ucrania, qatar y el muro con méxico

Trump, Putin, Erdogan, Merkel y Macron: cinco combates para el G20 más bronco

La cumbre del G20 en Hamburgo se prevé una de las más broncas de este formato. Las crisis se multiplican y no hay verdadero interés político en ceder en pos de un compromiso

Foto: Angela Merkel, Donald Trump y Emmanuel Macron durante una foto de grupo en la cumbre del G7, en Taormina. (Reuters)
Angela Merkel, Donald Trump y Emmanuel Macron durante una foto de grupo en la cumbre del G7, en Taormina. (Reuters)

El G20, un foro de economías industrializadas y emergentes que cogió tracción por su capacidad para conjugar voluntades tras la crisis financiera global, va camino de su cumbre más bronca. De un sonado fracaso, reflejo de la actual inestabilidad e inoperancia de las relaciones internacionales. Nunca es sencillo poner de acuerdo a 20 países tan dispares. Pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha hecho saltar por los aires los precarios equilibrios globales. Además, la cita va a acoger el primer cara a cara del presidente de Estados Unidos con Vladímir Putin. Del que pueden saltar chispas.

La canciller Angela Merkel, que ejerce este año la presidencia del G20, lo reconoció la semana pasada. Podría llegar a suceder que no se logre un consenso mínimo en esta cumbre -que se celebra entre el viernes y el sábado en Hamburgo- y que no haya comunicado final. O que, como en la reciente cumbre del G7 en Taormina (Italia), el texto acordado no diga nada. Filfa. Las posiciones siguen siendo diametralmente opuestas en los temas clave y da la sensación de que, políticamente, ceder en pos de un compromiso no beneficia a ninguna de las partes. Bienvenidos a la lucha libre de la diplomacia internacional.

Ring 1: Trump vs Putin

Es, sin duda, la reunión bilateral más esperada. La foto del apretón de manos que va a dar la vuelta al mundo. El saludo entre el presidente que da la mano hasta que deja los nudillos blancos a su oponente y el presidente judoka al que le gusta ser fotografiado cabalgando con el torso desnudo.

Por primera vez desde que accedió a la presidencia, Trump va a entrevistarse con Putin. Tras varias llamadas telefónicas, llega el cara a cara, un salto cualitativo. Aunque las expectativas son mínimas. En la guerra de Siria y la lucha contra el terrorismo internacional, los temas principales, las diferencias persisten entre los dos gobiernos. Y sobre cualquier posible acuerdo planeará la sombra de las interferencias de Moscú en la presidenciales estadounidenses del año pasado en favor de Trump.

Rusia llega con un posicionamiento nítido que rezuma conceptos de la teoría de juegos de suma cero.

"Confiamos en que la anunciada entrevista de los dos presidentes en Hamburgo aclare las perspectivas de la cooperación entre Rusia y Estados Unidos", aseguró la semana pasada el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, que abogó por que "prime el pragmatismo y la determinación de asegurar los intereses nacionales" a través de "métodos realistas".

Por su parte, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Herbert Raymond McMaster, fue algo más ambiguo en cuanto a métodos y objetivos. Entre dos aguas. Aseguró que la reunión busca una relación "más constructiva" con Rusia y que el presidente desea "explorar oportunidades" con su homólogo ruso, pero también subrayó que Trump "hará lo necesario" para confrontar el "comportamiento desestabilizador" de Rusia.

Un mural del presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Belgrado, Serbia. (Reuters)
Un mural del presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Belgrado, Serbia. (Reuters)

Ring 2: Trump vs Europa

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, están dispuestos a presentar un frente común ante el empuje de Trump. La semana pasada, junto al resto de líderes europeos que van a acudir a Hamburgo (incluido Mariano Rajoy), ambos escenificaron su unidad en dos cuestiones clave en las que las diferencias con Washington parecen abismales: el cambio climático y el libre comercio.

A Macron y a Merkel les viene bien definirse por oposición a Trump, alguien con unas altísimas tasas de rechazo en EuropaMacron subrayó que los europeos serán "firmes" en su defensa del Acuerdo de París contra el cambio climático, pese a que Trump anunció recientemente que Estados Unidos lo abandonaba. Merkel, por su parte, aplaudió el libre comercio y los acuerdos multilaterales frente al "proteccionismo y el aislacionismo", que tachó de "grave error". En una estrategia envolvente que no gusta nada en Washington, la UE ha cerrado un acuerdo comercial con Canadá, el CETA, y está renegociando su tratado con México, los dos países con los que Estados Unidos firmó el Acuerdo de Libre Comercio de Norte América (NAFTA).

Los ingredientes para la fractura entre Europa y Estados Unidos se sirvieron en la primera gira internacional de Trump, en Bruselas (OTAN) y en Taormina (G7). Poco después la canciller instó a la Unión Europea, en una cita ya famosa, a "asir el destino con sus propias manos" y lamentó que "los tiempos en que podíamos fiarnos completamente de otros", en referencia a Estados Unidos y Reino Unido, "de alguna forma se han acabado".

Su oposición al magnate republicano es ideológica y pragmática, pero también cálculo político. A Macron y a Merkel les viene bien definirse por oposición a Trump, alguien con unas altísimas tasas de rechazo en Europa. El francés está cogiéndole aún la medida a la presidencia. Y la alemana tiene elecciones generales en tres meses y aspira, con buenos pronósticos, a un cuarto mandato.

Emmanuel Macron y Angela Merkel durante una rueda de prensa en la Cancillería, Berlín. (Reuters)
Emmanuel Macron y Angela Merkel durante una rueda de prensa en la Cancillería, Berlín. (Reuters)

Ucrania, Qatar y el muro con México

Además de estos grandes choques de trenes, Hamburgo va a ser escenario de otros enfrentamientos de similar entidad, pero probablemente con menor repercusión mediática. La cita va a ser, por ejemplo, ocasión para que Merkel y Macron vuelvan a afearle a Rusia su intromisión en Ucrania. Su anexión ilegal de la península de Crimea y su apoyo militar, político y financiero a los separatistas del Este del país. El conflicto sigue adelante, pese a los intentos de mediación de Berlín y París, que reconocen que Kiev, su protegido, tampoco está cumpliendo con lo pactado.

Erdogan ha vuelto a provocar a Berlín al anunciar un mitin ante sus seguidores en Hamburgo, que el Gobierno no ha permitidoEl G20 también permitirá el primer encuentro bilateral entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y la canciller Merkel. Mientras Erdogan ha mostrado un tono conciliador respecto a la crisis de Qatar, el presidente turco volvió a provocar a Berlín y anunció un mitin ante sus seguidores en Hamburgo, que el Gobierno alemán no ha permitido.

Está asimismo previsto que Trump tenga un cara a cara con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a quienes separan la renegociación del NAFTA y la polémica en torno al muro en la frontera sur de Estados Unidos. Por último, el presidente brasileño, Michel Temer, no acudirá a Hamburgo tras ser denunciado por la fiscalía por un supuesto delito de corrupción pasiva.

Además, la cumbre del G20 va a estar rodeada de protestas. ONG, activistas y grupos de extrema izquierda han convocado decenas de actos durante toda la semana que culminarán en una manifestación masiva el sábado. Los organizadores y el Gobierno alemán han llamado de forma insistente a formas de expresión pacíficas. Pero el Ejecutivo ha diseñado un dispositivo de seguridad que incluye a 15.000 agentes de policía y una gran zona de exclusión que incluye el centro neurálgico de esta gran ciudad.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios