un barómetro del populismo en europa

Elecciones en Holanda: todo lo que necesitas saber sobre los comicios holandeses

Holanda, convertida en barómetro del populismo en el Viejo Continente, vota el próximo miércoles. ¿Cuál es el escenario? ¿Qué pasará si, como apuntan las encuestas, gana Wilders?

Foto: El líder del PVV, Geert Wilders, saluda a simpatizantes durante un acto de campaña en Breda, Holanda, el 8 de marzo de 2017 (Reuters).
El líder del PVV, Geert Wilders, saluda a simpatizantes durante un acto de campaña en Breda, Holanda, el 8 de marzo de 2017 (Reuters).

Holanda se ha convertido en un barómetro del populismo en el Viejo Continente. El país celebra elecciones legislativas el próximo miércoles y las encuestas predicen que Geert Wilders, líder del ultraderechista Partido de la Libertad (PVV), revolucionará el panorama político holandés con una victoria, aunque es improbable que logre formar gobierno. Su mayor rival es Mark Rutte, jefe del Gobierno liberal conservador, un auténtico superviviente que ha encabezado cuatro años de recuperación económica al frente del Partido Popular de la Libertad y Democracia (VVD).

Tras el Brexit y la entrada de Donald Trump en la Casa Blanca, una victoria del islamófobo Wilders supondría otra prueba del auge global de los movimientos 'anti-establishment'. La posibilidad de que Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, obtenga un excelente resultado en las presidenciales francesas de mayo refuerza esta teoría. Algunos analistas creen que el futuro de la Unión Europea está en juego.

El escenario político: así funciona el sistema

El escenario no podría estar más fragmentado: un total de 28 partidos, una cifra récord desde la Segunda Guerra Mundial, compiten por obtener el respaldo de 12,9 millones de electores. El Parlamento holandés está formado por 150 escaños, lo que significa que se necesitan 76 diputados para formar una mayoría. Nunca un partido ha alcanzado la cifra mágica y Holanda ha estado gobernada por coaliciones desde hace más de un siglo. La Cámara Baja se elige por representación proporcional en un distrito único de alcance nacional, por ello cualquier partido que logre el 0,67% de los votos (unos 60.000) se asegura un escaño.

La política holandesa ha estado marcada en las últimas décadas por un descenso del apoyo electoral a las tres principales formaciones de gobierno, que van desde el centro derecha hasta la izquierda. Los votos para estos partidos han caído desde el 80% que obtenían en la década de 1980 hasta el 40% que probablemente lograrán en estas elecciones. Una tendencia que se repite en toda Europa y que en Holanda ha provocado la proliferación de pequeños partidos. Hasta 14 formaciones podrían obtener representación parlamentaria, entre ellas ocho que lograrán diez o más diputados.

Es precisamente esta fragmentación del voto, y no un notable incremento del apoyo de los electores, lo que puede llevar al PVV a convertirse en la primera fuerza política. El referéndum que decidió la salida de Reino Unido de la UE y la victoria de Trump estuvieron respaldados por casi la mitad de los votos; Wilders obtendrá menos de un 20%. La formación de una coalición sin el líder ultraderechista será la tarea poselectoral.

¿Quién es Wilders y qué quiere para Holanda?

Ingenioso, solitario y dotado de una gran intuición política según sus acólitos, Wilders (Venlo, 1963) ha logrado liderar las encuestas con su propuesta antieuropeísta y furiosamente antimusulmana. Promete cerrar las mezquitas, prohibir la venta del Corán, salir de la Unión Europea, sellar las fronteras y aumentar la inversión en seguridad y defensa. ¿Por qué a los votantes holandeses, tradicionalmente liberales, les seducen las propuestas del candidato del PVV? La "amenaza" para "los valores" nacionales que supone la inmigración procedente de países musulmanes es la principal preocupación para el 86% de los electores, según una encuesta de Ipsos. Y la mayoría argumenta que "ya no cree en los partidos tradicionales" para hacer frente a dicha amenaza.

Wilders irrumpió en el escenario político en 1990, cuando se afilió al Partido Popular de la Libertad y Democracia (VVD), que ahora lidera Mak Rutte, para escribir discursos durante ocho años antes de incorporarse al Parlamento como diputado. La solicitud de adhesión de Turquía a la UE le empujó a abandonar el partido en 2004 y fundar, dos años después, el Partido de la Libertad. El PVV no es una formación común: Wilders es su único miembro y su manifiesto electoral, de una página, se basa en solo una cuestión: la 'desislamización'. Los orígenes de su familia se sitúan en las Indias Orientales Neerlandesas, la actual Indonesia –el país con mayor población musulmana del mundo–.

¿Y el resto de partidos?

El VVD del primer ministro Rutte –que podría obtener entre 23 y 27 escaños– y su socio de coalición, el Partido del Trabajo (PvdA), apuntan a perder un 30 y un 70% de apoyo electoral respectivamente. Los partidos de tamaño medio que pueden ganar entre 10 y 20 escaños son los democristianos de la CDA y los progresistas Demócratas 66, ambos en el gobierno desde la década de 1960, además del Partido Socialista (SP) e Izquierda Verde, que parece vivir un ascenso imparable –podría cuadriplicar sus diputados–.

Entre las pequeñas formaciones que obtendrán menos de diez diputados se incluyen dos partidos religiosos, el Partido de los Animales (PvdD) o el partido 50Plus, que defiende los derechos de los pensionistas y no descarta pactar con Wilders si el PVV es la fuerza más votada. También está el partido Denk (Piensa), cuyo electorado lo forman principalmente inmigrantes musulmanes.

¿Qué pasará si gana Wilders?

La inmensa mayoría de las formaciones han reiterado que no negociarán con el líder ultraderechista para formar una coalición, al considerar que sus posiciones son "incompatibles" con sus programas electorales. Wilders, que define el boicot como "antidemocrático", amenaza con "liderar una revolución en las calles". Mark Rutte, segundo según las encuestas, ha anunciado que sus preferencias son una coalición con Demócratas 66 (18 escaños) y Llamada Democristiana (CDA, con 16 escaños). Mientras, los laboristas de PvdA y el Partido Socialista elegirían como socio de gobierno a Izquierda Verde.

La única opción para Wilders, por tanto, sería pactar con 50Plus y Unión Cristiana. Según los sondeos, una coalición poselectoral necesitaría del acuerdo de entre cinco o seis formaciones para obtener los apoyos legislativos necesarios.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios