla”, dice 'Time'; “el nuevo líder del mundo libre”, según 'Politico'. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, practica su legendaria capacidad de seducción en Washington para lograr un complicado objetivo: convencer a Donald Trump de que apoye una nueva versión del pacto nuclear con Irán.

'Macronmanía' en EEUU: ¿podrá el "Kennedy francés" salvar el acuerdo con Irán?

“Tenemos que trabajar con Irán y las distintas partes de la región en buscar un acuerdo justo para construir la paz", declaró el presidente galo en la rueda de prensa conjunta. La idea de Macron, con apoyo de Alemania y Reino Unido, es negociar nuevos estándares que aplicar a Irán a cambio de no reimponer las sanciones. Si ofrecen a Trump algunos cambios, quizás este acepte mantener el pacto.

Pero el presidente de Estados Unidos insistió en que el acuerdo original, firmado en 2015 por la Administración Obama y las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU con Irán, tenía “fundamentos degradados”. “Es un mal acuerdo. Es una mala estructura. Está cayéndose. Nunca, nunca tendría que haberse hecho”, declaró. Horas antes, el Gobierno de Teherán amenazó con relanzar su programa nuclear si se cancelaba el pacto. Trump respondió: “Si Irán nos amenaza, pagará un precio que nadie ha pagado".

La presión de Francia puede ser clave para convencer a Estados Unidos de que renueve el acuerdo. Hace dos semanas, misiles franceses golpeaban instalaciones químicas de Siria en un ataque coordinado con Londres y Washington, y la sintonía aparente de Macron y Donald Trump, en ese campo intangible de la adulación y la pompa, podría marcar la diferencia.

Macron mira por encima del hombro de Trump mientras este le abraza, durante la ceremonia de bienvenida del presidente francés en la Casa Blanca, el 24 de abril de 2018. (Reuters)
Macron mira por encima del hombro de Trump mientras este le abraza, durante la ceremonia de bienvenida del presidente francés en la Casa Blanca, el 24 de abril de 2018. (Reuters)

Las dos personalidades de Macron

Emmanuel Macron ganó las elecciones hace un año con una campaña antipopulista. El “Kennedy francés”, que entonces no tenía ni 40 años, prometía revigorizar el orden planetario nacido en la posguerra mundial, y de momento ha sido fiel a su mensaje. “Enfrentados al autoritarismo que nos rodea en todas partes, la respuesta no es la democracia autoritaria, sino la autoridad de la democracia”, declaró este mes ante el Parlamento de la UE, donde advirtió del peligro de una “guerra civil europea”.

Sin embargo, su defensa apasionada de las instituciones liberales no le ha impedido colocarle la alfombra roja a su antítesis, Donald Trump, a quien ha elogiado en numerosos foros. Tan es así, que Macron se ha ganado el honor de ser el huésped de la primera visita de Estado organizada por la Administración Trump: una serie de ceremonias en los lugares sagrados de la república. Entre ellos, la hacienda de George Washington (que recibió el interesado apoyo de la monarquía francesa en la Guerra de Independencia).

Quizá sea verdad eso que especula su compatriota y tocayo, el escritor Emmanuel Carrère, cuando dice que Macron tiene dos personalidades que se reflejan en su rostro dividido: la mitad derecha, “con la ceja fruncida”, “determinada, grave, casi severa”, y la mitad izquierda, “cordial, optimista”. Dos visiones que se turnan dependiendo de las circunstancias: el Macron estentóreo que ataca el populismo en la ONU, o el Macron juguetón que recibe con toda suntuosidad al líder de los populistas, Trump. Un hombre, según el veterano periodista David Margolick, muy sensible a la adulación.

Los defensores europeos del pacto con Irán aseguran que este no es perfecto, pero que no hay alternativa y que es preferible, según Macron, a “una situación de tipo norcoreano”: donde no haya puentes para el diálogo, solo escalada militar. La canciller alemana, Angela Merkel, seguirá presionando a Donald Trump con su visita a Washington este viernes.

“Creo que es más probable que Trump rechace un arreglo [del acuerdo], pero si Macron viene a la mesa con un buen trato (...) Trump podría alegar que él arregló el fatalmente defectuoso acuerdo de Obama”, declaró a la CNN Mark Dubowitz, consejero delegado de la Fundación para la Defensa de las Democracias. Trump podría “usar otras palancas de poder nacional contra Irán”.

El ministro de exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, en la sede de la ONU en Nueva York, el 24 de abril de 2018. (Reuters)
El ministro de exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, en la sede de la ONU en Nueva York, el 24 de abril de 2018. (Reuters)

Discrepancias en Oriente Medio

El ministro de Exteriores persa, Javad Zarif, estuvo el fin de semana en Nueva York haciendo campaña para que Trump mantenga el pacto. Si no lo hace, declaró Zarif a 'The National Interest', estaría “mandando un mensaje muy fuerte a la comunidad internacional; particularmente, que no puedes confiar en Estados Unidos una vez negocias con ellos”. Puede que Zarif se refiriera veladamente a la próxima cumbre entre EEUU y Corea del Norte. Zarif también acusó a EEUU de no cumplir los compromisos alcanzados en 2015.

Presionando contra el acuerdo están los enemigos más cercanos y enconados de Irán, aquellos que tienen más carne en el asador: Israel y Arabia Saudí.

Diversas fuentes de la Casa Blanca han sugerido a la prensa que Donald Trump planea cancelar el acuerdo; el presidente de EEUU considera que el pacto permite a Irán desarrollar misiles y además expira en 2025. Los últimos cambios en su gabinete confirmarían esta posición: tanto el futuro secretario de Estado, Mike Pompeo (todavía en proceso de confirmación), como el nuevo asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, han pedido la invalidación del pacto. Especialmente Bolton, que ha sugerido muchas veces la necesidad de atacar al régimen islámico para que no llegue a cumplir 40 años (en 2019).

Emmanuel Macron también ha pedido a su aliado que mantenga los 2.000 efectivos que tiene en Siria para combatir al grupo terrorista Daesh y evitar que el dictador Bashar al Asad e Irán llenen el vacío de poder. Donald Trump aseguró que Daesh está prácticamente derrotado, y dejó el destino del pacto con Irán en el aire. “Veremos qué pasa el 12 de mayo”.

La visita de tres días de Macron a EEUU concluye con un discurso ante el Congreso. Una intervención arropada en la efeméride: exactamente 58 años después de que lo hiciera el prohombre de la Francia moderna, el presidente Charles DeGaulle. El francés quizá se coloque el rostro de severidad y determinación para defender ese viejo concepto de multilateralismo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios