SEGÚN LA AGENCIA SURCOREANA YONHAP

Corea del Norte refuerza sus defensas en la costa oriental del país

El régimen de Pyongyang reacciona a la presencia de aviones y barcos estadounidenses cerca de su territorio. El mayor temor de los expertos es que se produzca un error de cálculo

Foto: El líder norcoreano Kim Jong-un asiste a una prueba con misiles balísticos submarinos cerca de Sinpo, en la costa noroeste del país, en mayo de 2015. (EFE)
El líder norcoreano Kim Jong-un asiste a una prueba con misiles balísticos submarinos cerca de Sinpo, en la costa noroeste del país, en mayo de 2015. (EFE)

El régimen de Corea del Norte ha reforzado sus defensas en la costa oriental del país, aparentemente en respuesta a la presencia de barcos y aviones de guerra estadounidenses cerca de sus fronteras. La agencia surcoreana Yonhap afirma que Pyongyang ha desplazado cazas y armamento a la zona, después de que el ministro de Exteriores norcoreano Ri Yong-ho afirmase que “EEUU ha declarado la guerra” y que su país tiene derecho a aplicar “medidas para evitarlo”, incluyendo el derribo de las aeronaves que se aproximen a su espacio aéreo.

El servicio de inteligencia de Corea del Sur no ha verificado este nuevo despliegue norcoreano, pero la información de Yonhap ha sido recogida por agencias internacionales como Reuters. A pesar de que Washington ha calificado de “absurdas” las pretensiones de que Estados Unidos ha declarado la guerra contra Corea del Norte, la tensión está lejos de desaparecer.

El ministro de Exteriores surcoreano, Kang Kyung-wha, ha pedido en Washington que EEUU ayude a aliviar la tensión. “Es muy probable que Corea del Norte lleve a cabo nuevas provocaciones. Es imperativo que nosotros, Corea [del Sur] y EEUU juntos, manejemos la situación para prevenir una mayor escalada de la tensión o algún tipo de enfrentamiento militar accidental que pueda irse de las manos”, afirmó ayer por la tarde.

Pero no parece que por parte estadounidense exista gran interés en reducir las tensiones. Donald Trump lanzó ayer un tuit hostil contra el ministro norcoreano Ri, en el que afirmaba: “Si suelta las mismas ideas que el Pequeño Hombre de los Misiles, no van a durar mucho tiempo”.

Temor a un error fatal

De hecho, la posibilidad de que se produzca un malentendido o accidente que acabe conduciendo a una guerra es la que más preocupa a los expertos. “Los norcoreanos asumen que las amenazas serán suficientes para contener las acciones estadounidenses, pero EEUU puede estar pensando lo mismo, así que se acaba en una situación en la que una provocación de un bando es vista por el otro como un preparativo para la guerra”, ha explicado Rodger Baker, vicepresidente de Análisis Estratégico de la firma Stratfor, a la CNN.

Corea del Norte refuerza sus defensas en la costa oriental del país

“No ha habido muchos incidentes en los que se hayan implicado en este tipo de comportamiento, así que no saben cómo lidiar con el otro en esta situación, no saben cómo leer la forma en la que actúa cada lado, así que pueden producirse accidentes, y una vez más, los norcoreanos podrían sobreestimar sus capacidades”, indica Baker. No obstante, subraya que, si bien la retórica se vuelve cada vez más peligrosa, es importante comprender que ninguno de los dos bandos está haciendo preparativos para evacuar a civiles o personal no militar, como sin duda ocurriría si la guerra fuese inminente.

El portal 38North, especializado en Corea del Norte y uno de los más prestigiosos del mundo, ha hecho un llamamiento a la calma, evitando interpretaciones superficiales de la escalada retórica entre EEUU y Corea del Norte. “En el núcleo de la guerra de palabras entre Pyongyang y Washington hay una tendencia por parte de los medios de comunicación a centrarse en el lenguaje más amenazante que cada bando lanza contra el otro. Eso es comprensible, y de hecho es lo que los norcoreanos (y presumiblemente la Casa Blanca) quieren, o de lo contrario utilizarían un lenguaje más comedido. Sin embargo, puede haber otras cosas más allá de lo aparente”, afirma en un editorial.

Como ejemplo, señala la mención del ministro de Exteriores surcoreano a la formación de un “comité de investigación” para evaluar el impacto de las sanciones. “¿Habla alguien de exigir compensación por unas sanciones si está planeando lanzar una guerra suicida?”, indica el artículo, entre otros indicios en el mismo sentido. “Nada es tan sexy como una afirmación norcoreana de un supuesto derecho a derribar un bombardero estadounidense sobre aguas internacionales, pero todos juntos requerirían una mirada más cuidadosa para obtener una idea más equilibrada de las percepciones y planes de Pyongyang”, concluye.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios