rueda de prensa con rajoy en la casa blanca

Trump, sobre Cataluña: "España es un gran país y debería permanecer unido"

“España es un gran país y debe permanecer unido”. Así despachó el presidente de EEUU, en la rueda de prensa junto a Mariano Rajoy, el desafío secesionista de Cataluña

“España es un gran país y debe permanecer unido”, declaró Donald Trump. “Te apuesto que si tuvieras cifras precisas, encuestas precisas, descubrirías que [los catalanes] aman a su país, aman España. Creo que nadie sabe si ellos [los catalanes] van a tener un voto, creo que el presidente [Rajoy] les dirá que no van a tener un voto, pero la gente se va a oponer mucho a eso”. Y así despachó el presidente de Estados Unidos, en la rueda de prensa junto a Mariano Rajoy este martes, el desafío secesionista de Cataluña.

Era la primera referencia del estadounidense a una cuestión periférica para su Gobierno. El Departamento de Estado declaró la tensión independentista un “asunto interno” y los comités de exteriores del Congreso tampoco la han revisado. Pero con Donald Trump, que en 2016 defendió el Brexit y es dado a batallar con los periodistas en ruedas de prensa como esta, siempre hubo margen para la sorpresa.

Trump, sobre Cataluña: "España es un gran país y debería permanecer unido"

La visita relámpago del presidente del Gobierno español a Washington estuvo dedicada exclusivamente a este encuentro, marcado por la cortesía. Mariano Rajoy ha tenido un trato superior al que recibió en 2014, cuando visitó al entonces presidente Barack Obama. Además de almorzar durante una hora con Trump y de haber hecho una rueda de prensa conjunta, la delegación española se ha alojado en la residencia oficial de Estados Unidos, la Blair House, frente a la Casa Blanca. El lugar donde duermen los visitantes de honor y los propios presidentes de EEUU la noche de su investidura.

Pese a ello, Rajoy era el único líder de las principales economías europeas que aún no se había reunido con Trump, más allá de dos encuentros casuales en las cumbres del G-20 y de la OTAN. Esta es la segunda vez que Rajoy visita la Casa Blanca. La número 16 para un presidente español. José Luis Rodríguez Zapatero solo estuvo una vez, y el récord lo tiene José María Aznar, que estuvo allí en seis ocasiones. Una más que Felipe González.

La foto con un presidente estadounidense suele ser una valiosa muesca en la agenda de un primer ministro. Si bien, en este caso, Donald Trump es extremadamente impopular en España. Una encuesta del Pew Research Center prueba que los españoles son, de hecho, los europeos que más detestan a Trump (los primeros en el mundo, detrás de México). Solo un 7% simpatiza con él, frente al 83% que simpatizaba con Barack Obama.

Bajo un sol todavía veraniego, comparecieron estos dos líderes conservadores, pero diametralmente opuestos. El agresivo 'showman' neoyorquino, adicto a la publicidad y a los golpes de efecto, y el frío registrador de la propiedad gallego que espera a la puerta de su casa, como dice el proverbio árabe, hasta que ve pasar el cadáver de su enemigo.

Donald Trump dijo que Rajoy es un líder “altamente respetado” en Estados Unidos y elogió la “estrecha relación” con España, “un país maravilloso con gente increíble”. Agradeció a Mariano Rajoy el compromiso español en Irak, donde los mandos españoles han entrenado a más de 32.000 efectivos del Ejército local, y el hecho de que Madrid expulsara al embajador de Corea del Norte en protesta por las pruebas nucleares y de misiles del régimen comunista. Rajoy elogió a su vez el endurecimiento de las sanciones de Naciones Unidas contra Pyongyang y garantizó su apoyo a Estados Unidos.

El encuentro estuvo vertebrado por la seguridad y la política internacional. “España ha sido especialmente de ayuda en promover el bienestar del pueblo venezolano”, declaró Trump, y pidió a los socios de la Unión Europea que se unieran a las sanciones impuestas por EEUU y Canadá. Rajoy reiteró su denuncia del Gobierno de Nicolás Maduro, pero ignoró la pregunta sobre una posible intervención militar, apuntada en agosto por Trump.

También recordaron el hecho de que 100.000 estadounidenses trabajan en compañías españolas, que España es el décimo inversor en Estados Unidos y que el primer destino de las exportaciones españolas, después de la Unión Europea, es la tierra de Lincoln.

Si bien el desafío soberanista catalán ha recibido un tratamiento ligero en los medios de comunicación estadounidenses, sí planea sobre el mundo financiero. Multinacionales como Procter & Gamble y Dupont tienen fuertes inversiones en Cataluña. La agencia Moody’s ha degradado la calificación de los bonos de Cataluña hasta el nivel Ba3, a la par que Bangladesh; aunque espera que la región siga siendo parte de España.

Mariano Rajoy, cuya cuenta oficial de Twitter narró en detalle y con imágenes los pormenores del encuentro, zanja su agenda internacional de la semana con la vuelta a España este miércoles. A pocos días de que se potencialmente se celebre el referéndum ilegal, Rajoy ha cancelado su asistencia a la cumbre europea de Tallín el viernes.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios