"le encanta darme la mano" dijo sobre macron

Los cuatro momentos más surrealistas de la entrevista a Trump en el 'NYT'

Durante la entrevista que mantuvo Trump con periodistas del 'NYT', la nieta del presidente entró en el despacho, saludó a su abuelo y demostró a los periodistas que sabía hablar chino

Foto: La entrevista tuvo lugar en el Despacho Oval, situado en el Ala Oeste de la Casa Blanca. (REUTERS)
La entrevista tuvo lugar en el Despacho Oval, situado en el Ala Oeste de la Casa Blanca. (REUTERS)

Tres periodistas del periódico The New York Times -Peter Baker, Michael S. Schmidt y Maggie Haberman- entrevistaron el miércoles 19 al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el despacho presidencial de la Casa Blanca. La entrevista giró en torno a los asuntos recientes más polémicos que rodean al presidente: las conexiones de la familia Trump con Rusia, la batalla contra el FBI, la relación entre Trump y los mandatarios europeos y la reforma sanitaria en EEUU. En un momento dado, la nieta de Trump apareció en el despacho y demostró su 'dominio' del chino delante de los periodistas. Estos son los momentos más surrealistas de la entrevista concedida al 'NYT':

1. Macron: "le encanta darme la mano"

Durante la entrevista, Trump comentó la deferencia del presidente francés, Emmanuel Macron, al invitarle a la celebración de la fiesta nacional de Francia el pasado 14 de julio. Según Trump, Macron le "llamó por teléfono y le comunicó que le encantaría recibirle en París, más aún siendo el centenario de la entrada de ambos países en la Primera Guerra Mundial". Trump opinó sobre su homólogo francés que es "un tipo estupendo, buena persona, fuerte e inteligente" y que tienen "muy buena relación". "Le encanta darme la mano" añadió, a lo que la periodista Haberman contestó: "ya me he percatado".

La visita a Francia se produjo tres días después de que el presidente regresara a EEUU de la cumbre del G20 en Hamburgo. "También tengo muy buena relación con Merkel" comentó al respecto. Según el presidente, el motivo por el que no quiso estrechar la mano de la Canciller alemana durante su encuentro de marzo en Washington fue porque "habían estado hablando sentados durante 2 horas" y carecía de sentido volver a saludarse para complacer a la prensa, que en ese momento entró en la sala gritando "¡que se den la mano!" Según Trump, al día siguiente recibió una llamada de Merkel para quitarle importancia al asunto. "Creo que tenemos una buena relación" le dijo Merkel por teléfono, a lo que Trump contestó que "opinaba igual" pero que "tenía que destinar más fondos a la OTAN".

2. La nieta de Trump habla chino

A mitad de la entrevista, mientras los periodistas interrogaban a Trump acerca de la investigación del FBI sobre los vínculos de su campaña electoral con Rusia, Arabella Kushner hizo su aparición en el despacho. "Hola, abuelo", dijo mientras entraba. Mientras entraba, Trump la saludó cariñosamente y la presentó a los periodistas, presumiendo de la capacidad de su nieta para hablar chino. "Diles ´hola´ en chino", le pidió a Arabella. "Ni hao". Trump dijo que su nieta había hablado con el presidente de China en su idioma materno y volvió a pedirle que dijese otra frase. "Di algo como, por ejemplo ´te quiero, abuelo´". "Wo ai ni, Grandpa". Trump bromeó entonces sobre los buenos genes de su familia. Momentos después entró también Ivanka Trump, madre de Arabella, que venía "solo a saludar" y se despidió rápidamente junto a su hija.

El yerno de Trump, Jared Kushner, es uno de los miembros del equipo presidencial que están siendo investigados por el FBI a raíz de su presunta conexión con el Kremlin con motivo de la campaña electoral de Trump el año pasado. Su mujer, Ivanka Trump, suscita interés y controversia en los medios por su doble papel como hija y asesora del presidente y su participación en actos oficiales -como la reciente visita de Donald Trump a Arabia Saudí- así como su traslado permanente a la Casa Blanca. Previamente a esta nueva ocupación política, Ivanka (35) era conocida por su perfil profesional como modelo y empresaria de éxito.

3. La misteriosa conversación con Putin

Recientemente se ha descubierto que Trump mantuvo una segunda conversación con su homólogo ruso, Vladímir Putin, durante la cumbre del G20 el pasado 7 de julio, tras el primer cara a cara entre ambos presidentes. Se trató de una cena social reservada para los jefes de Gobierno presentes y sus cónyuges. Cuando los periodistas le interrogaron al respecto, Trump respondió que durante la cena le tocó sentarse junto a la esposa del primer ministro japonés -Shinzo Abe-, "una mujer magnífica" pero que "no sabía ni una palabra de inglés". La cena duró casi dos horas, al término de la cual se levantó y se dirigió al sitio de su esposa, Melania Trump, que estaba sentada junto a Putin.

"Cuando sirvieron el postre, fui adonde estaba Melania para saludarla y, mientras estaba allí, saludé también a Putin", declaró Trump en la entrevista. "Estuvimos bromeando, nada más. No fue una conversación muy larga, a lo mejor fueron unos 15 minutos. Y hablamos de cosas en general. De hecho -esto fue muy, muy interesante- hablamos sobre el proceso de adopción rusa", rememoró el presidente de EEUU. "Putin lo interrumpió hace años. Es interesante porque es uno de los temas que Don [el hijo de Trump] trató durante la reunión aquella [con la abogada rusa]".

4. ´Rusia-gate´: reunión "poco" importante

El periódico responsable de la entrevista, The New York Times, desveló este mes que Donald Trump Jr. se reunió en junio de 2016 con una abogada rusa que le había prometido información comprometedora sobre Hillary Clinton, la candidata demócrata. El presidente Trump aseguró que no estaba informado de esta reunión, por lo que desconocía la conexión de la abogada con el Kremlin, pero sus respuestas han sido ambiguas e inconsistentes durante las últimas semanas.

"Como ya he dicho más veces, si alguien te llama para decirte que tiene información sobre tu rival, creo que cualquier político aceptaría. ¿Quién no querría conseguir una reunión así?", dijo Trump en defensa de su hijo. También confirmó que "nunca llegó a ver los correos sobre la reunión" y que "aún no los ha leído bien" pero que, en cualquier caso, la reunión debió de ser "muy poco importante para que yo no estuviera informado".

"¿No es demasiada casualidad que tres horas después de aquella reunión, usted mencionara en un discurso que hablaría más adelante de los acuerdos corruptos de Clinton con Rusia y otros países?", le interrogó la periodista Haberman, a lo que Trump contestó que no tenía nada que ver puesto que "iba a por Clinton todo el tiempo", "daba discursos constantes sobre el tema" y que había sacado parte de la información de un libro publicado en 2015 sobre la corrupción de los Clinton.

La ley federal estadounidense prohíbe la solicitud o aceptación de contribuciones a una campaña electoral si estas proceden de un extranjero. Si se probara que hubo connivencia -es decir, constancia de que la información provenía del Gobierno ruso- la reunión entre el hijo de Trump y la abogada rusa para desacreditar a Clinton podría convertirse en un delito.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios