¿Miente China sobre su población? India podría ser ya el país más habitado del mundo
  1. Mundo
según UN ACADÉMICO crítico con pekín

¿Miente China sobre su población? India podría ser ya el país más habitado del mundo

Un académico crítico con la política del 'hijo único' sostiene que los estadistas chinos llevan décadas sobrestimando las cifras de población. Muchos reciben sus conclusiones con escepticismo

Foto: Enfermeras cuidan de bebés abandonados en un centro de Delhi, India. (Reuters)
Enfermeras cuidan de bebés abandonados en un centro de Delhi, India. (Reuters)

¿Es inferior la población de China a lo que reflejan las cifras oficiales? Un académico que lleva años criticando la política de planificación familiar del gigante asiático asegura que India ha desbancado a China como el país más poblado del mundo. Yi Fuxian, de la Universidad de Wisconsin-Madison, sostiene que los estadistas chinos llevan casi tres décadas sobrestimando las cifras de población en casi 90 millones, en parte porque inflan los índices de natalidad. Si Fuxian está en lo cierto, la población en China habría alcanzado los 1.290 millones de personas en 2016, mientras que India tiene actualmente 1.320 millones de habitantes.

De ser correctas, las investigaciones de Fuxian conllevan que el rápido envejecimiento de población y la reducción de la fuerza laboral que padece China es un problema mucho más grave de lo que se temía. Pekín, que en 2015 puso fin a tres décadas de política del 'hijo único', debería suspender inmediatamente sus medidas de control demográfico, advierte el investigador, para quien la bomba de relojería que se está fraguando es el "problema número uno" del gigante asiático.

"En mi opinión, la cifra real es de 1.290 millones pero el Gobierno cree que es 1.380 millones", dijo Fuxian este lunes durante un simposio en la Universidad de Pekín. Su investigación sugiere que se produjeron 337,6 millones de nacimientos entre 1991 y 2006, cifra inferior a los 464,8 millones que recoge la Oficina Nacional de Estadísticas china.

Las cifras de Fuxian, sin embargo, ha desatado una tormenta entre investigadores chinos e indios, que reciben sus conclusiones con incredulidad y desconcierto. Wang Feng, un reputado demógrafo de la Universidad de California, asegura que los cálculos de Fuxian tienen una clara intencionalidad política y define sus conclusiones como "sensacionalistas". "Es una persona con una agenda política que ha criticado constantemente la política del Gobierno chino, por lo que sus cifras no deberían tomarse al pie de la letra. Estoy de acuerdo con sus críticas (hacia la política del 'hijo único'), pero debemos hablar desde los hechos, no desde las conjeturas", declara Wang, quien opina que su colega solo pretende llamar la atención sobre la baja tasa de natalidad de China.

Demógrafos indios también ponen en duda que su país haya sobrepasado a China en cifras de población. La cifra de habitantes de India, en torno a 1.300 millones, se ha cuadriplicado desde la independencia del país en 1947 pero el ritmo de crecimiento -que era del 17,7% en la primera década de este siglo- se ha ralentizado. La Organización Mundial de la Salud calcula que la población de India alcanzará los 1.700 millones de personas en 2050 y, después, comenzará a disminuir.

"Hasta ahora siempre se pensó que el número real debía ser superior al oficial porque, sobre todo en el medio rural, que sigue siendo muy importante en China, se podían esconder hijos para eludir las sanciones derivadas de la política del 'hijo único'. La situación ha cambiado en los últimos años porque los datos oficiales anuncian una inflexión en esas dinámicas en virtud de otros problemas relacionados con la transformación del modo de vida o el desequilibrio de género, por ejemplo", explica a El Confidencial Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China.

"En resumen, si no se sustenta en datos esas afirmaciones pueden ser bastante exageradas e incluso muy inexactas, lo cual puede no quitar razón (a Fuxian) en su demanda de retirada de todos los controles, simplemente porque ya no son necesarios; los imperativos de la economía real actúan ahora como la mejor política de control de la natalidad y se requieren estímulos más que controles, como ya aplican algunas ciudades", añade.

Los chinos ya no quieren más hijos

A finales de 2015, el Partido Comunista de China (PCCh) puso fin a casi 30 años de controvertidas políticas del "hijo único", decretada en 1979 ante el temor de que el país no tuviera suficientes recursos para afrontar la presión demográfica. Entre los efectos secundarios más dañinos destaca, obviamente, el rápido envejecimiento poblacional, que ha provocado que la pirámide demográfica de China sea similar al de los países más desarrollados, y la disminución de mano de obra. El anuncio de la reforma, que implicaba que "todas las parejas" del país podrán tener hasta dos hijos, coincidió con la aprobación del XIII Plan Quinquenal, con el que Pekín pretendía guiar el desarrollo social y económico para el lustro 2016-2020.

China ya había decidido relajar a finales de 2013 la política del 'hijo único', permitiendo que las parejas formadas por al menos una persona sin hermanos tuvieran dos descendientes. Antes, ambos miembros del matrimonio debían ser hijos únicos si querían solicitar el permiso para tener un segundo bebé. Pero los padres chinos se muestran cada vez más reticentes a tener otro hijo, y la anterior modificación de la norma, que afectaba a unos 11 millones de hogares, no provocó el 'baby boom' esperado.

Una encuesta realizada por la Universidad Fudan de Shanghái afirmaba que, en Pekín, solo un 15% de las mujeres casadas estaba interesado en tener un segundo niño. Los elevados costes de vida y del competitivo sistema educativo chino, y la dificultad a la hora de conciliar la vida familiar y laboral son los grandes obstáculos para los padres.

India
El redactor recomienda