La primera vuelta, este domingo 23 de abril

Los candidatos en las elecciones de Francia: de Mélenchon al pastor Lasalle

Estos son los rostros y nombres de los principales candidatos a los comicios galos

Foto: Jean-Luc Melenchon. (Reuters)
Jean-Luc Melenchon. (Reuters)
1 de

Macron: 'mili' obligatoria

Es el candidato modelo. Rico (muy rico), el más joven de todos (39 años) y uno de los favoritos para llegar el Elíseo, según las encuestas, por su enorme capacidad de agrupar a votantes de todo el espectro ideológico. Fue durante dos años ministro de Economía en el Gobierno de François Hollande, de quien fue asesor tras ser socio de la Banca Rothschild, donde hizo su fortuna. En agosto dejó el Gobierno y rompió con el Partido Socialista francés para crear ¡En Marcha!, un movimiento independiente y de centro. "Ni de derechas ni de izquierdas", asegura en su programa electoral.

Profundamente europeísta, entre sus propuestas se encuentra instaurar la mili obligatoria para hombres y mujeres, jornada de trabajo flexible -que los jóvenes puedan trabajar más de 35 horas y los mayores de 50 años rebajen ese límite-, religión en el colegio, menos impuestos y cotizaciones para aumentar el poder adquisitivo de las rentas más modestas, menos intervencionismo, subsidio de desempleo para autónomos, rebajar la presión fiscal a las empresas, aumentar 100 euros la ayuda a los más pobres... Además, promete un plan de 50.000 millones en inversiones (siendo esta la parte que más gusta a la izquierda) y tres grandes reformas en empleo, sistema de pensiones y en la lucha contra el fraude en las prestaciones sociales. Varios economistas como Thomas Porcher y Frédich Farah, próximos a la izquierda, describen su plan económico como "una pálida copia de lo que se ha hecho en España".

2 de

Le Pen: 'Frexit' y cadena perpetua

Marine Le Pen, French National Front (FN) political party leader and candidate for French 2017 presidential election, attends a political rally in Arcis-sur-Aube, near Troyes, France April 11, 2017. REUTERS Benoit Tessier
Marine Le Pen, French National Front (FN) political party leader and candidate for French 2017 presidential election, attends a political rally in Arcis-sur-Aube, near Troyes, France April 11, 2017. REUTERS Benoit Tessier

Todas las encuestas colocan a la líder del Frente Nacional como una de las dos opciones para disputar la presidencia en la segunda vuelta, empujada por la victoria de Donald Trump y el auge los populismos en la UE. Su programa está compuesto de 144 propuestas entre las que se incluyen salir del euro, un referéndum sobre la pertenencia a la UE, restablecer las fronteras nacionales y abandonar el espacio Schengen. También quiere rebajar de 62 a 60 la edad de jubilación, más ayudas para los ancianos y necesitados -siempre y cuando sean franceses de nacimiento- y expulsar automáticamente a los criminales y delincuentes extranjeros.

Ninguna de sus ideas se escapa de la crítica. Si gana, endurecerá los requisitos para acceder a la nacionalidad francesa, establecerá la cadena perpetua y luchará contra la inmigración ilegal. Entre sus objetivos está acabar contra el terrorismo y para ello cerrará todas las mezquitas y prohibirá la financiación pública de los lugares de culto. Potenciará el patriotismo económico, es decir, apoyará económicamente a empresas francesas frente a la competencia internacional y gravará la contratación de trabajadores extranjeros para priorizar el empleo nacional.

Su campaña se ha visto empañada por varias investigaciones judiciales por financiación ilegal y desvío de fondos, cuestión que ella misma ha denunciado como "una auténtica persecución".

3 de

Mélenchon: simpatía por Chávez

MAR102 MARSELLA (FRANCIA), 14/04/2012.- El candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon ofrece un discurso durante un mitin de campaña celebrado en Marsella, Francia, hoy, sábado 14 de abril de 2012. EFE/Guillaume Horcajuelo
MAR102 MARSELLA (FRANCIA), 14/04/2012.- El candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon ofrece un discurso durante un mitin de campaña celebrado en Marsella, Francia, hoy, sábado 14 de abril de 2012. EFE/Guillaume Horcajuelo

Es la gran sorpresa de estas elecciones. Líder de Francia Insumisa, cuenta con el apoyo del Partido Comunista francés y quiere captar el voto de los socialistas desencantados, de la izquierda radical y de los ecologistas. Parece que lo estaría logrando: las encuestas le sitúan en tercera posición, incluso en la terna de los dos más votados que pasarían a la segunda vuelta. Su objetivo es lograr una "revolución ciudadana" y no ha ocultado su simpatía por Hugo Chávez y Vladimir Putin.

Este es su segundo intento de llegar al Elíseo. Entre sus propuestas está renegociar los tratados europeos -si no lo logra amenaza con salir de la UE-, abandonar la OTAN, aumentar el gasto público en 250.000 millones de euros al año y subir los salarios del sector público elevando impuestos. También propone una semana laboral de 32 horas, ampliar el cuerpo de policía, una sexta república, "justicia tributaria", poner fin a la austeridad y eliminar la energía nuclear para crear un "nuevo orden ecológico".

4 de

Fillon: facilitar el despido

Es el candidato conservador a la Presidencia tras imponerse en las primarias Nicolas Sarkozy o Alain Juppé. Exprimer ministro de Francia, a sus 63 años era la opción ganadora para muchos no solo en la primera vuelta, sino que muchos ya le veían en el Elíseo. Sin embargo, dejó de ser el favorito cuando estalló el 'Penelopegate', el caso sobre los supuestos empleos ficticios de su mujer y sus dos hijos. En marzo fue imputado por malversación de fondos públicos y apropiación indebida de bienes sociales en relación a este caso así como por faltar a su deber de presentar sus declaraciones ante la Alta Autoridad para cumplir con las medidas de transparencia en relación a su patrimonio.

De hecho, es el primer candidato con opciones a ganar que está imputado, aunque él no da la batalla por perdida. Víctima, según él mismo ha declarado, de un "asesinato político", una gran manifestación de apoyo en París puso fin a las voces que pedían otro candidato en la derecha francesa. Las encuestas le sitúan entre el 18 y el 21%.

Entre sus propuestas para Francia está crear una estructura europea de defensa paralela a la OTAN para combatir el terrorismo islamista, reducir en 100.000 millones de euros el gasto público y medio millón menos de funcionarios. Quiere eliminar la jornada de 35 horas y que esta tenga un máximo de 48 horas que fija la ley, aumentar la edad de jubilación de 62 a 65 años y facilitar los despidos colectivos. Propone, además, limitar al 2% el incremento anual del gasto en sanidad, cuyo sistema quiere liberalizar, y acercarse a Rusia.

5 de

Hamon: renta básica universal

A sus 49 años es el candidato oficial del Partido Socialista, del que es militante desde los 19 años. Fue ministro de Educación con Hollande solo durante cuatro meses, derrotó en las primarias a Manuel Valls y prometió llevar al partido más a la izquierda. Sin embargo, no ha convencido a los socialistas ya que está en cuarta posición en las encuestas.

Entre sus propuestas está instaurar una renta básica universal de un mínimo de 600 euros para los mayores de 25 años, legalizar el cannabis, crear un impuesto a los robots, aumentar el gasto público o que Francia acoja a un mayor número de refugiados. Al igual que Mélenchon propone una semana laboral de 32 horas y sacar a Francia del acuerdo entre la UE y Canadá. En materia de seguridad y defensa quiere que el presupuesto de defensa sea el 3% del PIB y aumentar el cuerpo policial.

Algunas de estas idas han hecho que socialistas como el exalcalde de París, Bertrand Delanoë, le hayan abandonado y anunciaran su voto a Macron.

6 de

Dupont: a favor de Assad

Formó parte del UMP de Nicolas Sarkozy y se presenta a las elecciones desde el movimiento soberanista Debout La France. Afima situarse entre Marine Le Pen y François Fillon.

Entre sus planes para Francia está salir de la Unión Europea y del espacio Schengen, reducir a la mitad el número de inmigrantes y poner fin a la apertura de las fronteras. Considera que la miseria social y el desempleo está motivada por la competencia desleal de países como China o Polonia por sus bajos costes de producción y de mano de obra, por ello, apuesta por una defender el producto 'made in France' a través de un proteccionismo "selectivo" y "racional". Se opone a la legalización de la gestación subrogada, la eutanasia, técnicas de reproducción asistida y la adopción homoparental.

En el ámbito internacional quiere la salida de Francia del mando integrado de la OTAN, pide el reconocimiento del Estado palestino y afirma que Bashar Al Assad es "el único presidente legítimo de Siria".

7 de

Poutou: mecánico troskista

Mecánico de Ford, donde es sindicalista, es candidato por el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), a través de cual intenta buscar un hueco en la extrema izquierda. "Soy el único que tiene un trabajo normal y podemos hablar a millones de personas hartas de este rodillo compresor capitalista que destruye todo a su paso", es una de sus frases fetiche. Sin pelos en la lengua no duda en acusar de corrupción a Fillon o Le Pen. En su declaración de bienes no figura ninguna propiedad ni valores de bolsa ni seguros de vida. Solo una cuenta corriente con poco más de 7.200 euros y un Peugeot 308.

Este candidato trotskista de 50 años propone reducir la jornada laboral a 32 horas, aumentar el salario mínimo a 1.700 euros o abandonar la energía nuclear.

8 de

Arthaud: colectivizar los bancos

Es la segunda mujer que se presenta a los comicios. Profesora de Economía, es la líder de Lucha Obrera, un partido de extrema izquierda. Los sondeos le colocan en octavo lugar y no alcanzaría el 1% de los votos.

Entre sus propuestas está prohibir la caza con perros, expropiar las empresas nucleares, poner fin a la intervención militar de Francia en Oriente Medio, colectivizar las fábricas y los bancos o crear un servicio de vivienda pública a través de la nacionalización de su construcción. También que el salario mínimo sea de 1.800 euros y que se prohiban los despidos y la financiación de la educación religiosa.

9 de

Asselineau: vuelta al franco

Exinspector de Hacienda, fundó en 2007 la Unión Popular Republicana. Aboga, al igual que Le Pen, por el 'Frexit', es decir, por salir de la Unión Europea y del euro para adoptar el franco como moneda nacional. Es partidario de hacer tres referéndum en Francia para preguntar sobre la política energética del país, otro sobre la deuda pública y el tercero centrado en la inmigración.

Quiere construir 80.000 viviendas sociales, aumentar el salario mínimo hasta los 1.300 euros mensuales, salir de la OTAN, construir cuanto antes un arsenal militar de gran capacidad y establecer una política de cooperación con Rusia.

10 de

Lassalle: el pastor de ovejas

Diputado por los Pirineos y pastor de ovejas, a sus 61 años ha ocupado varios cargos políticos, entre ellos el de alcalde. El movimiento que él representa se llama Resistamos y apuesta por defender lo rural y la ecología. Entre sus propuestas está salir del tratado comercial entre la UE y Canadá, de la OTAN y no aumentar el presupuesto en Defensa.

Quiere despenalizar el consumo de drogas, potencial la formación de los imanes y contratar más de 80.000 enfermeras para la sanidad francesa.

11 de

Cheminade: colonizar la Luna

Es el candidato más mayor, 75 años, y líder de Solidaridad y Progreso. Está último en todas las encuestas. Su proyecto para Francia se basa en salir de la UE, del euro y la OTAN así como colonizar la Luna. Apuesta por desarrollar armas nucleares, aumentar el gasto en defensa y suspender cualquier tipo de subvención a las energías renovables.

No cree en el cambio climático y quiere que se construyan más centrales nucleares en Francia. El salario mínimo subiría a 1.700 euros mensuales y volería el servicio militar obligatorio.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios