el documento aprobado apenas varía del original

Los 27 cierran filas ante el inicio de las negociaciones del Brexit

Bruselas llama a mantener la frágil unidad una vez se entre en asuntos espinosos

Foto: La alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, a su llegada a la cumbre. (Reuters)
La alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, a su llegada a la cumbre. (Reuters)

“No es, como podría creerse, una unidad superficial”. O dicho de otro modo: la unanimidad mostrada este sábado por los Veintisiete líderes europeos ante el inicio de las negociaciones del Brexit es real. Así lo ve el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La muestra es que es la “primera y última vez”, según el luxemburgués, que se toma con rapidez una decisión en una cumbre europea por unanimidad y al más alto nivel: la adopción de las pautas que la UE seguirá durante las conversaciones con Reino Unido.

Cuatro minutos han bastado para ello, según el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Un arranque “muy prometedor” de cara al comienzo de las negociaciones, una vez que Reino Unido celebre sus elecciones adelantadas, el próximo 8 de junio. “Unidad” es la palabra que resuena como un mantra, quizás ante la certeza de que una vez que se entre en materia, será difícil que los intereses nacionales no agrieten el frente comunitario.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (EFE)
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (EFE)

“Es evidente que, según avance el debate entre nosotros, cuando lleguen las cuestiones presupuestarias, tendremos problemas que puede poner complicar la unidad”, afirma Juncker. El dinero, una vez más, despunta como el principal fruto de la discordia. Tanto en las relaciones entre Bruselas y Londres, como dentro del propio club comunitario.

“Money, so they say”

Los Veintisiete tienen claro que Londres debe pagar no solo las facturas que ya tiene sobre la mesa, sino también todas aquellas que se había comprometido a abonar en un futuro: programas de investigación a largo plazo, proyectos de infraestructuras… Reino Unido se opone radicalmente a desembolsar los miles de millones -60.000 millones de euros, según las primeras cifras que circulan- que supone esto.

De cómo se resuelva esta cuestión depende parte de las cuentas que tienen que hacer ahora los Veintisiete entre ellos mismos. El vacío que deja Reino Unido, contribuyente neto al presupuesto de la Unión Europeo, no es pequeño: más de 18.000 millones de euros. Es decir, ahora hay que decidir si renunciar a esa cantidad y, por tanto, asumir que la UE tendrá que menos recursos para proyectos como la Erasmus o decidir que los Veintisiete pongan más dinero sobre la mesa. Y por ahí vendrá una de las fracturas del frente europeo: “Es evidente que hay quienes no quieren pagar más y los que no quieren recibir menos”, según Juncker.

Jean-Claude Juncker. (Reuters)
Jean-Claude Juncker. (Reuters)

Línea roja: los derechos de los ciudadanos

La UE ha decido negociar en dos fases, que se solaparán: una primera en la que se decidirán los términos del divorcio y una segunda en la que se establecerá un nuevo acuerdo entre Reino Unido y los Veintisiete, que articulará la nueva relación entre ambas partes. La prioridad, además de la cuestión presupuestaria, es asegurar los derechos de los ciudadanos europeos que viven en territorio británico y a la inversa. Y que lo que se acuerde, no se quede en papel mojado.

“La Comisión ha preparado una lista completa de derechos y beneficios que queremos que estén garantizados para aquellos afectados por el Brexit”, ha avisado Tusk. Este punto es clave para arrancar las negociaciones sobre el nuevo acuerdo UE-Reino Unido, lo que solo se hará cuando haya “suficiente progreso” sobre el divorcio. Y en este punto, avisa Tusk, “necesitamos una respuesta seria por parte británica”.

Gibraltar e Irlanda del Norte

Otras dos cuestiones muy delicadas, a ojos británicos, han sido incluidas en las bases negociadoras de los Veintisiete: la posición en la que quedarán Gibraltar e Irlanda del Norte una vez se consume el Brexit. Respecto al Peñón, los Veintisiete están de acuerdo en que España tenga voz y voto sobre el futuro de Gibraltar respecto a su relación con la UE, una vez se selle un acuerdo con Reino Unido. “Nadie ha discutido ni una sola línea de lo que se dice” en el documento de las pautas, que así lo establece, en palabras del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Además, la UE deja abierta la puerta a una unificación de Irlanda. “Si en algún momento del futuro se convoca el referéndum y el pueblo de Irlanda del Norte toma la decisión (de la unificación), no solo se reconocería el resultado, sino que el Consejo Europeo aceptaría a toda la isla como parte de la Unión Europea", ha resumido el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny. Visto lo visto, y con el pulso independentista escocés reavivado por el Brexit, durante las negociaciones tanto la Unión Europea como el Reino Unido tendrán que trabajar duro para apuntarlar su “unidad” interna.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios