ENFRENTAMIENTOS Y VENGANZAS EN LA ISLA

Más allá del burkini: la guerra entre nacionalistas e islamistas en Córcega

Fieles a su tradición, los independentistas ex-armados sustituyen al Estado y advierten a los "musulmanes" que "tomen posición contra el islam radical". Los enfrentamientos se suceden

Foto: Varios turistas disfrutan de la vista en la costa de Córcega, en el Golfo de Porto. (Reuters)
Varios turistas disfrutan de la vista en la costa de Córcega, en el Golfo de Porto. (Reuters)

¡A las armas, estamos en nuestra tierra! ¡'Allahu akbar', estamos en nuestra casa! El enfrentamiento entre ciudadanos de Córcega y sus vecinos de origen magrebí vivió su máxima tensión el pasado sábado, en una pequeña cala de la localidad de Sisco, en el norte de la isla francesa. Según denuncian las víctimas, unos turistas hicieron fotos a algunas mujeres que se bañaban en burkini. Los hombres que acompañaban a las mujeres con el traje de baño supuestamente islámico atacaron a los turistas y a un grupo de jóvenes del pueblo que les defendieron con hachas, cuchillos y un arpón.

[Lea aquí: "Prohibir el burkini es ridículo. Hay gente en la playa desnuda"]

Avisados los familiares de los chicos, decenas de lugareños bajaron a la playa para cobrarse venganza. Cinco personas fueron trasladadas al hospital con heridas no muy graves. Pero si la violencia no llegó a más, fue gracias a la intervención de tres pelotones de gendarmes y media compañía de CRS (antidisturbios).

Algunos centenares de habitantes corsos de la zona, junto a Bastia, la capital de la isla, se manifestaron el fin de semana tanto en la ciudad como en el barrio de Lupino, habitado por una mayoría de corsos de origen magrebí y donde, al parecer, viven los iniciadores de la trifulca. Es el último ejemplo de la tensión que viven ambas comunidades; una animadversión que viene de lejos, bastante antes de la ola de atentados islamistas que ha causado la muerte a 242 personas en Francia desde 2012, cuando Mohamed Merah asesinó a dos soldados, a tres niñas de confesión judía y a uno de sus profesores.

El pasado 25 de diciembre, un camión de bomberos fue atacado cuando apagaba un fuego en un barrio considerado 'sensible'. En una reacción poco habitual en el resto de Francia, vecinos corsos intentaron linchar a los culpables, para vengar a los bomberos, ciudadanos corsos, según la tradición del cuerpoLos habitantes de Córcega, donde el nacionalismo está arraigado cultural y políticamente con fuerza, han sido a veces acusados de racismo. Si bien es cierto que en proporción al número de habitantes Córcega tiene el récord de ataques antimusulmanes, también es verdad que la comunidad negra o asiática jamas ha tenido un problema con los 'locales'.

En la isla viven alrededor de 30.000 personas de origen magrebí por un total de 322.000 habitantes. Muchos de sus antepasados emigraron a la isla, cuando el general De Gaulle expropió tierras agrícolas a los autóctonos en los años sesenta para entregarlas a los 'pieds noirs' expulsados de Argelia que, a su vez, contrataron mano de obra del Magreb ante la negativa de los corsos a trabajar como peones en sus antiguas propiedades.

Pero el pasado no explica todas las tensiones del presente. El 25 de diciembre último, en plena Navidad, un camión de bomberos fue atacado en Ajaccio por jóvenes cuando intentaba apagar un fuego en un barrio considerado 'sensible', eufemismo francés para decir habitado por magrebíes. En una reacción poco habitual en el resto de Francia, vecinos corsos intentaron linchar a los culpables, para vengar a los bomberos, ciudadanos corsos, según la tradición del cuerpo.

Los corsos dejaron saber que ellos no iban a tolerar lo que ocurre en los barrios de la "Francia continental", donde nadie se atreve a hacer frente a  la minoría de vecinos de origen extranjero que hace la vida imposible a bomberos, policías, médicos de urgencia, o cualquier representante del Estado que se atreva a cruzar la frontera de las "banlieues' sensibles". Pocos días después de la emboscada contra los bomberos, una sala de rezos musulmana fue destruida con un artefacto incendiario. Un mes más tarde, una carnicería 'halal' fue ametrallada.

Harold Hyman. París
Ya en julio pasado, un grupo de salafistas, que incluso fueron rechazados por una mezquita local, intentó rezar en una playa. Tuvieron que salir huyendo, amenazados por habitantes de la zona. La fuerte conciencia identitaria corsa se opone al comunitarismo, consecuencia de la dejadez del Estado francés, y a la radicalización imparable de una parte de la comunidad musulmana local.

En Francia se considera a los corsos como fanfarrones nacionalistas que no dudan en recurrir a las armas para defender sus intereses. Algunos franceses no corsos utilizan incluso la matrícula de la isla en sus vehículos para 'dar miedo' frente a posibles riñas de tráfico.

Prohibición al uso del burkini

Los principales dirigentes políticos locales, surgidos del nacionalismo independentista que utilizó el terrorismo hasta hace poco, han querido apaciguar los ánimos, pero dejando claras algunas ideas: "El salafismo es algo que no corresponde a nuestra cultura". Quien así se expresa es Jean-Guy Talamoni, presidente de la Asamblea corsa, un independentista que no ha dudado en ponerse de parte de las víctimas del grupo del burkini.

Su colega nacionalista, el jefe del Gobierno corso, Gilles Simeoni, aprovechó también para subrayar que "no puede haber una sociedad fundada sobre el comunitarismo".

El alcalde de Sisco, Ange Pierre Vivoni, reconoce que su ciudad vive sobre un polvorín. Era quizá una declaración para justificar la prohibición del uso del burkini en su comunidad. Sisco se une a las localidades de Cannes y Villeneuve-Loubet en considerar ilegal el "traje de baño islámico para mujeres".

La medida ha provocado, por supuesto, un nuevo debate sobre los límites del laicismo en este país. Algunos argumentan que la ley de 1905 no debería aplicarse a una prenda como el burkini. Deberían escuchar o leer a las mujeres magrebíes o de origen magrebí que en Francia y en otros países musulmanes luchan contra una ideología política que, ante todo, desprecia a la mujer y niega sus derechos. Comparar la libertad de utilización del burkini con el uso de una camiseta anti-rayos UVA es como comparar la mutilación del clítoris de las niñas con el rasurado del pubis femenino. Pero en Francia, como en otros países europeos, la ideología de lo políticamente correcto es la mejor aliada, por ignorancia o lejanía, del radicalismo islamista camuflado como 'diferencialismo'.

Los nacionalistas corsos en el poder tienden a calmar el juego. Pero los nacionalistas que dejaron las armas recientemente han señalado que pueden volver a utilizarlas aprovechando el contexto terrorista en Francia.

Para el Frente de Liberación Nacional Corso, está claro: si se produce un atentado en Córcega, conocen a 'los ocho salfistas que predican en la isla'El Frente de Liberación Nacional Corso (FLNC) emitió a finales de julio un comunicado en el que advertía sin contemplaciones a los salafistas locales en el caso de que se produzca un atentado sobre la isla: "Sepan que todo ataque contra nuestro pueblo tendrá una respuesta determinada y sin contemplaciones", amenazaban. Para el grupo armado ahora 'desmilitarizado', "la voluntad de los salafistas es aplicar en nuestra tierra la política de Daesh. Estamos preparados", dicen dirigiéndose de grupo a grupo. "Vuestra filosofía medieval no nos asusta. (…) El pueblo corso es fuerte. Fuerte, gracias a siglos de lucha y de decisiones políticas difíciles que no nos han hecho caer jamás, como vosotros, en la barbarie".

Para el FLNC, está claro: si se produce un atentado en Córcega, conocen a "los ocho salafistas que predican en la isla". La organización afirmaba en su comunicado haber ya evitado un atentado "sobre nuestro territorio en un lugar frecuentado por el público". Fieles a su tradición, los independentistas ex-armados sustituyen al Estado francés y advierten a los "musulmanes de Córcega" de que "tomen posición contra el islam radical y eviten los signos religiosos ostentosos".

El presidente de la Asamblea Corsa, Talamoni, dijo que la nota del FLNC le parecía "relativamente equilibrada y nada alejada de la posición de la mayoría territorial".

La prensa francesa, empeñada en general en ocultar todo lo que tenga que ver con un problema cultural entre las diferentes comunidades del país, consideró los hechos de Sisco como "una riña". Para los corsos 'indígenas', ir a bañarse con burkini es una cosa. Ir a la playa armado con hachas, puñales y un arpón es algo más que una manifestación de ostentación religiosa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios