Rusia cree que podría haber matado al líder del ISIS Al Bagdadi en un bombardeo
  1. Mundo
dudas sobre su desaparición

Rusia cree que podría haber matado al líder del ISIS Al Bagdadi en un bombardeo

Las fuerzas armadas rusas han abierto una investigación para ver si el cabecilla de la organización falleció en un ataque aéreo a finales de mayo junto a otros altos cargos del grupo

placeholder Foto: Imagen de archivo de Abu Bakr Al Bagdadi en la mezquita de Mosul, en julio de 2014. (Reuters)
Imagen de archivo de Abu Bakr Al Bagdadi en la mezquita de Mosul, en julio de 2014. (Reuters)

El Ministerio de Defensa de Rusia investiga si un bombardeo aéreo lanzado por su aviación en el norte de Siria acabó con la vida de Abu Bakr Al Bagdadi, el "Califa Ibrahim" y líder del autodenominado Estado Islámico. El ataque tuvo lugar el pasado 28 de mayo en Raqqa (la capital del ISIS en Siria, objeto estos días de una encarnizada ofensiva por parte de varias fuerzas contrarias a los yihadistas) contra una reunión de líderes de la organización. "Según la información, que está siendo ahora comprobada mediante varios canales, el líder del Estado Islámico Abu Bakr Al Bagdadi, que fue eliminado por el ataque aéreo, también estaba presente en el encuentro", ha dicho el Ministerio, según la agencia RIA Novosti.

De confirmarse supondría un importante punto de inflexión en la guerra contra el Estado Islámico en Siria e Irak. No tanto desde el punto de vista logístico y militar (el ISIS está diseñado de forma que los cuadros fallecidos puedan ser reemplazados fácilmente, y el grupo lleva más de un año preparando a sus seguidores ante la probable pérdida de su territorio en estos dos países), como el simbólico: Al Bagdadi había optado por autoproclamarse Califa y líder de todos los fieles musulmanes, por lo que su desaparición deja un hueco que no es tan fácil de llenar como en otros casos, como el de Abu Mohamed Al Adnani, el portavoz y "número 2" de la organización, muerto en un ataque aéreo estadounidense en agosto del año pasado, y reemplazado casi inmediatamente por Abu Hassan Al Muhajir.

Pero además, esta muerte sería un gran triunfo propagandístico para Rusia, cuya campaña militar en Siria ha estado salpicada de altibajos. Aunque durante una primera fase los bombardeos de la aviación rusa estuvieron dirigidos sobre todo contra otras fuerzas rebeldes más amenazantes para el régimen de Bashar Al Assad, el Kremlin lleva más de un año castigando duramente también las posiciones del ISIS en el centro, norte y este del país. La operación, además, deja en evidencia a Estados Unidos, que lleva desde 2014 tratando de eliminar a Al Bagdadi mediante ataques aéreos sin éxito, a pesar de haber anunciado erróneamente su incapacitación en varias ocasiones.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Estado Islámico Yihadismo Noticias de Rusia Guerra en Siria
El redactor recomienda