BIENVENIDA IMPERIAL PARA EL PRESIDENTE DE EEUU

Trump llega a China para aislar a Corea del Norte y lograr un comercio 'justo'

Recibimiento poco habitual para Trump. Será el primer líder extranjero que cena en la Ciudad Prohibida desde 1949. Aislar a Corea del Norte y la relación comercial son las claves de su visita

Aislar a Corea del Norte y diseñar la futura relación comercial entre las dos grandes potencias mundiales. Son los pilares de la primera visita de Estado de Donald Trump a China. El presidente de EEUU, embarcado en su gira por Asia, recibirá un honor del que no ha disfrutado ningún mandatario estadounidense desde la fundación de la República Popular China: cenar en la Ciudad Prohibida. Su agenda incluye un cara a cara con el presidente Xi Jinping este jueves, cuando Trump presidirá un foro de negocios y la firma de varios acuerdos bilaterales en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

La jornada de hoy, más distendida, se limita a una serie de actividades privadas con Xi y su esposa, la soprano Peng Liyuan. Trump y su esposa fueron recibidos por el presidente y la primera dama en la Ciudad Prohibida, el antiguo palacio imperial y centro de poder en las dinastías Ming y Qing hasta 1911. Vestidos con abrigos grises, Xi y Peng mostraron a los Trump, ambos de riguroso negro, las distintas estancias imperiales, tras lo cual se prevé que los cuatro asistan en el mismo palacio a un espectáculo de ópera y tengan un banquete privado. Trump será el primer líder extranjero que cena en la Ciudad Prohibida desde 1949.

El Air Force One aterrizó en la Terminal 3 del aeropuerto de Pekín pasadas las 14:35 hora local (6:35 GMT), donde Trump fue recibido por autoridades del régimen comunista, una guardia de honor del Ejército de Liberación Popular y decenas de niños con las banderas de ambos países. Trump y Melania, vestida de un negro casi enlutado a juego con la corbata oscura del presidente, descendieron la escalerilla unos 20 minutos después de que el avión aterrizara, caminaron por la alfombra roja desplegada para la ocasión y subieron a una limusina Cadillac.

"Romper todos los lazos con Corea del Norte"

Horas antes de su llegada, Trump ofreció un discurso en Seúl en el que abogó por mantener una posición de fuerza frente a Corea del Norte y pidió a China y Rusia que colaboren en el aislamiento del régimen de Kim Jong-un. El presidente de EEUU exigió a Moscú y Pekín que “rompan todos los lazos” con Pyonyang, incluidas las relaciones diplomáticas.

“A aquellos países que eligen ignorar esta amenaza: el peso de esta crisis está sobre vuestra conciencia. (…) Hablo en nombre no solo de nuestros países, sino de todas las naciones civilizadas cuando le digo al Norte: no nos subestiméis y no nos pongáis a prueba”, afirmó Trump ante la Asamblea Nacional (Parlamento) en Seúl.

China, el aliado más cercano del régimen de Kim Jong-un, ha propuesto un “enfoque de doble vía” en la relación con Pyonyang, esto es, que el régimen norcoreano congele su programa nuclear mientras EEUU y Corea del Sur detienen las maniobras militares anuales orientadas hacia la amenaza en el norte. Durante el último año, las pruebas nucleares y los ensayos balísticos ordenados por Kim Jong-un, sumados a la dura retórica de Trump, han incrementado la tensión en la zona hasta niveles inéditos desde la Guerra de Corea.

La segunda clave de la visita es el comercio. Desde el comienzo de su aventura política, Trump ha acusado a China de 'robar' los puestos de trabajo de EEUU y ha exigido una reducción del déficit comercial. Las cifras oficiales de Pekín muestran un superávit comercial en octubre de 26.600 millones de dólares, comparado con los 28.100 millones de septiembre.

El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, y el viceprimer ministro chino para el Comercio, Wang Yang, presidieron este miércoles la firma de 19 acuerdos empresariales por valor de 9.000 millones de dólares en sectores como biotecnología, aviación o inteligencia artificial. Un “calentamiento para la escena del jueves”, en palabras de Wang, cuando se celebrará una reunión de trabajo en la que se espera que Pekín y Washington firmen importantes acuerdos comerciales.

Después de su visita a China, el presidente de EEUU viajará el 10 de noviembre hasta Da Nang (Vietnam) para participar en la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC), donde espera reunirse con su homólogo ruso, Vladimir Putin, con quien también busca departir sobre el papel de Moscú en la crisis norcoreana.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios