LOS SONDEOS DAN LA VICTORIA AL "NO"

Qué votan los italianos en el referéndum que promueve Renzi... y qué puede pasar

La reforma constitucional que propone el Partido Democrático pretende acabar con la igualdad entre el Congreso y el Senado, que previene la concentración de poder pero dificulta la gobernabilidad

Foto: El primer ministro Matteo Renzi, en un acto de la campaña por el Sí en Matera, el 19 de noviembre de 2016 (EFE)
El primer ministro Matteo Renzi, en un acto de la campaña por el "Sí" en Matera, el 19 de noviembre de 2016 (EFE)

El próximo 4 de diciembre, los italianos acudirán a las urnas para decidir en referéndum si aprueban o no las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno de Matteo Renzi. Un referéndum que podría tener consecuencias enormes para la estabilidad tanto de Italia como de toda la Unión Europea. Por lo pronto, el propio Renzi lo ha planteado como un plebiscito sobre su mandato, vinculando su futuro al resultado. Algo que él mismo ha calificado posteriormente de “error”.

El referéndum, cuya aprobación supondría la primera modificación de la Constitución desde 1947, prevé reducir las competencias del Senado y el número de escaños, que pasarían de 315 senadores a un centenar. De estos, cinco serán elegidos por el presidente y los otros representarán a las diferentes regiones italianas, sin apenas atribuciones en lo referido a cuestiones nacionales. La reforma fue aprobada por el Partido Democrático de Renzi el pasado abril, aunque su aplicación dependerá del resultado de la votación del 4 de diciembre.

Además de agilizar la creación de leyes, la medida busca acabar con el llamado “bicameralismo perfecto”, que otorga la misma fuerza al Congreso y al Senado para evitar la concentración de poder. El resultado histórico, sin embargo, ha sido la inestabilidad: en 70 años de democracia, Italia ha tenido 63 gobiernos, ninguno de los cuales ha sido capaz de acabar el mandato de cinco años. A pesar de haber llegado al poder en 2014, el Ejecutivo de Renzi ya es el cuarto en longevidad, tan solo superado por el de Bettino Craxi en los años ochenta, y por Silvio Berlusconi en tres ocasiones.

El político Davide Casaleggio, hijo de uno de los fundadores del Movimiento 5 Estrellas, a su llegada a la reunión con miembros del partido en el hotel Forum de Roma, el 3 de octubre de 2016. (EFE)
El político Davide Casaleggio, hijo de uno de los fundadores del Movimiento 5 Estrellas, a su llegada a la reunión con miembros del partido en el hotel Forum de Roma, el 3 de octubre de 2016. (EFE)

¿El principio de una reacción en cadena?

En teoría, la derrota de la reforma no tendría por qué implicar nada más que un mantenimiento del actual 'statu quo'. Sin embargo, la caída del Gobierno de Renzi llevaría a la celebración de nuevas elecciones, que se adelantarían a 2017, y en las que el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo tiene muchas posibilidades de hacerse con una importante presencia parlamentaria, e incluso de ganar. Dado que una de las prioridades del programa de este partido es la convocatoria de un referéndum sobre la permanencia de Italia en la Unión Europea, no es de extrañar que haya inquietud al respecto desde Berlín hasta Washington.

Y sin embargo, los sondeos de última hora dan la victoria al “no”: todas las encuestas publicadas el pasado viernes —el último día posible antes de que se pusiese en marcha el bloqueo informativo final que exige la ley, para evitar que los datos condicionen el voto— prevén la derrota de la reforma, si bien con diferentes márgenes. Un sondeo de la televisión pública RAI3 otorga un 42% al “no” frente a un 37% del “sí”. Otro, del diario 'La Repubblica', cifra los resultados en un 41% y un 34% respectivamente. Los resultados de 'La Stampa' son de un 54% del “no” frente a un 46% del "sí", muy similares a los de la encuesta del 'Corriere della Sera'. En casi todos los casos, ha subido el porcentaje de personas que afirman que participarán en el referéndum, por lo general para optar por el rechazo a la reforma.

La clave de esta movilización es en muchos casos la campaña por el “no” realizada por la oposición, especialmente por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, que desconfían de la centralización del poder que resultaría de la modificación constitucional. Los partidarios del “sí” también se han puesto en marcha, creando un grupo llamado “Basta un sì”, que cuenta con comités distribuidos por todas las regiones de Italia, así como por diversos países como EEUU, Alemania, el Reino Unido, Bélgica o España, donde intentan movilizar a la diáspora a favor de la reforma.  

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios