preocupación en washington por un conflicto bélico inminente

La Embajada en EEUU: "La administración Trump está dividida y es presa del caos"

Los cables diplomáticos con el Gobierno español revelan el temor de los diplomáticos españoles a que Estados Unidos se enfrente en los próximos meses "a una crisis internacional seria"

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al Secretario de Defensa, James Mattis, y el vicepresidente Mike Pence. (Reuters)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al Secretario de Defensa, James Mattis, y el vicepresidente Mike Pence. (Reuters)

El Gobierno español apenas se ha pronunciado sobre la Administración Trump en los dos meses que lleva como presidente el sucesor de Obama. Lo poco que ha trascendido de la única comunicación entre Mariano Rajoy y su homólogo norteamericano es el ofrecimiento de España a realizar las labores de interlocutor con América Latina y Europa. Y, sin embargo, la diplomacia española en Washington habla de un presidente "insurgente", con un Gobierno "frágil y dividido". La revista Tiempo publica una serie de cables diplomáticos entre la Embajada y el Gobierno, donde recoge la "percepción general de caos" en la que está sumida la Administración Trump en sus primeros meses de gobierno.

Los telegramas reparan en un Donald Trump poco dispuesto a "renunciar a la demagogia que tantos beneficios electorales le reportó". Así lo refleja un informe elaborado tras la rueda de prensa del 16 de febrero, en la que anunciaba la elección de Alexander Acosta, como secretario de Trabajo. El discurso del presidente, una vez más, acusaba a los medios de comunicación de su trabajo "deshonesto" y "antiamericano". Algunos de los analistas de la Embajada vieron a un Trump disfrutando "en su peculiar salsa comunicativa", aunque otros observaron a un presidente "abrumado por el peso de una responsabilidad compleja e inédita para él".

Trump manda callar a un periodista en su primera rueda de prensa tras ganar las elecciones

Los cables revelados por la citada revista hablan de un secretario de Estado (Rex Tillerson) "débil" y con "poca visibilidad" en el escenario internacional al ser visto en "posición reactiva de improvisado apagafuegos". Y, por lo que dejan entrever las observaciones de la Embajada, Trump aprovecha la ‘anulación’ de Tillerson para tomar sus propias decisiones en materia de política exterior. Los documentos ponen como ejemplo el poco interés del nuevo mandatario en "enredarse en el ‘regime change’ en Oriente Medio", pero sí está dispuesto a mostrar el "músculo militar" de Estados Unidos en la región. "Si a eso se añade que países como Irán, Corea del Norte, China o Rusia pueden estar muy tentados de tomar el pulso a EEUU en estas primeras semanas de mandato, la situación resulta muy delicada y volátil", pronostican los analistas diplomáticos.

Los analistas de la Embajada en EEUU observan a un Donald Trump "abrumado por el peso de una responsabilidad compleja e inédita para él”

La política exterior estadounidense, por el momento, parece estar dominada por el "círculo más inmediato, sin filtros ni asesoramientos". La figura de Tillerson, de difícil "encuadre" liderando un Departamento de Estado con "animadversión recíproca al presidente", se desvanece con la fuerte presencia de los dos asesores más cercanos de Trump: Steve Bannon, estratega jefe de la Casa Balnca, y Jared Kushner, marido de su hija Yvanka.

Los telegramas señalan que el yerno del magnate republicano se atribuye un posible papel en la resolución del conflicto de Oriente Próximo entre israelíes y palestinos, un "coto por excelencia" del Departamento de Estado en los últimos años.

La amenaza de Corea del Norte es real

"Hay que retener la clara preocupación que existe en Washington ante la posibilidad de que la frágil y dividida Administración Trump tenga que enfrentarse en los próximos meses a una crisis internacional seria", insiste la Embajada. Donald Trump anunció en febrero que prevé aumentar su prespuesto de Defensa en un 9,27% el próximo año, alimentando las sospechas de la irrupción de un posible conflicto bélico. La histórica hostilidad con Corea del Norte, en constante estado de alarma por la fragilidad del paralelo 38 que le divide del Sur, podría ser el núcleo donde el dirigente pretende ejercer su demostración de fuerza. Es, según los analistas, "la crisis más probable, más compleja y peligrosa" que se le puede presentar al Gobierno estadounidense en estos momentos.

El líder norcoreano Kim Jong Un. (Reuters)
El líder norcoreano Kim Jong Un. (Reuters)

Los expertos advierten que Washington no está preparado para responder una crisis de tal magnitud: "No están cubiertos los puestos en los departamentos, el Consejo de Seguridad Nacional no está funcionando y no hay ningún proceso de consulta entre departamentos ni de discusión, análisis y formulación de políticas y eventuales reacciones”. Los cables llegan a tildar a Trump y a su Administración de “insurgentes’ de la Casa Blanca". El establishment de Washington en política exterior se encuentra, según los analistas, en pugna contra los "insurgentes" para que "no destruyan el orden internacional liberal".

Según los analistas, "la crisis más probable, más compleja y peligrosa" que se le puede presentar a EEUU en estos momentos está en Cora del Norte

En medio de de la “clara preocupación” que existe en Washington ante un eventual enfrentamiento bélico, los cables revelados por Tiempo sí destacan un movimiento preventivo de la Administración tras el discurso de Trump ante el Congreso el pasado 1 de marzo. “En política exterior y aunque empezara su discurso con el bonito anuncio ‘America once again ready to lead’ (EEUU, de nuevo listo para liderar), la interpretación general que hago de sus palabras, y de sus silencios, es más bien de repliegue”, escribe uno de los analistas. La Embajada también valora el nombramiento del general McMaster como consejero de seguridad, sucediendo a Michael T. Flynn tras conocerse los polémicos encuentros que mantuvo con el embajador ruso, Sergey Kislyak.

La conexión rusa

La primera “crisis interna” de la Administración Trump la propiciaron las supuestas conversaciones entre Flynn y Kislyak. Los analistas de la Embajada “no dudan en adivinar que una conversación de Flynn, tan temprana en el tiempo, con el embajador ruso, no habría podido tener lugar sin el visto bueno del entonces presidente electo Trump”.

La relación con Rusia "podría ser la larga sombra que cubre todo", indica el informe, que relaciona el cese de Flynn como "el primer efecto" de ello. Las intromisiones se remonta a la "interferencia electoral" de noviembre en EEUU que la inteligencia norteamericana “ha dado por sentada y que, por ahora, no ha tenido todo el alcance que podría esperarse para un hecho de tal gravedad”.

Los cables revelados también recogen la preocupación del Gobierno alemán. El vicecanciller y ministro germano de Exteriores, Sigmar Gabriel, viajó a principios de febrero a Washington para reunirse con el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, el jefe de la diplomacia, Rex Tillerson, y los líderes republicano y demócrata de la Comisión de Exteriores del Senado. El número dos de la embajada alemana en Washington, Boris Rugge, confesó días después a sus homólogos europeos que su país "no oculta la preocupación de que se produzcan ciberinterferencias de origen ruso" en los comicios del 24 de septiembre para renovar el Bundestag, “al igual que ocurrió en EEUU” en noviembre.

El temor del Gobierno alemán también apunta a Steve Bannon, hombre de confianza de Donald Trump y exdirector de Breitbart, medio relacionado con la ultraconservadora alt-right. La diplomacia germana sospecha de que Bannon “tenga vínculos con AfD”, el partido de extrema derecha populista que crece en intención de voto en las encuestas de cara a los comicios de septiembre.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios