y otros "símbolos controvertidos"

Una estatua de Colón en Nueva York, la última víctima colateral de Charlottesville

El Ayuntamiento de la ciudad ha puesto sobre la mesa estudiar la retirada del monumento en la gran manzana por considerarlo como "un símbolo de odio"

Foto: Estatua de Cristobal Colón en Nueva York. (EC)
Estatua de Cristobal Colón en Nueva York. (EC)

La posible retirada de una estatua de Cristóbal Colón en Nueva York se ha convertido en el último daño colateral de la manifestación supremacista de Charlottesville. Tras la confrontación hace tres semanas entre defensores y detractores de eliminar la estatua del general confederado Robert E. Lee, varias ciudades están comenzando a retirar también sus monumentos dedicados a generales confederados y otros susceptibles de incitar al odio. La ciudad de Nueva York es una de las que se ha sumado a eliminar diferentes "símbolos controvertidos" y entre la lista de nominados a abandonar Manhattan puede estar Cristobal Colón.

El debate se ha abierto en la ciudad después de que su alcalde, Bill de Blasio, anunciara que estudia incluir en la lista de estatuas a retirar de la gran manzana una dedicado a Cristóbal Colón. La ciudad prepara una comisión en la que se planteará qué monumentos públicos son susceptibles de herir sensibilidades y votará en ella cuáles procederá a eliminar de la ciudad.

La iniciativa en Nueva York partió de una portavoz de la ciudad, Melissa Mark-Viverito, una demócrata que defendió que si existe un símbolo que para unos es el descubridor de América y para otros el causante de "la opresión de los nativos indígenas" en Latinoamérica, este "debería ser examinado también" en la comisión. "Tenemos que leer la historia. Es una figura controvertida y sé que hay personas que pueden ofenderse por sugerirlo, pero para muchos de nosotros como yo, que venimos de islas del Caribe, lo vemos como una figura controvertida", defiende Mark-Viverito en una declaraciones recogidas por el diario 'Observer'.

Protesta en Los Angeles durante el Día de la Hispanidad. (Reuters)
Protesta en Los Angeles durante el Día de la Hispanidad. (Reuters)

Pero a la estatua le han salido varios defensores. Uno de ellos es Nicole Malliotakis, la que podría ser la futura rival de Blasio en las próximas elecciones y que llamó incorrectamente al explorador "el fundador" de Estados Unidos: "Ahora, incluso Cristobal Colón, el fundador de nuestra nación, está siendo atacado", defendió en unas declaraciones recogidas por Reuters durante su campaña a liderar la oposición contra Blasio.

Joe Borelli, concejal republicano, también ha defendido la estatua y ha enviado una carta al alcalde de la ciudad para que presente un "documento claro y conciso" con los criterios que se utilizarán para eliminar monumentos públicos. "Aunque tus intenciones pueden estar bien intencionadas temo que el examen solo sirva para abrir brechas entre los neoyorquinos con diferentes pasados y culturas".

La polémica por el monumento ha abierto efectivamente el debate entre los neoyorquinos y desde la alcaldía han salido al paso para tratar de soluciónar el embrollo advirtiendo en un comunicado que "la estatua de Colón es, obviamente, una de las que recibirá inmediata atención debido a la gran preocupación que ha creado". El monumento que se estudia eliminar es uno de las cinco que hay en Nueva York dedicados a Cristobal Colón.

Donald Trump ha calificado este tipo de esfuerzos como un intento de borrar partes de la historia de Estados Unidos. El lugar en el que se encuentra la estatua está bautizado también con el nombre del almirante, Columbus Circle, y es, precisamente, uno de los muchos de la ciudad en los que se concentraron los opositores de Donald Trump para protestar por su victoria en las últimas elecciones. La plaza también ha acogido varias de las manifestaciones que se han llevado a cabo tras el mortal rally neonazi de Charlottesville.

La Cup lo quiso para Barcelona

En septiembre de 2016, la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) en Barcelona llevó al pleno municipal del Ayuntamiento una propuesta para retirar la famosa estatua de Cristóbal Colón en la capital catalana, además de eliminar todas las banderas españolas de edificios municipales y decretar laborable el 12 de octubre. Defendían que el mantenimiento de la estatua es "un acto intolerable de colonialismo e imperialismo".

Sin embargo, la propuesta para eliminar el monumento que se encuentra al principio de las emblemáticas Ramblas fue rechazada. Votó a favor la formación anticapitalista y en contra CiU, PSC, Ciutadans y PP, mientras que se abstuvieron Barcelona en Comú, el partido de la alcaldesa Ada Colau, y ERC.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios